Reflexiones y cavilaciones de un pelado

He leído y escuchado en numerosas ocasiones que la vida es como un círculo  que se va cerrando a medida que la transcurrimos.(Literalmente podría decirse que del polvo venimos y polvo seremos).

Hoy, al  mirarme  al espejo comprendí por fin, lo que significa esa frase.

Dicen que nací sin pelos, solo una pequeña pelusa que se fue a los pocos dias. Verdaderamente esto no lo recuerdo pero ahí están como prueba, unas fotos amarillentas en blanco y negro (esto, está corroborando de alguna manera la edad que tengo). No sabía lo que el destino cruel me depararía. ¡Mira que peladito ¡ ¡ Que linda cabecita tiene !! supongo habrán sido las frases soltadas por mis padres, sus amigos y especialmente mis numerosas tías.

 

Unos pocos años después, seguí con la cabeza prácticamente rapada. Nunca le pregunte a mi mamá porque en todas las fotos salíamos junto a mi hermano menor, vestidos con el  mismo conjunto y el pelo cortado al ras. Posiblemente era una moda en esa época,  era mas fácil a la hora de elegir la ropa y mantener el pelo corto hacía mas fácil el trabajo del peluquero (por lo que me contaron, creo que cuando muy chicos era mi abuelo paterno el que me cortaba el pelo, lamentablemente no tengo recuerdos de eso).

Luego, ya en la ciudad donde vivo actualmente, vienen a mi memoria  la peluquería a donde nos mandaban o llevaban. Estaba precisamente frente a la estación del ferrocarril. Nos sentaban en una sillita y luego ya mas grande, en un sillón inmenso. El corte era invariablemente el mismo: “a la taza”. Las sienes casi al ras y algo mas largo sobre la cabeza,  con uno o dos remolinos rebeldes imposibles de peinar.  Durante todos estos años, puedo afirmar fehacientemente que el flequillo nunca me tapo los ojos.

El destape se produjo en la adolescencia. Como es normal,  en esta etapa de la vida de toda persona, aparecen los rasgos de rebeldía hacia el control materno y paterno. Era la época del  “El extraño del pelo largo”, “De boliche en boliche”, “Zapatos rotos” y otros tantos, hoy ya clásicos.

La moda era zapatos con plataforma  que me permitían ganar 2,5 cms a mi altura de enano) y el pelo largo. Los años del secundario donde el pelo me llego a los hombros ( ¡¡ juro que es verdad !!, tengo fotos) y con raya al medio o a un costado y recuerdo que con la mano constantemente me tenía que sacar el pelo frente a los ojos.  Perdonenme si aquí la letra me sale medio torcida, es que me tiembla el pulso y se me pianta un lagrimón al recordar estos tiempos. 

Cuando llego el tiempo de la facultad, por órdenes superiores (de los milicos) todo el mundo volvió al  corte tipo militar. Otra forma de llevar el pelo era sancionada con la prohibición de entrar a las aulas. Muy sutilmente te decían “Corto o no entra”.

Un poquito mas adelante, comienza lo que llamo la etapa transferencial.  Seguramente se debe producir alguna falla o cortocircuito dentro del sistema encargado de hacer crecer el pelo, que se traducen en algunas alteraciones en  el desarrollo capilar normal.   En pocas palabras, el pelo comienza a crecer en forma despareja sobre la cabeza. Algunas zonas se ven favorecidas, en desmedro de otras. Aparecen pelos mas largos y persistente sobre la boca y viendo que los de la mi cabeza declinaban,  me lleva a dejarme los bigotes. Estos, rubios y medios ralos al principio, pasan a ser parte de mi personalidad en forma  permanente.

Salido de la Facu,  le sigue un año completo de pelambre obligada, al pasar por las filas del ejercito. Todos los días, en la formación de la mañana éramos inspeccionados prácticamente  uno por uno por el jefe de la compañía. La presencia de mas de tres pelos largos en la cara, era considerado como “ portación de barba” y castigada con la prohibición de salir del cuartel el fin de semana.

De aquí en adelante, se va produciendo una debacle general. El sistema se desestabiliza completamente. Al mirarse al espejo uno empieza a ver cierto brillo en la parte trasera y que no se deben precisamente al brillo del pelo, si no a la base donde se encontraban implantados ¡¡¡hasta ayer!!  Uno dice no puede ser!!  Será el champú que viene de mala calidad?  Y así uno cambia varias marcas en forma ininterrumpida, pero nota que el proceso no se detiene.  Los masajes son muy buenos dicen algunos y me paso horas masajeando esa zona hasta que se me acalambran los dedos. Sin resultados

Será la comida? Tengo que cambiar la dieta, digo. Sin resultados

Pero la naturaleza te compensa en cierta forma, ya que los pelos que desaparecieron en la parte de atrás aparecen por arte de magia dentro de la nariz.  ¡¡¡¡ Siiii en la nariz y además crecen como enredaderas, buscando la luz.

Mas tarde te vas dando cuenta que cada día tenés mas cara, la frente se te hace mas ancha y la zona de peinado va disminuyendo proporcionalmente. El uso del peine se torna todo un arte, para tratar de tapar con lo que te queda,  el resto arrasado como un desierto, cosa que es imposible de lograr. Pero hete aquí, que nuevamente la naturaleza sabia transfiere lo quitado, esta vez  hacia las orejas. ¿Porque me pasa esto a mi?? Uno se pregunta, tratando de peinarlos.

En esta época uno comienza a escuchar algunas frases como ¿Que haces pelado? Palabras hirientes, que aceptamos  aunque puteando por lo bajo,  dichas por algunos que se creen privilegiados porque mantiene intacta su cabellera.  Si son ellos los anormales¡¡

O la mas común ¡¡ Se te están volando las chapas!! A lo que uno contesta: ¡ Si ¡ pero el tirante esta firme !!  tratando de demostrar que no nos afecta. ¡Los pelados son mas viriles dicen otros ( ¡algo totalmente cierto!). Pero en el fondo lo que uno quiere es que vuelva la hermosa cabellera de antaño.

Llega entonces el momento de la aceptación de un hecho irreversible. Le buscamos el lado bueno a la cosa. ¿Pelado? Mejor, así no me tengo que peinar, pierdo menos tiempo, ahorro en shampu,  acondicionador desenrredante etc. etc.  y me castigo solamente con el jabón que hace arder los ojos. Estar pelado también te sirve para corroborar que no te crezcan protuberancias raras en la frente y si te salen, no vas a ser el último en enterarte. Hay muchas ventajas mas, que en este momento sería largo enumerar (snif)

Nos conformamos con lo poco que nos queda y tratamos que los demás se fijen en otros atributos (si los tenemos). Vamos al peluquero y lo volvemos loco pidiéndole que nos haga otros tipos de corte, que disimule un poco la aridez de nuestra cabeza, pero el resultado será siempre el mismo.

Para no tener que pasar por el hecho denigrante que te diga: ¿No tenes  turno? No importa¡¡ Con 5minutos me alcanza y encima te cobra barato, por lo menos disimulara un poco¡¡ ,uno llega a la adquisición del último modelo de la ”hear-clipper” que promocionan en Sprayette y TV Compras  que te permiten hacer maravillas con los restos del naufragio. Al primer uso, uno piensa, esto es mas fácil que lo que pensaba.

¡El peluquero me estuvo robando por años. Nunca mas una visita. Pero llega un día donde uno debe pagar por la inexperiencia y  al menor descuido  al no saber regular la máquina infernal, todo lo que tenía y cuidaba con esmero, termina  en el desagüe de la pileta del baño.  Tarde para lamentaciones. No hay vuelta atrás.

Por eso, hoy cuando uno se acerca al medio siglo de vida, ve que el círculo se cierra y volvemos irremediablemente al punto de partida.

Fe de erratas:

Donde dice ” cuando uno se acerca al medio siglo de vida”

Debe decir ” cuando uno pasó el medio siglo de vida”

Anuncios

Un comentario en “Reflexiones y cavilaciones de un pelado

  1. El primer impacto fue fuerte, ahora tenes que mantener esa imagen. Cuando uno veia a algun jovato rapado decia “de que se la da este” se hace el pendejo, a lo mejor tambien queria disimular su perdida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s