Creer o reventar

 

Este fin de semana, fui testigo de un acontecimiento que creo, pocos tienen la oportunidad de ver. El hecho ocurrió más precisamente el día sábado por la noche en la ciudad de Villa María y se extendió hasta la madrugada…. del domingo por supuesto.

En verdad todavía no estoy seguro, si esto ocurrió en realidad o solo fue un sueño, o mi imaginación o una ilusión óptica y auditiva o como quieran llamarlo.

Pero como creo que se trata de algo extraordinario y poco común, decidí hacerlos participes, porque quizás  a alguno de ustedes, les haya pasado o les podría pasar en algún momento de su vida.

Según lo que pude averiguar, para que se de este fenómeno deben concurrir una serie de hechos, a saber:

Alineación de 4 planetas de nuestro sistema solar, no importa cuales.

Preferentemente mes de Abril

Noche de luna llena,  pero con lluvia.

Cada 40 años cronológicos (no importa si uno se siente un pendex de 30)

Que alguno de los participantes posea un pantalón rojo.

Voy a tratar de describir ese momento de la mejor manera posible,

Me encontraba en un gran salón de fiesta, sobriamente  decorado, iluminación poli cromática,  mesas, sillas  etc. etc. (no me voy a poner a describirles minuciosamente lo que es un salón de fiestas), donde  se “tocaba” música de los años 80 acompañada con imágenes de recitales en vivo.

Como si alguien hubiera abierto las puertas del pasado y de las fantasías, el lugar  se va poblando de personajes inverosímiles. En un momento me veo convertido en el gran Carlitos (me refiero a Chaplin, no confundan) seguido por Lulú, una conocida meretriz

( y cara)  venida desde famoso lupanar de  París, que no me perdió pisada en toda la noche.

Veo a mi derecha dos brujas que acaban de aterrizar, con sus vestimentas oscuras y oscuras sonrisas dirigiéndose al encuentro de un grupo donde sobresalían  hermosas hadas madrinas con sus varitas mágicas, vestimentas luminosas y luminosas sonrisas.

A mi izquierda se encontraban Cleopatra  con un soldado egipcio como guardaespaldas conversando animadamente con el César quizás sobre la ausencia de Marco Antonio.

Allá un ángel con sus alas emplumadas y dos cowboy  sin sus caballos comparten por momentos una mesa. 

Gran alboroto se armó cuando hacen su aparición un grupo de pollitos acompañados por una gallina clueca que va dejando un tendal de huevos a su paso. Mas allá un grupo de payasos con sus coloridas vestimentas. Gran tensión en el ambiente se produce cuando hace su entrada un guapo del novecientos, por suerte desarmado, acompañado por una percanta fiel, que le sigue sumisa dos pasos por detrás.  

El ambiente fiestero va in crescendo  con la llegada de bailarinas de remotos orígenes; sobresalen una centroamericana, una árabe, una española que comienzan a danzar al ritmo de la música. Una frustrada bailarina clásica, totalmente fuera de forma, con su hermoso tutu y medias desgarradas por su estrechez, deambula por el lugar  invitando a bailar  a quién se le ponga al frente.

El descontrol va en aumento a medida que aumenta el número de concurrentes, el volumen de la música y el contenido etílico de  los presentes.

Algo que nunca pensé  que iba a  presenciar es el encuentro de Lucifer y el Diablo (sí por partida doble) con algunos representantes eclesiásticos, un franciscano, un cura  hoy incomunicado y donde sobresalía el mismísimo  gran jefe de la iglesia católica. Lo vi con mis propios ojos: abrazarse, compartir la bebida y reírse como si fueran todos grandes amigos. Quizás festejando una futura repartija de las almas presentes.

No puedo dejar de mencionar de manera especial a una monja,  no se de que orden, pero totalmente fuera de orden, que con una vestimenta que fue lavada con agua a muy alta temperatura, dejaba al descubierto parte de su hermosa  anatomía. No paró un minuto de moverse a un ritmo alocado, con la copa (llena siempre) en la mano  y murmurando palabras incoherentes por todo el recinto.

El papa se vio asediado toda la noche por este personaje, por lo que en un momento dado, el mismo decide tirar los hábitos,  y se deviene en Mister Músculo, mostrando sin pudor sus bíceps, tríceps y porque no cuadriceps y lo mas llamativo una trabajada buzarda.  De aquí en más retozan toda la noche por la pista de baile.

Un profesor quien sabe con que oscuras intenciones, le ofrecía bebidas repetidamente a una inocente colegiala ataviada con una minúscula pollerita. Una falsa mujer (léase travesti o mujer con aparato) de pelo rubio y anteojos oscuros buscaba entre los presentes, presuntos clientes y termina haciendo pareja con una mucama que con su plumero le prometía removerle las telarañas.

Drácula, una vampiresa  y Frankestein, todos de Fantasmas Unidos, el sindicato que los agrupa, enfrascados en una discusión sobre cual es el grupo más sabroso (el sanguíneo)

El reino animal también estaba  presente con un cocodrilo al que le faltaban gran parte de los dientes y no podía comer (solo beber) formando pareja despareja con un gran toro holando argentino que arrastraba sus atributos por el suelo.

Un grupo de presos, escapados de quien sabe,  que unidad carcelaria  aprovechando estas horas de libertad y la ausencia de representantes de la ley, bailaban al ritmo de Fiebre del sábado por la noche y temas del grupo The Police.

En un momento dado comienzan a proyectarse una serie de fotografías que van  haciendo un derrotero desde la infancia hasta el presente,  de la vida de……el papa  o mister músculo. En algunas de ellas, a corta edad,  se lo ve haciendo la plancha. Ya más grande y con una familia a cuestas,  se lo ve haciendo la plancha. Y en las últimas fotos, de la actualidad,  (ahora sí) se lo ve…… haciendo la plancha. ¡¡ Increíble !!!

A mediados de la fiesta, estos personajes, mas los que me olvidé de nombrar por falta de memoria, se encuentran sumergidos en un baile alocado al ritmo de Kiss, los Bee Gees,  Village People,  ritmos brasileros, cuarteto cordobés  y los enganchados de Palito Ortega, siempre regado por abundante líquido para bajar la temperatura ambiente. Cada cual tratando de demostrar que sabe bailar, conversar, y beber al mismo tiempo.

Pero todo lo bueno tiene fin.

Al ir transcurriendo las horas el frenesí inicial fue disminuyendo, los ánimos se fueron apaciguando debido al cansancio dado por la edad (de los otros), y quizás,  al exceso de bebida (de los mismos otros).

Ya de madrugada muchos de estos personajes fueron  desapareciendo completamente  y muchos otros se fueron transformando en personas comunes y corrientes. Se fueron  agrupando alrededor de las mesas por aquí y por allá  y en ese momento pude observar en sus ojos como una  mirada perdida ya que  ninguno de ellos  podía  explicarse  lo que les había  ocurrido.

Se acabo, el sol nos dice que llego el final,
por una noche se olvido que cada uno es cada cual.
Vamos bajando la cuesta que, arriba, en mi calle,
se acabo la fiesta…(J.M.Serrat)

PD: Para recomendar el servicio de las mesas¡¡ (especialmente la morocha, ambas, dos)

Anuncios

4 comentarios en “Creer o reventar

  1. Lamento que no hayas entendido. Creí que estaba claro que se trató de una fiseta de disfraces donde festejamos el cumpleaños de un amigo.
    Hace años que no voy a un circo, salvo el que nos toca diariamente, y segundo nunca miro a la Gimenez

  2. tapi, nos olvidamos de invitar a sonia.
    Que disfraz crees que hubiese elegido.
    Por otra parte, desparramé tu “cronica de una noche agitada”, todos encantados y admirados de la calidad de tu relato, (convengamos que por esta parte no fue grande el reparto de neuronas).
    Un gran abrazo y muy feliz de haberte alegrado una noche.

    PD me alegro tu postura con la gimenez, espero que sea extensiva a “bailando” y a G H

  3. Muy bueno el relato que mas puedo decir,porq lo viví personalmente.Nunca había asistido a una fiesta de esta manera y la verdad q me encantó porq la pasé bárbaro con gente muy apreciada y cordial.Era todo una espectativa porq no sabía con q nos íbamos a encontrar y resultó ser de lo mas divertido.Ojalá podamos disfrutar nuevamente de este tipos de fiestas.Allá vamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s