Turismo forzoso II

Ya de noche llegamos a lo que iba a ser nuestro alojamiento. No recuerdo el nombre del lugar pero quedaba a media cuadra de la plaza, luego comprobé que todo el pueblo quedaba a esa distancia de la plaza.

En realidad me sorprendí gratamente de Elcano, con lindos comercios y con mucho movimiento, quizás,  por ser día Viernes.

Luego de devolver toda la tierra que llevaba acumulada sin querer, sobre mi ser a su lugar natural, partimos en busca de combustible para recargar el tanque (el nuestro).

Luego de varias opciones (les juro que había tres o cuatro posibilidades) optamos por aquella en la que encontramos mas comensales. Luego de la cena salimos a recorrer el  pueblo y………………….( ESTA PARTE FUE CENSURADA POR CUESTIONES DE MAXIMA SEGURIDAD….( la  mía)…………………..me fui a dormir.

A la mañana temprano, aun oscuro abandonamos el hospedaje por la parte trasera del mismo y luego de desayunar como corresponde (no como lo hago usualmente en mi casa) partimos hacia el norte siguiendo la Ruta 9.

Esta ruta va dejando ver a un costado y a lo lejos lo que son las últimas estribaciones de la sierras cordobesas haciéndome olvidar el porque estaba sobre el camión. Lamentablemente al tomar un nuevo camino ripiado, la realidad se hace sentir rápidamente (en mis riñones).

Atravesamos raudamente Los Hoyos, pero sin dañar a nadie y seguimos un buen trecho por ese camino de subidas y bajadas. A la vera del camino se sucedían zonas de monte tupido y tupido pudimos ver otras zonas con pasturas implantadas por el hombre para el ganado.

Llegamos a destino a media mañana y luego de las presentaciones y saludos protocolares procedimos a realizar la tarea que nos había llevado a estos lejanos lugares.

Esta zona, nada que ver con la visitada el día anterior, tiene como lo mencione cuatro líneas arriba, partes con muy buenos pastos para la hacienda y parte conserva el monte casi virgen.

No se si esta bien decir “casi virgen”. Ahora que lo pienso mejor,  una cosa es virgen o no lo es. Creo que no hay una escala para expresar el grado de virginidad. No queda bien decir “poco virgen”, “muy virgen”, “escasamente virgen” etc. Si alguno conoce la justa, haga su aporte.

Volviendo al tema: el monte que visitamos presentaba solo algunas pequeñas picadas para señalar los límites del establecimiento. Circular con mi camión por esos lugares no fue tarea sencilla pero una vez mas demostrando mis habilidades en la conducción, ambos salimos indemnes (no al pedo tengo la Licencia  Nacional Habilitante)

El día, como el de ayer, se presento con un  sol un poco vago para calentar; por suerte,  porque en medio de la espesura el aire por momentos escasea. Debido al invierno muy riguroso y a la falta de agua el monte esta recién comenzando a florecer.

A pesar de esto,  de a ratos se siente (o se huele??)  ese perfume muy particular que emana de la floración montana. Una fragancia inconfundible que por suerte tapa la fragancia que escapa de nosotros después de varias horas de actividad ininterrumpida.

Recorrimos por esas picadas, calculo que unos cinco kilómetros que nos llevo varias horas ya que vamos haciendo paradas cada cierta distancia para  dejar nuestra oferta a consideración de las familias que tengan ganas de cambiar de ambiente.

Con el vehiculo ya sin carga emprendimos el regreso. En Los Hoyos y pese a ser plena hora de la siesta, encontramos mucha gente joven  y no tanto sentados a la sombra alrededor de una mesa en  bares, quioscos y casas de familias a la vera de la calle principal tomando cerveza, fernando-cola y escuchando música de cuarteto.

En Villa de María de Río Seco decidimos parar, ya que nuestros estómagos nos pedían a gritos algo de comida. Rápidamente, hicimos una especie de  picnic al lado del camión, con los restos que encontramos en nuestra conservadora de viaje que a esta altura del día ya conservaba poco para luego continuar transitando nuestra ruta.

Con la llegada a destino, el cansancio se hace sentir y comienzan los dolores, pienso que es  algo así como ser atropellado…………….. por todos los años que uno lleva encima.  

En algunos meses mas regresaremos para ver si hemos tenido éxito, pero esa será otra historia.

Anuncios

4 comentarios en “Turismo forzoso II

  1. Luego de haber incursionado en repetidas ocasiones por esos lares, puedo sujerirte que la proxima vez vallas mas al norte, bastante mas al norte, cercano a la peninsula de yucatan o en cercanias del archipielago de Los Roques. Quizás no abunden los enjambres, pero los hoteles se disfrutan.
    pensalo.

  2. Yo creo que deberias haber utilizado en lugar de casi virgen, en su montes en su estado natural y/o casi natural.
    La expresion “casi virgen” se suele utilizar (en joda) en algunas charlas de mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s