El Picchu, es Machu o es Guayna?

 

 

 

Apenas llegados a Cusco y desoyendo todas las recomendaciones en contrario dejamos la agradable  Posada del Inca para visitar, valga la redundancia, antiguas construcciones incas.iglesia

Pasamos por la Plaza Mayor y visitamos Korikancha o Templo del Sol. En realidad de esto queda muy poco, ya que al llegar los españoles utilizando los cimientos le construyeron una iglesia encima. Luego nos llegamos a Sacsayhuaman, palabra difícil si las hay, una fortaleza en las cercanías de la ciudad, cuyas paredes contiene una de las piedras mas grandes que se puedan imaginar. Lo difícil de imaginar, es como diablos hicieron para llevarla hasta ahí, desde la cantera que estaba a 10 km de distancia, con un peso que sobrepasa las 300 toneladas.piedra

Al día siguiente, poco antes de partir a una nueva excursión, mi mujer prefirió quedarse en cama con Soroche. Para no molestarla, decidí salir solo. Así visité, a lo largo del día, varias poblaciones ubicadas en lo que los incas llamaban el Valle Sagrado: Pisac, Calca, Urubamaba, Ollantaytambo y regresando al punto de partida, por Chinchero, el pueblo de las tejedoras.

La ruta transcurre siguiendo el derrotero del Río Vilcanota, sobre las laderas de las montañas hasta gran altura se pueden ver los andenes, o balcones que son utilizados para el cultivo de distintas especies. Todas estas poblaciones conservan gran parte de lo que fue la cultura incaica, hay varios mercados de artesanías de todo tipo, donde para comprar es fundamental tener la capacidad de regatear. Y como soy incapaz, poco pude comprar.pisac1

Las coyas, veteranas vendedoras, además de dominar el quechua, te ofrecen lo que producen en varios idiomas. Incluso te  dan los precios en distintas monedas haciendo la conversión en el acto, de acuerdo al origen de cada turista.chinchero3

Cuando regresé a la posada, ya con mi mujer de buen ánimo, después de pasar todo el día encamada, nos preparamos para nuestra visita a Machu Picchu.

Temprano en la mañana, somos trasladamos hasta la estación ferroviaria para tomar el tren (uno de los pocos que circulan por Perú) que nos llevaría hasta Aguas Calientes. El viaje lleva solo cuatro horas, gracias a la escalofriante velocidad que desarrolla, para  hacer un poco mas de cien kilómetros, y que me hizo acordar de nuestro Tren de las Sierras. En verdad el viaje es muy placentero, pasando por varios zig-zag que debe hacer para poder ascender hasta la cima de los cerros que rodean Cusco, siguiendo un trayecto paralelo al río, para luego internarse en un estrecho desfiladero con laderas cubiertas por una vegetación exuberante.

Al llegar a Aguas Calientes, nos faltaban solamente unos cuarenta minutos, en combi para ascender en un camino serpenteante hasta la Ciudad Perdida. ¡¡Por fin llegamos!! Voy a decir algo que seguramente nadie dijo: ¡La vista y el lugar es espectacular!machu-y-guayna1

La ciudadela  construida  sobre el cerro llamado Machu Picchu , albergaba a unas quinientas personas, creo que era una villa de lujo donde pasaban las vacaciones la mas altas jerarquía de  la sociedad incaica.  A diferencia de las otras construcciones, estas fueron hechas con piedras de la misma montaña. Frente a esta, se encuentra otro cerro el Guayna Picchu al cual se puede ascender, previa trepada de hora y media. El acceso a este, está restringido a quinientas personas por día en horas de la mañana.

Aunque a Machu Picchu nunca llegaron los conquistadores españoles, algunos siglos después, si lo hicieron los americanos del norte. Fue en 1911, cuando Hiram Bingham  al mando de una expedición financiada por National Geographic, “descubrió” las ruinas y las da a conocer a nivel mundial. Es de destacar, que el mismo, se llevó todo lo que encontró (unas cuatrocientas piezas arqueológicas muy valiosas) que aún  se encuentran en una universidad americana bajo estudio.

Algunas conclusiones que pude sacar de lo observado en estos días inolvidables fueron la tendencia de este pueblo para  elegir lugares estratégicos, todos altos, e inaccesibles para construir, lo que hacía necesario por ende, contar con interminables escaleras con grandes escalones de piedra. Llevaba contabilizados más de siete mil, cuando en un momento tropecé y perdí la cuenta. Decidí abandonar la tarea.

El uso de distintos tipos de piedras,  perfectamente talladas y/o esculpidas y/o pulidas con técnicas aún no bien conocidas, para levantar grandes muros, con la inclinación necesaria para soportar sismos. Traída en general, de lugares lejanos, lo que hace difícil pensar, de que forma lo hicieron, (la ayuda de los extra-terrestres, está descartada) y cuantos miles habrán quedado en el camino. Como resumen  de este tour histórico les comento que mayoría de las ruinas visitadas corresponden a construcciones que se realizaron durante el reinado allá por 1450 del gran Pachacútec, quién dio forma al gran imperio inca. Que luego se vino a pique por peleas internas sumadas a la llegada de los  españoles (dicen que solo fueron ciento veinte montados sobre briosos corceles) que meticulosamente se dedicaron a saquear, destruir y volver a construir sobre las ruinas.

Allá en la Ciudad Perdida, en uno de los pocos momentos que se puede estar completamente solo,  tratando de imaginar la  vida de cada uno de sus antiguos moradores en ese entorno fantástico, me preguntaba: ¿Los baños, donde estarán?

Anuncios

3 comentarios en “El Picchu, es Machu o es Guayna?

  1. Muy bueno tu relato, si el lector deja volar su imaginacion al leer el relato se puede hacer de cuenta que esta ahi, como si lo estuviera viviendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s