Sexo:que eseso?

 

 

En estos días han aparecieron en distintos diarios, pseudos estudios realizados en tierras lejanas sobre lo que podríamos llamar el comportamiento sexual de la especie homo sapiens. Uno que recuerdo especialmente, hablaba sobre la influencia del color rojo utilizada por la hembra sobre la libido del macho.

Los investigadores llegaron a corroborar y reafirmar, incluso, nuestro parentesco cercano con algunos primates en este tema. Así, establecieron que tanto la mujer como los chimpancés hembra que exhiben dicho color, son más efectivos para conseguir la compañía  del sexo opuesto. También lograron aclarar lo que significa “hacerse la del mono” cuando el macho no obtiene lo que quiere.

 

Desde mi humilde óptica, considero que ambas afirmaciones están erradas. Sin posibilidad de defenderse, constituyen una afrenta hacia el buen comportamiento social demostrado a lo largo de los años por…..los monos.

“Esto confirma lo que muchas mujeres han sospechado y reivindicado desde hace tiempo: que los hombres actúan como animales en el plano sexual”, aclaran los investigadores.

Pero por favor¡¡¡   No importa el color. Lo mas importante, y es algo que aprendí con los años, es que la mujer sea ajena.

Aunque la adopción de esta práctica pueda transformarse en insalubre, según pudimos ver en “Una chica al rojo vivo” cuando Gene Wilder  camina por la cornisa, al ser sorprendido por el marido de la mujer que paradójicamente solía vestir de rojo.

 

Y esta última reflexión me lleva hacia el otro trabajo leído recientemente, donde se hace referencia  al disímil  comportamiento post coito (que palabra fiera!) entre el hombre y la mujer.

En el hombre este tipo de actividad, lo ayudaría a dormir mejor. Pero mucho ojo, esto también puede tornarse de alto riesgo, especialmente si se encuentra en casa ajena. Por suerte,  y  el trabajo lo aclara,  este fenómeno se da solamente durante la noche, y  no luego de los vulgarmente llamados encuentros mañaneros o siesteros, cuando es necesario volver a la oficina o a tu casa, según sea el caso.

 

“Los besos y las caricias también ayudan a abrir bien grande los ojos por la mañana, explico el medico”. Y esto es una gran verdad. Lo viví en carne propia y pudo llegar a ser una tragedia, una madrugada al despertar, en el cuartel cuando hice la colimba.

 

La mujer, según el estudio, recién se relajaría rato mas tarde, es decir después de cobrar por los servicios prestados. Pero hay excepciones. Por experiencia personal, comprobé que en muchas ocasiones tu mujer, también es capaz de dormirse inmediatamente después de una sesión de dos minutos de sexo desenfrenado, inclusive, ¡durante!, dicha sesión!.

Lo importante es que por lo menos uno de los dos, se mantenga despierto por seguridad, para apagar las velas, usadas en el encuentro romántico o apretar off  y evitar el desgaste innecesario de las pilas, si se utilizan accesorios varios.

Gracias a dios después de varios años de convivencia, con ella hemos logrado coincidir en algunos aspectos. Primero y fundamental, siempre, siempre pero siempre,  cuando hay ganas, es condición sine quan non  estar los dos presentes.

Por último, la parte, creo mas importante del estudio establece que ni el tamaño, ni el material, ni la dureza son importantes a la hora de conciliar el sueño. Hablamos del colchón, claro está.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s