Relatos inverosímiles. Devolver a los veinte.

 

  

Ella, un  ama de casa, como las de antes, orgullosa de su tarea,  pasaba el día haciendo lo necesario para lograr que su hogar fuera  un lugar perfecto. Orden y limpieza eran sus premisas. Reglas, que a fuerza de machacar había logrado inculcar a toda su familia. Claro ejemplo de ello, fue siempre, el despertar por las mañanas (especialmente luego de un largo trasnoche) con el motor de la aspiradora girando a 2500 revoluciones por minuto, capaz de levantar a los muertos de sus tumbas con sus estridentes agudos  y que ella implacablemente pasaba por la habitación todos los días a primera hora.

El, su hijo,  regresaba,  como lo hacía la mayoría de los fines de semana, desde la ciudad donde estudiaba para reencontrarse con la familia y sus amigos.

Lo hacía generalmente con el estómago vacío (sabiendo que ella estaría a la espera para prepararle sus platos preferidos) y los bolsillos en las mismas condiciones. Lo único que abundaba al regresar cada semana era la cantidad de  ropa sucia que traía, que prestamente ella se encargaba de inspeccionar para luego poner a lavar.

Ese en particular, no era un sábado más. Cumplía veinte jóvenes años y la intención era festejarlo  hasta la  madrugada. Con el auto, y los bolsillos  repuestos de la hambruna por el mismo padre,  la noche comenzó mas temprano que de costumbre. 

Luego de varias horas de recorrer distintos bares, discotecas, confiterías, pubs, pulperías   y boliches, y de encontrarse con  amigos aquí y allá,   tras  sucesivas copas,  terminó por olvidar porque brindaba. Cuando notó que el alcohol, lo había dejado sin palabras, es decir, mudo, comprendió que lo mejor era  regresar a su casa. Ya casi al amanecer y  a pesar de su estado deplorable, lo hizo sin inconvenientes. Se desvistió en silencio y  se tiro en su cama para un sueño reparador. ¡¡ Craso error!!

A los pocos instantes sintió que algo se movía dentro suyo y pugnaba por salir cual Allien el Octavo pasajero. Trató de incorporarse,  pero la habitación giraba como una calesita y no lo logró. Sabía que tenía que llegar al baño, pero éste se encontraba a años luz de distancia, tres o cuatro metros en realidad.

En los últimos vestigios de lucidez, pasaron como un relámpago por su mente la imagen de su madre, la alfombra azul de su cuarto, la imagen de su madre, la alfombra azul y  de la catástrofe que se avecinaba  y solo atinó a tomar sus mocasines  nuevos que había dejado al lado de la cama,  para que le sirvieran de  contenedor.  En criollo,  vació la totalidad del contenido de su estómago dentro de los zapatos. Ya medio inconciente, se sintió aliviado por su estómago y por haber evitado manchar ¡la alfombra azul!  y literalmente se desmayo sobre las sábanas.

Después de haber dormido lo que a el le parecieron unos pocos segundos, se despertó con los gritos airados de su madre que desde la puerta del dormitorio le decía: ¡Asqueroso! ¡Llegaste borracho! ¡Vergüenza tendría que darte! y  otras alabanzas similares. ¡Levantate para comer! – repetía.

El,  todavía bajo los efectos del alcohol no lograba comprender totalmente la situación. Solo murmuraba: ¡Tomé frío! Excusa que había empleado en otras ocasiones con éxito. Sabía que debía levantarse ya que por una ley que se cumplía a rajatabla en la casa, era obligatoria la presencia de todos los integrantes de la familia alrededor de la mesa a la hora de comer.

Así, con el martillo neumático que repicaba en su cabeza,  con gusto a perro muerto en la boca, cual zombi se sentó en la cama, se vistió como pudo ¡y se puso los zapatos!

 

 

Agradezco especialmente la participación compulsiva de H C

Anuncios

2 comentarios en “Relatos inverosímiles. Devolver a los veinte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s