EL CUENTO SIN FIN

Caí ayer o anteayer haciendo zapping en un programa, no recuerdo el canal (era uno de los tantos oficialistas que hay actualmente) donde lo entrevistaban a este “empresario” llamado Samid.

Le preguntaba el entrevistador entre otras cosas porque había disminuido tanto el número de cabezas de ganado en el país estos últimos años. Este señor,  sin sonrojarse y sin pestañear,  dice que se debe a que en estos años los chinos comenzaron a pagarnos la soja a precios altísimos.

Esto hizo que todos los productores angurrientos de plata de Argentina se desprendieran rápidamente de las vacas para pasar a sembrar soja.  Verdaderamente hay que ser caradura para justificar de esta forma la desaparición de millones de cabezas de nuestras tierras.

Es que se olvida este personaje que los brillantes pensadores que nos gobiernan actualmente, empezando por el matrimonio presidencial (pseudos izquierdistas), desde hace más de 10 años, no tuvo mejor idea que poner  trabas y más  trabas a la comercialización de la carne, hasta terminar con la directa prohibición de exportar,  con la cantinela de que “hay que defender la mesa de los trabajadores”  y mantener los precios artificialmente bajos. Medidas que se viene  prolongando desde hace años, por más que el discurso oficial diga lo contrario

Los terratenientes, oligarcas y gorilas dueños de las vacas tuvieron que reventar la producción que lleva de 3 a 6 años lograrla,  al mejor postor y a pérdida.

Después de esto, tenemos que pensar que ellos (los productores)  son todos masoquistas y les gusta trabajar a  pérdida para alimentar al pueblo??  Son culpables de querer ganar dinero y progresar?? Acaso todos los  trabajadores desde el más humilde en adelante,  no pretende mejorar sus ingresos para vivir mejor?? O todos trabajamos solamente por amor al trabajo??  No ocurre que si  vos trabajas y lo que ganas no alcanza o directamente perdés  plata, lo que primero intentas es cambiar de trabajo??

Eso es lo que hicieron miles de pequeños terratenientes oligarcas. Tuvieron que dejar las vacas ya que no había a quien venderles la carne o había que regalarla. Cualquiera que viva en pequeñas ciudades o pueblos del interior habrá visto que una pila de amigos y conocidos se desprendieron de lo que mas querían. Gente de campo de varias generaciones en esa actividad, que no sabían hacer otra cosa que producir carne poco a poco fueron buscando nuevas alternativas.

Cuando iba a 2º Grado, nos enseñaron que el valor de las cosas estaba sujeto a la relación oferta-demanda.  Poca cantidad sube el precio y viceversa. Todos lo entendimos. Es que el brillante ex secretario (hoy paseando por Italia por suerte) nunca aprobó esa materia?? Creo que no.

Lo único que lograron fue el efecto contrario. Baja la producción suben los precios.

Y no solo eso. Lo más grave fue y es la perdida me miles de puestos de trabajo que se produjo en el campo, en los pueblos  y en toda la industria asociada a esto. Se luchó por años y años para erradicar la aftosa ( barrera que ponían varios países para no dejar entrar la carne Argentina)  Acuerdensé de la época que gobernaba el riojano. Cuando se logró esto, nos quedamos sin nada para venderles. Y hoy, todo el mercado que teníamos lo ocupa Paraguay, Uruguay y no sé cuántos países más.

¡¡¡Brillante la política de los K!!!

Muchos de estos ganaderos abandonaron sus campos, los alquilaron o tuvieron que dedicarse a lo único que  les permitía subsistir y que permitían  exportar: LA SOJA.

Se da una paradoja: Impulsada por los K, la soja y el glifosato se transforman en el diablo al que hay que combatir. Pero  son ellos mismos los que obligaron a los terratenientes oligarcas a sembrarla. Y son ellos mismos, con los recursos que genera este “yuyito” los que crearon y mantienen  la sartenada de subsidios que inventaron y los transforma en un gobierno “popular”.

La producción de carne no es la única que está bajo los efectos de esta brillante política   implementada por los K.  El trigo, el maíz, la producción de leche, innumerables productos de economías regionales  están en las mismas condiciones.

Por eso, me calienta que todavía sigan con este cuento sin fin. Relato guionado y dirigido desde  arriba que los amigos del poder repiten y repiten,  echándole la culpa a los otros. Para ellos, que son los salvadores del pueblo, la culpa siempre es del otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s