Crónica de una travesía (seca) Chapter TCHU and Epilog(O)

Escenas del capítulo anterior:

El velero PAMABE con sus 4 tripulantes, parte desde Puerto Madero con rumbo a Colonia, Uruguay. Después de desplegar las velas, el viaje transcurre sin novedad. A mitad camino, son sorprendidos por una tormenta que pone a prueba su temple y les permite conocer el sabor de las aguas del Río de la Plata.   Momentos de zozobra se viven cuando desaparece el Contramaestre. Luego de la tormenta el mismo,  es hallado.,(por suerte sobre la embarcación).

Vimos que una mano del Contramaestre, se agitaba (o temblaba??)  detrás del marco de  la puerta del baño. Lo vimos como un recién enamorado,  abrazando, acariciando  al inodoro (que al fin y al cabo no era muy lindo y tenía cara de O).

Como al parecer, ya no tenían nada que decirse, se puso de pie y trastabillando, acalambrado lo llevamos a cubierta, donde en poco tiempo “el agua le volvió a subir al tanque”.

Llegábamos al puerto y se aproximaba, lo que el Capitán dijo era una maniobra difícil: el atraque del velero. Por suerte  (para los otros barcos)  a esa hora no había muchas embarcaciones todavía. Esquivando aquí y allá nos acercamos al muelle, de piedra. Por suerte (para nosotros) logramos frenar a tiempo y terminamos atando los cabos sin problemas.DSCN3397

Después de este gran esfuerzo físico y mental (8,5 hs cronometradas), el cuerpo se relajó completamente y nos desplomamos sobre las literas sin decir palabra (previo acomodar  la cabina y poner toda la ropa mojada a secar al sol).

El día siguiente, lo disfrutamos visitando la ciudad vieja un poco caminando y otro poco montado en uno de los tantos carritos que se ofrecen. Así pasamos por el faro, la calle de los suspiros, el puente levadizo, la muralla (lo que queda) etc.DSCN3428DSCN3433

Por la tarde, fuimos a una de las tantas playas públicas, el Contramaestre nos deleitó con un rico asado (contrabandeado al igual que la leña de algarrobo desde Argentina).P1060499

Después de observar la interesante fauna uruguaya sobre la playa, nos dirigimos hacia la Plaza de Toros.

Más tarde y vestido para la ocasión, de acuerdo a la elegancia que me caracteriza nos llegamos hasta el Hotel Sheraton Golf y Spa. Ya que nos dejaran entrar, ¡ fue un triunfo! , pero luego al ver tanto lujo, se me revolvió un poco el estómago

.P10605001P1060504P1060506

Al volver hacia nuestro pasajero hogar aprovechamos la ocasión para disfrutar del atardecer visto desde un barcito ubicado sobre la costanera. Es de recalcar la hospitalidad de los habitantes de esta ciudad. En todos los lugares donde estuvimos hemos recibido una excelente atención, especialmente del género femenino.

P1060520

Pandió el cúnico (decía el Chapulín Colorado) cuando después de muchos intentos no lográbamos hacer arrancar el motor del barco. Nos ofrecimos bajar a empujar pero el Capitán descarto la idea  de inmediato. Por suerte nos encontramos con un personaje de otro mundo, Carlos, navegante solitario desde hace unos 5 años, que por obligación se convirtió en un especialista en todo lo que se refiere a funcionamiento de un barco. Gracias a su ayuda y sus consejos, logramos hacer funcionar nuevamente el motor empacado. Luego durante la cena, nos permitió adentrarnos en su particular filosofía de vida. (merecería un capítulo aparte)

DSCN3417DSCN3436

Acunados por las tranquilas aguas del puerto tuvimos  una noche de plácido sueño. A la mañana siguiente volvimos a navegar. Esta vez hacia  el Riachuelo a 2 horas de Colonia (nada que ver con el río del mismo nombre de Buenos Aires).

Esta vez la navegación fue muy tranquila, a pleno sol,   casi aburrida ya que el mar estaba muy calmo. Nosotros, salvo uno (imagínense quién)  queríamos más  adrenalina.

El Capitán en un acto de audacia, decidió cedernos el mando de la embarcación.  Así timoneamos, cada uno un rato, mientras el lavaba los platos y ordenaba la cabina (hecho totalmente cierto, tengo pruebas).

Ya fondeados cerca una de las orillas del río, (para no entorpecer el paso de las demás embarcaciones) cada uno se dedicó a sus actividades preferidas. El Capitán bajó a la playa a dormir la siesta. El Contramaestre y el Grumete,  a pescar desde la embarcación. Los dos se entretuvieron varias horas, poniendo sucesivas carnadas, a medida que los peces se las iban comiendo. Les juro que escuche unas risitas apagadas que venían desde las aguas del río. Cuando se quedaron sin nada, frustrados decidieron guardar todo y se fueron también a la playa.

.DSCN3473DSCN3880

Después de este triste resultado, tuvimos que cambiar el menú programado para la cena. De pescado al horno pasamos a lata de picadillo sin escalas.

El que escribe,  mientras tanto, se dedicó a hacer sebo y dormitar sobre cubierta toda la tarde hasta el anochecer. ¡¡¡ Cuanto estress!!!  ¡¡¡ Tanto pensar en el trabajo y en tu mujer!!!  ¡¡¡Sacrificada la vida del  marinero!!!

Esa noche como no había ganas de jugar a las cartas, antes de dormir, abrimos todas  las escotillas, ojos de buey, ventilaciones, etc, etc.  y aprovechando, la soledad y el silencio reinante organizamos un Concurso  de Ventosidades, que gano por decisión unánime el Grumete.

A la mañana siguiente emprendimos el regreso, que hicimos casi sin novedad. Salvo una pequeña lluvia, que esta vez nos encontró bien pertrechados. Podríamos considerarnos ya, casi profesionales en el arte de la navegación.

Al llegar al  punto de donde habíamos partido, nos emocionó el recibimiento de la fragata Libertad y el catamarán Papa Francisco de Buquebus  que hicieron sonar sus sirenas al vernos.

DSCN3967DSCN3234

Ninguno pudo contener las lágrimas  al pensar en el viaje realizado y saber que al día siguiente tendríamos que volver a trabajar.

FIN

Anuncios

Crónica de una travesía (húmeda) Chapter Guan

Recogí el guante lanzado por un amigo, retándome a cruzar las abundantes aguas del Río de la Plata. Como no se trataba de nadar, sino de hacerlo navegando, decidí aceptar el desafío. Otros tantos incautos hicieron lo mismo.DSCN0933

El acontecimiento se inicia en el Yacht Club de Puerto Madero. Barrio paquete y caro si se quiere, en el corazón mismo de la capital. La travesía tuvo como destino la ciudad de Colonia, de nuestra vecina República Oriental del  Uruguay.

Hicimos un reconocimiento rápido de lo que iba a ser nuestra embarcación, en este caso un velero de más o menos 14, 14,20, 14,30 metros  de largo llamado PAMABE. DSCN3208Después de comprobar que flotaba con normalidad y el casco no presentaba ninguna fisura abordamos la nave, junto con nuestras pertenencias y las provisiones necesarias para subsistir por varios días en caso de tener que abandonar la nave en una emergencia en mitad del río.

La tripulación estuvo formada por

Capitán  Tomás

Contramaestre (e hincha de Racing) Fabián

Grumete Marcelo

Marinero recluta, el que escribe.

Después de asignarnos las cuchetas, teniendo en cuenta el rango de cada uno, nos dispusimos a pasar la primera noche embarcados,  acunados por las tranquilas aguas del canal.DSCN3377

A la mañana siguiente, luego de un frugal desayuno consistente en un puré de Dramamine, y previo a comprobar el pronóstico del tiempo que vaticinaba lloviznas aisladas, el Capitán dio la orden de partida. No hubo mucha gente despidiéndonos, ya que preferimos hacerlo en secreto.

DSCN3230

Los primeros kilómetros lo hicimos a motor, sin inconvenientes. El problema se suscitó cuando el Capitán comenzó a dar las órdenes en un idioma que ninguno del resto de la tripulación conocía.

Por ejemplo: “vamos a virar a babor, cuidado con la botavara” Respuesta: Muerde??

“tenemos viento de frente, vamos a zigzaguear cosiendo las olas” Respuesta: no trajimos aguja ni hilo

“hágase cargo del pianito” Respuesta: solo se tocar la pandereta

“vamos a desplegar la vela mayor” Respuesta: con este viento los fósforos no sirven.

“ahora liberen el génova” Respuesta: ¿??????

“vamos a orzar” Respuesta: ¿????? X 2

Como estuvimos a punto de amotinarnos, el Capitán en un gesto de conmiseración  decidió hablar en castellano y así, SI pudimos entendernos.

Después de cuatro horas de navegación sin inconvenientes, ya nos animamos a abrir la boca, incluso a hacer algunas bromas.

DSCN3339

Como debimos sospechar de antemano,  ya que siempre pasa lo mismo, el pronóstico del tiempo no se cumplió. A mitad de la travesía comenzó a llover y a soplar el viento cada vez con más fuerza,  hinchando las velas al máximo  haciendo escorar ( que término!!)  peligrosamente  la embarcación. La velocidad llego a trepar hasta la friolera de 7,4 nudos (otro término!!) . Las olas chocaban con fuerza contra la cubierta ( otro término!!) haciendo que el agua corriera por debajo de nuestra vestimenta, humedeciéndonos hasta el último rincón. El velero corcoveaba sobre las olas cada vez más grandes y nosotros tratábamos de agarrarnos a cualquier cosa para no salir arrojados por la borda. Escondernos bajo cubierta no era una opción, ya que abajo el caos era total. Volaban los colchones de un lugar a otro, se abrían las puertas de la despensa y los tomates y manzanas rodaban por el piso. La campana de seguridad  sonaba sin cesar y sin necesidad.DSCN3338

El Capitán gritaba, “tranquilos que esto no se hunde”  aunque ya a estas alturas mucho no le creíamos.

Un momento de gran zozobra vivimos cuando desapareció de nuestra vista el grumete. Como en esos momentos solo podíamos ocuparnos de nuestra propia humanidad,  rogamos no haberlo perdido para siempre, ya que ¡¡ no habría otro que nos preparara la comida!!.

Con los pieses , uno sobre cada  baranda, con ambas manos aferrados a algún cabo suelto, apretando el upite, enceguecidos por el agua, el Capitán ordenaba: ¡¡cambio de rumbo!!, ¡¡tire tire!!, ¡¡ liberen liberen!!, ¡¡ deme posición en el GPS!!  ¡¡ Gire la palanca!!  Rogando en estos momentos,  que no se nos cruzara en el camino alguno de los más de 2000 barcos hundidos que hay en el río. Por favor, me quiero bajar!!,pensábamos al unísono. Gracias por todo, nos vamos en el Buquebus. Lamentamos mucho no poder abandonar el barco cobardemente.

Después de 4 horas de soportar estoicamente las inclemencias del tiempo, el viento amainó y terminó la lluvia. Gritando a voz de cuello llamamos y  llamamos a nuestro compañero desaparecido. Se hizo un gran silencio, cuando vimos aparecer en la puerta del baño una mano temblorosa, que se arrastraba por el piso seguido de alguien parecido a Fabián pero en color verde. ¡¡Estaba moribundo, pero vivo!!

Continúa en el próximo capítulo

ALTO EN EL CIELO

Como  otros muchos  me imagino, infinidad de veces me pregunte como sería ser un pájaro, para poder volar bien alto y como se sentiría descender en picada a gran velocidad tras una presa como lo hacen los halcones.  Será por eso, que cuando me invitaron a realizar esta experiencia, no lo pensé mucho y decidí participar.

Después de varios intentos fallidos por razones climáticas, y de una prolongada especie de agonía,  el momento llego. Todo comenzó el domingo por la mañana en el Aero Club local.

Lo primero,  que me pregunto el instructor es si tenía alguna experiencia en saltos al vacío.

Lo primero, que me vino a la mente, es el recuerdo de hace más de treinta años cuando decidí  casarme con la que hoy todavía es mi mujer y que resulto muy buena. Si lo que íbamos a hacer era algo como esto, enseguida me tranquilicé bastante.

La instrucción llevó unos 10 minutos. Básicamente  hay tres pasos que hay que cumplir, aparte de no tirarte por la ventanilla cuando estás volando.

Primero: al asomarte a la puerta abierta, cuando estas a 3000 mts de altura, debes dejar las piernas colgando, juntas y mirar  para arriba (e l que quiere puede, puede  elevar una plegaria en este momento)

Segundo: al dejar el avión, cruzar los brazos sobre el pecho, apretar los cantos y en lo posible abrir los ojos.

Tercero: Al llegar a tierra, (siempre que se haya abierto el paracaídas por supuesto)  elevar las piernas como para caer de culo.

Eso es todo. Sencillísimo.

Después de colocarte todos los arneses y apretarte a más no poder, quedas hecho una especie de matambre. El inferior, bien tirante  te pasa por la ingle. Apriete bien le digo al instructor, ya que total en esos momentos los testículos los tengo en la garganta.

El ascenso lleva unos 30 minutos quizás. Uno realmente,  no está pensando en el tiempo. Un sudor frío te corre por la espalda y baja hasta lo más recóndito donde no entra ni un alfiler.

Al abrir la puerta, entra viento a raudales y en este momento pensé si  no sería mejor mostrar un poco de cobardía y dejar el salto para dentro de cincuenta años.

En unos segundos te encontras sentado en el umbral de  la puerta, colgando y deseando no pegarle al timón del avión cuando salgas.

La salida de cabeza se hace rápidamente y luego de unos giros en tirabuzón  te estabilizás y podes abrir los brazos. En este momento donde ya estás totalmente jugado solo te queda disfrutar la vista y la sensación de volar. A 250 kilómetro por horas se siente como si condujeras un descapotable. El viento te hace flamear todo lo expuesto. Tuve miedo de perder los pocos pelos que me quedan, las orejas se  doblan hacia atrás y mi nariz aerodinámica deformada simula una gran toma de aire.  Literalmente se siente el ruido del aire cuando choca contra vos y te deja todas las arrugas que tenes,  en la nuca.

ANTES DE SALTAR ALTURA PARACAIDAS MANEJANDO LLEGADA EN VUELO VOLANDO3 VOLANDO2 PLANEANDO VOLANDO4

Luego de unos 45 segundos que no lo parecen la situación cambia súbitamente. De repente se siente como un tirón, como que se detuviera la caída. Sobreviene,  un plácido silencio y parece que ahora estas flotando. El paracaídas se abrió, gracias al cielo.

Luego de realizar varios círculos, te vas acercando a la tierra, deseando que el viaje no terminara nunca. Por último aterrizamos en un campo vecino, y ya en tierra, una última ráfaga de viento hace que  el paracaídas nos arrastre un poco sobre el pasto haciéndonos tragar tierra.

Las sensaciones registradas en todo este viaje son difíciles de explicar con palabras. Pero todas han sido buenas.

Espero que todo este relato los anime a  imitarme. No se van a arrepentir. Por último y no menos importante, es que el costo de realizar esta actividad, se paga recién al regreso. De esta manera uno está exento de abonarla si el salto no terminó en un éxito (por ejemplo descender a mayor velocidad que la calculada). Es un plus de beneficio.

¡¡¡ Muchas gracias a la Escuela de Paracaidismo de Rio III !!!

Todo lo relatado, no necesariamente fue real. La verdad podes encontrarla aquí: https://www.youtube.com/watch?v=ojQlDm5DSaoTA

Turismo de Santa Semana

El pasado fin de semana fui invitado a visitar el establecimiento Casa de la Montaña Ave María, perteneciente a un buen amigo y colega profesional. El mismo se encuentra ubicado en cercanías de la localidad de Villa Cabana, en las serranías cordobesas, a pocos kilómetros de la ciudad capital.

Invité a que me acompañara,  a una amiga que conozco desde hace mucho tiempo y que  sabía que no se iba a negar. Partimos el sábado bien temprano para aprovechar la fresca y poder disfrutar del día completo. El viaje se desarrolló sin inconvenientes y a media mañana, luego de seguir las acertadas indicaciones del  dueño de casa, llegamos al  destino previsto, para pasar a disfrutar inmediatamente de la tranquilidad del entorno acompañados con unos mates amargos.

La posada se encuentra enclavada sobre la ladera de una montaña, cuenta con un amplio parque con añosos árboles, cuidado jardín, y una vista muy buena de los alrededores. Tiene también arroyo propio, que  cruza la propiedad  y que al momento de nuestra visita se encontraba crecido.

arroyo.jpg

Las instalaciones de dimensiones generosas, cuentan con todas las comodidades, espaciosas habitaciones, luz eléctrica, calefacción, agua caliente y fría, televisión , teléfono etc.

El lugar se encuentra aislado de ruidos y bochinche, no tiene vecinos cercanos. Solo se escucha el murmullo del agua y el canto de algunas aves. Es una invitación a hacer relax, (vulgarmente rascarse las b….) y no pensar en nada que no sea otra cosa que disfrutar del momento.

Pero esto no es todo. En el lugar se pueden realizar otro tipo de actividades como son:

Juegos de salón varios, Ping pong, Croquet, Bochas.

Cabalgatas. 

Caminatas o Trekking de montaña

Ciclismo de montaña o Mountain-bike 

Despues de un abundante almuerzo, (y siguiendo el llamado de la sangre indómita) decidimos realizar una de las actividades propuestas:

Mountain-bike por el Cerro Pan de Azúcar. Es así que cada uno escogió una bici acorde con sus características y dimensiones y salimos a la calle a pedalear.

Les aclaro que esta actividad, se realiza con el acomañamiento de una profesional y un vehículo de apoyo durante todo el trayecto.

El recorrido comprende de una primera etapa de 4 kms aproximadamente de precalentamiento, que atravieza la villa y  lugares cercanos.

La segunda estapa, comprende unos 67 km que corresponden al cerro Pan de Azucar, todo camino pedregoso y sinuoso de montaña que finaliza en la ciudad de Cosquin.  El día se prestaba para el paseo, por lo que hicimos el trayecto con mucho tráfico y en la cima gran cantidad de turistas para hacer el paseo de la aerosilla hasta la cruz.

Personalmente disfrute mucho este por decir “paseo”, salvo algunas partes de mi cuerpo que se resintieron por  el trato duro ante la falta de amortiguadores de la bici elegida ( ¡¡ lo que es no saber !!)

Aclaración: Donde dice 67 km, quise decir 6 o 7 kms.  Y algo de no menos importancia, es que todo el trayecto se hace en BAJADA POR LO QUE NO HAY NECESIDAD DE PEDALEAR.  

El regreso, lo hicimos por el camino de El Cuadrado que une las localidades de La Falda con Río Ceballos y por supuesto en la CAMIONETA.

Luego de un baño y una frugal cena nos entregamos al descanso que estabamos necesitando. (Algunas partes mas que otras)

El día domingo amaneció soleado por lo que luego, de desayunar decidimos realizar el

Trekking de Montaña en el Cerro La Cantera. Quiero aclarar que aquí fuimos llevados engañados por nuestro  amigo que nos aseguró que entre idas y vuelta, el mismo no insumiría  mas de 2 horas.   

Este “paseo” que podría llamarlo también “expedición peperinistica” nos llevó a friolera de 4 horas, que incluyen 2 horas de caminata desde la base a la cima, que como comprenderan es todo EN SUBIDA. Cosa que nunca, en  MI VIDA había realizado.

Ma referí a “expedición peperinistica”  porque en el trayecto fuimos realizando la busqueda  de esta especie aromática tan consustanciada con el ser cordobés, la Minthostachis mollis, llamada comunmente PEPERINA y que se usa para acompañar el mate tipico de Córdoba.

Resumiendo, haciendo gala de mi buen estado físico y mi imposibilidad de distinguir la peperina entre tanta maleza,  lo unico que me quedo, fue llegar primero a la cumbre. Desde este lugar se puede disfrutar de una vista panorámica de todo el valle e incluso la ciudad de Córdoba  que hizo que todo lo andado , valiera la pena.

paisaje.jpg

Aclaración: El regreso se hizo con una bolsa llena de ramas de peperina, luego de someter a las plantas encontradas a una poda forzosa pero racional, de nuestra parte.

De nuevo en la Posada y demostrando sus dotes de asador nuestro anfitrión nos agasajo con una muy buena parrillada que sació nuestro hambre.

Luego de una pequeña siesta, para recuperar fuerzas, emprendimos el regreso a nuestra ciudad, a la cual arribamos apenas entrada la noche. 

 Casa de la Montaña Ave Maria (Calificación 1 a 5)

  • AMBIENTE  5
  • ATENCION 5
  • COCINA  3,141516
  • TARIFAS  (Para 2 personas)  u$s 300/día

Para finalizar: ( y fuera de bromas)

Queremos agradecer a nuestro amigo y a toda su familia habernos invitado a conocer y disfrutar de este hermoso lugar, y dejarnos pasar este fin de semana en su agradable compania.

¡¡QUE SE REPITA !! 

Caminante. La zaga

Días pasados hice una pequeña descripción del recorrido que hago usualmente cuando salgo a caminar. Hoy quiero referirme a aquellas personas, conque suelo encontrarme en esas caminatas.

Es muy difícil hacer una descripción  que abarque la totalidad de los mismos, por la gran diversidad de especimenes que se pueden observar (aclaro que la descripción que realizo corresponde exclusivamente al genero Homo erectus subespecie varillensis andariegus).

Por ese motivo opte por hacer una clasificación de acuerdo a determinadas características o cualidades. De esta forma surgen  varias posibilidades que paso a describir.

Por Modelo

Caminantes Modelo 80 en adelante: Comprenden aproximadamente un 50% de los observados. Son los mas móviles y llamativos (baúl  y paragolpes delanteros de generosas dimensiones) y los que motivan a la mayoría del sexo opuesto sacar pecho, esconder la panza y a acelerar el paso tras ellos.

Modelo 60 al 70: representan un 40 % de la muestra  Algunos en buen estado de conservación y otros que pasaron por chapa y pintura. El chasis todavía en condiciones aceptables.  

Modelos anteriores al 60: Incluye el 10% restante y son los que se encuentran en condiciones de ingresar al plan canje.

Por sexo

Hombres 30%

Mujeres 40 %

Bombones 30%

Ambivalentes:   No observados

De acuerdo a su condición:

A ) Caminantes obligados. Raramente solitarios, usualmente se los ve acompañado por otra persona, generalmente su pareja. Se los distingue porque marchan

1) por detrás del acompañante, esforzándose por seguirle el paso. Lo hacen con la mirada fija en el piso, hombros caídos arrastrando los pies dando la impresión que son llevados por un collar y correa invisible por la otra persona.

2) por delante del acompañante, Con las mismas características del anterior pero el acompañante  los va azuzando e increpando para que apuren el paso con una varita en la mano para que no se detengan.

 

B) Caminantes voluntarios.

1) Solitarios. Es común que caminen con auriculares puestos escuchando música y disfrutando del paisaje.

 2) En  pareja. En este caso el rasgo distintivo es la  mirada alta y el  paso firme con una perfecta sincronización en la marcha entre ambos ( izquier, derech, izquier, derech). Generalmente caminando a la par.

En algunos casos, marchan delante del acompañante y se los puede confundir con la clase A2,  pero en este caso se debe a que tratan de escapar de la cháchara del mismo.

3) Caminantes en grupos: tres o mas que se desplazan ocupando toda la senda y obligando a  los demás a adelantarse por la banquina. Se los observa en charlas animadas donde se intercambia información, haciéndolo por turnos según la distancia a recorrer. A mayor información mayor distancia recorrida. Cuando la buena nueva es muy jugosa, para asimilarla correctamente, el grupo suele detener su marcha en forma abrupta sobre la senda provocando caos y embotellamientos en el tráfico.

Por su periodicidad.

1) Caminante ocasional o lunático. Llamados así porque es el día lunes cuando usualmente se los suele observar. Después de sufrir un ataque de gula durante el fin de semana salen al ruedo para hacer un mea culpa, acallar su conciencia y por lo menos gastar 50 calorías de las 5.500 que consumieron el sábado y domingo.

2) Caminante persistente: Incluye a los que a pesar de hacerlo casi diariamente y del esfuerzo que demuestran nunca lograran los objetivos planeados. Quizás lo alcancen cuando la senda este llegando a alguna localidad vecina.

Según su vestimenta

1) Con ropa deportiva, es decir con la ropa adecuada para la tarea que realizan. Se ven especialmente mujeres, con atuendo, calzado y accesorios al tono.

2) Con ropa de trabajo: aquellos que transitan la senda como paso previo a su llegada al hogar.

3) Con ropa de calle: Son los indecisos que se  niegan a usar los cortos o el jogging  principalmente por que no están convencidos  de las bondades de la caminata.

Según la trayectoria:

1)Caminante repetitivo. Son todos aquellos que caminan siempre la misma distancia, no desviándose un ápice del trazado original. En caso de estar la senda ocupada, detiene su marcha y esperan que se despeje.

2)Caminante aleatorio: Son aquellos que como las hojas muertas van para donde sopla el viento. Suelen sorprender al resto de los caminantes al cambiar de dirección sin previo aviso. Sin embargo, en un estudio mas a fondo del trayecto que realizan estos individuos se verá que están directamente relacionados con el que llevan a cabo los modelos mas nuevos,  que actúan como un polo de atracción. Por eso a esos caminantes también podrían llamárselos  imantados.   

Con esta clasificación creo haber hecho una descripción completa de la fauna. No es algo estricto ya que cada individuo puede estar comprendido por 2 o mas clases, y la inclusión en una u otra categoría puede ir cambiando con el tiempo.

Sería muy importante que otros  usuarios de la senda hicieran su aporte para enriquecer este estudio.   

Caminante

Caminante no hay camino, solo senda peatonal. Caminante son tus huellas y al volver la vista atrás veras  la senda que mañana volverás a transitar” (perdón, perdón, perdón J.M. Serrat y A. Machado por este atrevimiento.)

Hace ya un  tiempo un día cualquiera, me levante y me dije: “Tengo que salir a caminar”  (quizás  por el mismo impulso que sintió  Forrest Gump, aunque el era mas sacrificado y recorrió medio país corriendo)

Hoy al transitar por este camino repetido, me siento acompañado por muchos otros, desconocidos o no,  que sintieron la misma necesidad.

Alguna vez, alguien me pregunto: Para que caminas vos?? Se me ocurren muchas razones, por ejemplo:

Para distraerme.

Para bajar la zapán.

Mejorar la circulación sanguínea.

Para escaparme de casa.

Para bajar el colesterol.

Para estar en forma.

Para que me vuelva a crecer el pelo.

Pero pensándolo bien el principal motivo es POR QUE SE ME DA LA GANA

La verdad es que analizando la situación, se que tengo un físico privilegiado, ni un gramo de grasa de mas. En todo caso algunos de menos.

Pienso en todos aquellos que SI necesitan caminar Quizás al verme, sientan algo así como un malestar interior o les provoque un cargo de conciencia por no tener la fuerza de voluntad suficiente para hacerlo. Entonces me digo: ¡Estoy haciendo algo bueno por todos ellos! ¡Adelante!

La caminatas comenzaron de a poco, en forma solitaria y luego  acompañado por algún familiar. El trayecto era sencillo, un ir y venir, por la misma senda.

Hoy el itinerario que recorro, 4 o 5 veces a la semana tiene una longitud de 6.432,48 mts. que me lleva aproximadamente 1hs y 15′ a una velocidad crucero de 5,15 km/hora (exactamente 4.595 pasos dados con mi pierna izquierda y  ¡¡coincidencia!! la misma cantidad con la derecha.)

Para una mejor descripción del trayecto lo voy a dividir en varias etapas.

Etapa1: Etapa  de transición    Salida desde el hogar hasta llegar a la autopista principal o senda peatonal propiamente dicha.

Esta etapa tiene la particularidad que puede ir cambiando según los deseos del caminante ofreciendo múltiples variantes. Pasamos por distintos calles con construcciones diversas  y especialmente, variedad de veredas que con sus distintos niveles te obligan a prestar una atención permanente a cada paso. Al pasar por el frente de alguna casa uno puede encontrarse con algún perro feroz que nos ladra en forma sorpresiva  a través de una reja, hecho que nos hace subir en unas décimas de segundos las pulsaciones a 200 y nos surja al instante la pregunta: Será segura la reja?? 

Etapa 2  Senda peatonal. Esta puede dividirse en distintas sub-etapas según la zona atravesada.

Etapa 2-1. Se inicia en la Ciudad de los Niños  y  finaliza en
la Ruta 13.

Parte de este recorrido se hace bordeando el Canal Central. En este sector Ud, puede deleitarse con la vista de algunos hermosos y cuidados  jardines de casas de barrios residenciales.

Podría llamarse también ” Zona de pesca 1”. Es común encontrar aquí chicos, solos o acompañados por mayores, dedicados a la actividad de pesca. Esto se da especialmente luego de días de lluvia, donde en el canal uno se puede encontrar con innumerables sorpresas. El agua nos trae, bolsas con residuos domiciliarios, botellas plásticas de variados colores, pañales descartables, cajitas de tetrabrik, plásticos varios , etc. etc. y por supuesto no me olvido de las Mojarritas

Etapa 2-2 Desde la Ruta hasta el Cementerio local.

Como ocurre en todas las rutas del país aquí el tránsito  es caótico. La senda no esta demarcada por lo que los transeúntes no respetan la mano, transitando inclusive en zig-zag sobre la misma. Aquí también es muy común el adelantamiento indebido por ambas  banquinas. En este sector es donde se desarrollan las mayores velocidades. Conviven aquí los modelos de la época del 50-60  que circulan a baja velocidad con los modelos mas modernos, 80 en adelante, muy vistosos,   que desarrollan mayor velocidad y en general son poco propensos a respetar  las reglas mas elementales como por ejemplo el  aviso de sobrepaso, generando sustos y sobresaltos a los demás caminantes.

Al margen de todo esto, este trazado maravilloso,   nos muestra  la inmensidad del campo abierto, la verde vegetación, con sus animales pastando tranquilamente allá a lo lejos.  Incluso y aunque uno no los pueda ver, en días de viento del Este  u Oeste nos llega el agradable aroma de algún criadero de porcinos o de algún tambo de la zona, que  inunda todos nuestros sentidos.(Debe ser este el motivo por lo que la gente decide transitarlo a gran velocidad.)

Es la “Zona de pesca 2”. Aquí además de Mojarritas uno puede cruzarse con algunos Bagres , que inexplicablemente en lugar de encontrarse en el canal, transitan por la senda. 

En este sector no es sorprendente tampoco encontrarse con perros de todos los tamaños y colores, con y sin correa, chicos haciendo carreras de  bicicletas, algunas motos haciendo willy  y  en ocasiones uno  puede tener la suerte de observar un automovilista que usa este sector para probar el coche.Al llegar al cementerio, se procede a realizar el camino inverso.

En estas dos etapas vemos que siguiendo con las directivas del gobierno nacional dadas para el ahorro de energía, las luces “brillan”….. por su ausencia, haciendo las delicias de parejitas enamoradas.

Etapa 2.3  Centro cívico.

Aquí esta la opción de seguir por senda de cemento o acortar camino a campo traviesa para los mas audaces.  En este sector se puede admirar una serie de edificios públicos y otros que hablan de la historia del pueblo. El tránsito peatonal se hace mas pausado, no así el vehicular ya que se trata del centro de la ciudad. Es el sector preferido por los modelos más nuevos y  mejor conservados ya que les permite exhibirse  frente a gran cantidad de admiradores provocativamente y sin inhibiciones.

Etapa 2-3  En construcción. Desde el Centro Cívico hasta
la Avenida Centenario.

Senda de tierra, que se hace intransitable en días de lluvia, salvo con pantaneras. Zona parcialmente habitada, con no muy buena iluminación durante la noche,  que la hace especial para aquellas mujeres que la transitan en forma solitaria y que les gusta sentir la adrenalina correr por sus cuerpos.

Etapa 2-4  Avenida Centenario hasta Rotonda de los Inmigrantes. 

Este sector cuenta con muy buena iluminación, senda en muy buen estado y hermosa vista.  En esta etapa  Ud. puede complementar la caminata con ejercicios  de cintura La presencia de numerosas palmeras al costado de la senda obligan al transeúnte a inclinarse a un lado y otro para tratar de esquivarlas. Muy utilizada por los habitantes de la zona sur de la ciudad.  Zona no apta para la pesca por dos motivos: 1) el canal rara vez trae agua y 2) demasiada iluminación que impide utilizar el anzuelo.

Etapa 3  Etapa de transición desdeCentro Cívico al Hogar Dulce Hogar. Las características de este tramo son similares a las dela Etapa 1

Quiero destacar y recomendar a los potenciales usuarios de este tour, que lo hagan acompañados de un guía experto. Este guía que les ira relatando al paso por cada lugar, distintas anécdotas  y  les brindara por el mismo precio además  un detallado informe de los ocupantes de tal o cual casa y sus historias si las hubiera.

Como la información suministrada por el guía suele ser muy abundante, puede producirse una saturación auditiva por lo que recomendamos llevar para alternar, un buen  equipo de audio con auriculares o un buen par de tapones para disfrutar del silencio. Esto hará más placentera la caminata, inclusive motivándolo a caminar con más energía para terminar el recorrido lo antes posible. (A los interesados en el recorrido puedo recomendarles un guía experto.)

Para finalizar, les digo que tengo el anhelo de poder llegar a disfrutar en corto tiempo junto al resto de los caminantes,  de la ampliación de esta senda, que nos permitirá llevar el espíritu indómito que nos invade, hasta los más recónditos, inexplorados  y poco conocidos lugares  de nuestra ciudad.

All rights reserved.

El deporte es salud. Es?

Desde chico me dijeron tenes que practicar algún deporte. Hace bien para la salud, no podes estar todo el día en el baño, etc. etc. De tanto escucharlo, como tantas otras cosas, uno termina repitiendo lo mismo a sus hijos. Pero la realidad  es que siempre me dedique a practicar ningún deporte con regularidad.

Sin embargo. Sin embargo,  desde hace aproximadamente 10 años, (el alemán no me permite saber la fecha con exactitud) ya grandecito, y con la aparición y auge del paddle, comencé a dedicarle algunas horas mensuales a este deporte.

Recuerdo los primeros tiempos donde el único turno que conseguíamos era después de medianoche, y en una cancha descubierta. En el verano la lidiábamos con los bichos atraídos por  las luces y corrías aplastando cascarudos y en el invierno con la niebla y la humedad haciendo equilibrio sobre el piso mojado. Fuimos nominados para el record Guinnes por  Pelotitas Perdidas por Partido. Al no tener contención, superábamos alegremente 1 tubo por noche.

Luego vino la época de  Zona Norte  donde, con instalaciones flamantes,  pudimos desplegar todo lo aprendido anteriormente.

De esta época me viene a la memoria un jugador hábil pero muy temperamental. Siempre pensé que nos daba ventajas para jugar, ya que antes de ingresar a la cancha y en el entretiempo se  fumaba un Colorado como precalentamiento.

De el aprendí las 100 Maneras de Tirar y Romper Una  Paleta, que lamentablemente por falta de  presupuesto después de romper esa última paleta no volvió mas  a la cancha.  

Supimos también,  tener la agradable compañía de los hijos de alguno de los jugadores, que con su algarabía y bullicio, trepaban al tejido y a las columnas de alumbrado, corrían y saltaban por las tribunas,  poniendo a prueba nuestra capacidad de concentración en el partido.

Para algunas fechas especiales,  posterior al juego y  excepcionalmente supimos departir un asado en compañía de respectivas novia-esposas-hijos.

En fin, con la  compañía de algunos amigos hemos estado jugando a lo largo de todo estos años y con algunas interrupciones temporales  por lo menos una vez por semana. 

Puedo decir con orgullo que después de todo este tiempo y de largas horas en la cancha, nunca he aprendido a jugarlo bien y sigo siendo un mal jugador y para peor ingresado ya en la categoría de veterano.

El grupo fue cambiando con el tiempo, se produjeron algunos abandonos por diversos motivos. Ya sea por incompatibilidad de horarios, cancelación del permiso de la esposa para salir de casa, edad avanzada, preferencia por otras actividades como comer asados, pérdida de la única paleta con la que contaban  y rescato sobremanera a aquellos que abandonaron porque se dieron cuenta que nunca iban a aprender a jugar.

Volviendo a la época actual, hoy el grupo se halla conformado por 4- 5 jugadores que se van alternando de acuerdo a sus posibilidades.

Jugador Nro. 1   Doctor de animales (verdaderos animales). Característica  principal: parece un osito. Jugador de gran intuición para captar las intenciones del oponente pero con algunas fallas de coordinación, encontrándose siempre en el lado opuesto a donde va la pelotita.

Con el paso de los años ha logrado que al toque mágico de su paleta,  la pelotita, por efecto de una atracción irresistible se  vea impulsada a salir disparada hacia las cabreadas de la cancha que se encuentran a 6 metros de altura. Hecho comprobable estadísticamente a lo largo de los años.

 

Jugador Nro.2  Metalúrgico y apicultor por convicción. Se caracteriza 1º por su fuerza muscular desarrollada a lo largo de interminables  años de lidiar con pesados motores 2º por su fuerza de voluntad de seguir insistiendo con este deporte.

Jugador de fondo de cancha. Por momentos confunde este juego con el de frontón, logrando con sus tiros violentos que la pelotita se estrelle por encima del 1,5 mt de altura y poniendo en peligro la salud de sus contrincantes….. y de la pelotita.

 

 

Jugador Nro. 3  Estudiante y metalúrgico en grado de tentativa. El más joven del grupo, en la edad que comienzan a salir los pelos en las manos.  Esto hace que su desempeño en la cancha sea muy cambiante a lo largo de las semanas. Pasando por épocas donde es capaz de caminar por las paredes con otros donde se lo ve arrastrándose en forma lastimosa.

Jugador de red por excelencia, sabe ubicarse en el lugar exacto cerca de la misma, logrando que la red y la pelotita se encuentre frecuentemente durante le partido.

 

Una mención  aparte merece la combinación y el encuentro del Jugador Nro 2 y 3 en el mismo lado de la cancha. Los resultados obtenidos por dicha combinación son muy disímiles y lamentablemente todavía no se ha podido descubrir sus causas. 

Pueden pasar  de momentos de gloria a momentos de zozobra sin aviso previo. En este caso, ambos suelen entablar lo que se llama conversación entre sordos, abundando las miradas amenazantes, los consejos no escuchados de cómo tendría que haber devuelto esa pelota para que no fuera a parar fuera del campo de juego o “seguí así y esta noche dormís afuera”. 

Jugador Nro 4. Analista. Llamado jugador comodín, por dos motivos, 1º esta cuando hace falta uno para completar el cuarteto, y  2º porque devuelve las pelotas que están al alcance de su brazo,  dejando a su compañero todas las restantes.

Es de destacar su desempeño en la red,  como sapo a la espera de las moscas está a la pesca de la pelotita, dejándolas con su toque sutil y efectivo, muerta e inalcanzable para sus contrincantes. Aunque esta jugada se la puede considerar ya,  como muchas especies animales en el mundo, en peligro de extinción. 

Jugador Nro 5    Apicultor. Característica principal: tener la lengua más rápida que la vista. Jugador más veterano con fallas en el sistema de calefacción, haciendo esto,  que recién se caliente al final de la contienda.   El mas inteligente de todos, ya que ha logrado aprender algo de todos sus contrincantes. Lamentablemente no siempre lo mejor de cada uno.  Tiene esos días donde el sistema locomotor actúa independientemente del  sistema nervioso y se pregunte insistentemente: Que hago yo aquí??

 

He de hacer notar que estos encuentros, no solamente significan poner en funcionamiento todo nuestro aparato locomotor. Las características especiales del campo de juego permitan desarrollar algunas otras  cualidades y sentidos. 

Uno de ellos: la vista.  Para agudizar el sentido de la vista, la administración del establecimiento con buen criterio, regula la cantidad de luz en la cancha,  apagando alguno de los reflectores en forma periódica De esta forma nuestros ojos se van adaptando a la penumbra y .transformando una simple devolución de pelota en algo sujeto al azar porque no se ve un pomo.  

El campo de juego también  dispone sobre toda su superficie de pequeños rebordes y agujeros, que estratégicamente ubicados y al picar la pelotita en algunos de ellos, hacen que la misma salga disparada en forma aleatoria para cualquier lado, obligando al participante a dejar de lado toda lógica y devolver la misma como se pueda.  

Única es también la original red de medio campo donde la pelota puede pasar tanto por arriba como por abajo. Esto nos ha permitido desarrollar el sentido de la diplomacia y la paciencia. Para  no entrar en discusiones interminables “paso por arriba” “paso por abajo” etc. etc. todo se resuelve con un simple va de vuelta.  

Otras comodidades conque cuentan  las instalaciones son:

Baño des-instalado. Amplio y oscuro permite una evacuación de aguas en forma rápida. Distinto es el caso de tener en ese día cólicos estomacales y la necesidad de evacuar sólidos. En este caso es obligatorio el aguante hasta el final de la partida, convirtiendo al jugador que los sufre, en un bailarín de danzas clásicas, andando en punta de pies,  a los saltos, doblándose en dos y retirándose en forma abrupta sin saludar si quiera.

Para recomponer la perdida de sales durante el juego contamos siempre con una gran variedad de bebidas a nuestra disposición. Pero para demostrar nuestra hombría, por unanimidad decidimos solo beber agua. De la canilla. Pero en ocasiones especiales nos permitimos el lujo de agregarle hielo. Pero sin  derrochar.

Para finalizar y seriamente, quiero expresar, sin temor a equivocarme que a través  de todos estos años no ha habido nunca una discusión entre los participantes, lo que pone de manifiesto la amistad que existe entre ellos. (O pensándolo bien quizá sea la capacidad que tiene cada uno de disimular los enojos, o  la bronca del perdedor, o el dolor por el pelotazo recibido,).

De cualquier manera es este encuentro de paddle semanal, el momento de distensión, de hablar de mujeres, de bromas, de sacarse la rutina de encima y por último de practicar un deporte como quería mi mamá.