Años de plomo

Debo confesar que a pesar de mi aspecto pacífico y amante de la naturaleza y todos los seres vivos, en el transcurso de mi vida cometí varios asesinatos con premeditación y  alevosía.

Aunque estos,  premeditación y alevosía, en realidad hayan sido meros espectadores y no tengan  la culpa de nada.  Hechos que hasta el día de hoy han permanecido impunes, a no ser por el cargo de conciencia que llevo a cuestas.

Esta historia se remonta  a aquellos años, cuando todavía las estaciones del año, estaban bien marcadas. Cuando en el verano hacía esos calores sofocantes y tu mamá te obligaba a dormir la siesta ,  cuando el pueblo se llenaba de miles y miles de  mariposas de  distintos colores provenientes del campo circundante y por la tarde teníamos  conciertos de chicharras.

Cuando en le invierno verdaderamente hacía mucho frío y nos mandaban a la escuela en pantalones cortos, cuando a los mosquitos los sufríamos solamente en los días húmedos y no estaban  adaptados al freezer  como ocurre hoy.

Esta historia se remonta a aquellos años de mi niñez  cuando  viajábamos al campo de mis abuelos maternos, allá por ese lugar llamado Colonia Silvio Péllico.  Íbamos a  visitar a mi abuela Carmen que vivía acompañada por algunos de sus hijos y que se dedicaban a las tareas del campo.

Estas visitas eran generalmente de fines de semana aunque  también solía pasar estadías mas largas durante las vacaciones de invierno o de verano. Me gustaba viajar para allá, ya que en ese lugar había siempre innumerables posibilidades de entretenimiento,  de diversión, para jugar, investigar etc. Por mucho tiempo una de las maneras de pasar los días que mas me gustaba,  estuvo relacionado con la posibilidad de salir a la caza de plumíferos y otras especies.

Allí, en la casa de mi abuela,  me esperaba un Maheli 4,5, un viejo rifle de aire comprimido que previo despiece, aceitado y lustrado, con una culata flamante,  sería mi compañero inseparable durante todo esos días. Cada año como paso previo a los safaris,  solía hacer una  práctica  de tiro, poniendo algunas latas vacías  a cierta distancia, contra la pared del gallinero,   para poder regular la mira en forma conveniente y afinar la puntería.

Había distintos circuitos y lugares donde gastar los balines, como así también  podía elegir distintas horas del día: mañana,  tarde o noche.

A unos cien metros de la casa había, en un lugar apartado del resto de las instalaciones,  un pequeño monte de paraísos,  un monte abierto, donde  debido a que era el lugar mas tranquilo de la estancia era utilizado por muchas especies para anidar y donde se podían encontrar distintas clases de palomas, carpinteros, curucuchas, pirinchos o urracas, tordos, benteveos  y horneritos. Aunque este último,  era el único que por directivas mayores  se me estaba prohibido cazar, cosa que generalmente cumplía. Pese a que recorría el monte disparando una y otra vez hasta ahuyentar a todos sus pobladores, rara vez me dedique a saquear sus nidos. A lo sumo trepaba al árbol para investigar su contenido.

A un costado de la casa principal se encontraban un conjunto de grandes y veteranos eucaliptos. Allá arriba, cerca de la copa anidaban las palomas “caseras”,  las de mayor tamaño. Debido a la altura y al viento que movía las ramas, hojas y ……  a las palomas hacer puntería era todo un reto. Así nos íbamos  turnando para tirar hasta que la posible víctima se percataba que los tiros estaban dirigidos  a ella y emprendía vuelo o caía intoxica por el plomo. Este siempre fue el lugar  donde el promedio de plomo gastado por presa, trepaba hasta la estratosfera.

Entre las distintas construcciones se encontraba un gran patio, con piso de tierra, liso y parejo como cancha de bochas que era barrido todos los días por alguna de las mujeres de la casa. Aquí abundaban las casuarinas y otras especies de árboles que en el verano daban una buena sombra,  pero debido a la cercanía de la casa y al movimiento diario no había  mucha variedad de presas. En este lugar encontrábamos fundamentalmente gorriones que se acercaban a robar los granos destinados a las gallinas.

Alejándonos un poco en campo abierto,  nos podíamos encontrar con caranchos, lechuzas y algunos teros, que al acercarnos daban el grito de alerta y emprendían vuelo rápidamente. Esto nos obligaba a arrastrarnos cuerpo a tierra, para no ser vistos y así poder acercarnos lo máximo posible. Estos tiros eran en general los más difíciles por la lejanía. Y los que mas problemas nos traían al regresar a casa, por el estado calamitoso de la ropa.

Entre todas las instalaciones, había un gran galpón,  una construcción bastante grande,  que poseía algunas ventanas que casi siempre estaban clausuradas y donde solo se podía acceder por un gran portón  corredizo. Era el lugar  donde se guardaban algunas herramientas pero más  que todo servía como depósito de semillas o granos que se amontonaban a granel en algún rincón o donde se hacían distintas estibas de bolsas de  diferentes alturas. Creo que bien le hubiera cabido el nombre de  Laucholandia,  un sitio perfecto donde convivían numerosas familias numerosas  de roedores  en total armonía.

Aquí fui desarrollando mi profundo sentido de la observación, y otras cualidades como  la paciencia, la espera, y la serenidad (cualidades que años después perdí por falta de practica). Emulando a aquel francotirador alemán que desde el campanario de la iglesia del pueblo, cazaba al enemigo como ratas, yo solía ubicarme agazapado con mi arma (sin mira telescópica) en la cabina del tractor o sobre una pila de bolsas; con el ambiente en semi penumbras y cuando el silencio reinaba, comenzaban  a  aparecer tímidamente, por distintos lugares los pequeños habitantes. Sin hacer ningún tipo de ruido, elegía mi presa, apuntaba cuidadosamente, y cuando estaba seguro, disparaba. Se producía naturalmente un desbande general, cada cual buscaba el resguardo mas cercano. Mi puntería era mortífera. Rápidamente bajaba, retiraba la víctima y volvía a ponerme en posición para reiniciar el proceso, así horas y horas hasta que me acalambraba por falta de movimiento o el hambre comenzaba a hacerse sentir.

Otro tipo de caza exótica, era la que solo era posible llevar a cabo en el taller de reparaciones. Una construcción con altas paredes que en la unión con el techo de chapas acanalada dejaba el espacio suficiente para que lo habitaran seres alados, pero sin plumas, de piel suave y oscura pero repugnante, odiado por muchos y temidos por otros tantos: los murciélagos. Durante el día y por efectos del calor, a estos seres se los podía encontrar prendidos a la pared, cabeza abajo tomando fresco en la entrada de su morada.. Aclaro que para liquidarlos no hacía falta tener proyectiles de plata como algunos piensan. Allí caían fácilmente por efectos de mis disparos, en contraposición de lo que ocurría durante la noche cuando los veíamos volar silenciosos entre nosotros esquivándonos en forma sorprendente.

Cada incursión nos insumía cantidades siderales de proyectiles. Creo que la marca era Aimaretti, venían en una cajita verde de a cien y cada día desparramábamos muchas de estas por todo el entorno. El problema era cuando el día Domingo me quedaba sin nada. Tenía que apelar  con insistencia ante  mi tío Juan, que  siempre con buena disposición se llegaba hasta la casa del empleado de la Cooperativa local que a pesar del día feriado abría sus puertas para vendernos una nueva provisión de cajas. Generalmente terminaba agotando las existencias.

Un  párrafo aparte,   eran las salidas nocturnas. Recuerdo especialmente las noches de invierno, largando humo blanco al respirar por efecto del frío,  muy abrigados, después de la cena, con los bolsillos llenos de balines, y una linterna comenzábamos nuestro recorrido por la larga galería de la casa. Ahí, sobre los tirantes de madera, pegaditos al techo, pasaban la noche muchos de los gorriones que durante el día eran difíciles de agarrar, pero que en esta hora, se tornaban  presa fácil. Casi un fusilamiento, ya que poniendo el caño del arma a centímetros de su cuerpo  eran liquidados a quemarropa o en este caso a quemaplumas.

Luego recorríamos en forma sigilosa  las arboledas circundantes a la casa barriendo con el haz de luz de la linterna todo el follaje buscando las potenciales  víctimas  que descansaban  en un sueño reparador y que encontraban la muerte de manera sorpresiva sin posibilidad de escapar. En estos árboles encontrábamos también durmiendo placidamente en la altura, a salvo de  depredadores  innumerables gallinas de todo tamaño, que a cada disparo se revolvían inquietas y evacuaban su aparato digestivo regándonos con una lluvia semisólida. 

Estas excursiones de caza menor  eran una verdadera carnicería, una lucha desigual. ¡Lo admito!  Pero en esos años no sentía nada de culpa¡  Luego con los años uno va desarrollando otra forma de pensar y comienza a  preguntarse  porque lo hacía. Ahora cuando veo a los chicos tirando con un rifle o una simple gomera pienso en ir a decirles que eso está mal, que no se hace. Pero como pedirles eso si yo lo viví y cuando tenía esa edad:

 ¡¡ Como lo disfrute!!

Recuerdos cinematográficos

Al igual que lo que le ocurrió a Totó en Cinema Paradiso, el cine siempre ha estado presente a lo largo de mi vida. Pero no confundirse, me refiero a haber sido y ser fiel admirador y espectador empedernido de este entretenimiento y no a mi vida actoral, que en realidad no existe.

Algunos quizás,  de los que me conocen saben de esta historia, por eso, lo que hoy escribo está dirigido a todos aquellos que, solo han podido y pueden  disfrutar de las  películas  desde su casa y se han perdido conocer el cine como lo conocí yo  en  tiempos de la prehistoria.

En  mi época de colegio primario (allá por la década del 60), junto con hermano y amigos  los domingos después de almorzar, plena siesta,  íbamos al “matinée” del Cine Colón para ver series de ciencia ficción clase B y algunas de cowboy.

A eso de las  cuatro, le seguía el “familiar” donde te pasaban dos,  con intervalo incluido. Aquí aprovechábamos para llegarnos hasta el bar de Félix y Juan para comprar los mejores sándwiches de miga nunca degustados. Si mal no recuerdo estaban a la vista debajo de una campana de vidrio sobre el mostrador. No me acuerdo que tomábamos pero si de los sándwiches envueltos en un paquetito que comíamos mientras mirábamos la peli.

Mas de una vez, a mitad de la proyección aparecía el conocido “The end” debido a que el operador confundía el orden de las latas. Lo que provocaba una silbatina infernal, griterío, puteadas a granel y el zapateo de los asistentes que levantaba nubes de  tierra.Lo mismo ocurría cuando la  cinta se cortaba o se trababa en la máquina y había que esperar la reanudación previo corte de otros tantos metros que te obligaban a imaginar las escenas perdidas. Cuando el griterío era ensordecedor hacia su aparición el acomodador de turno para apaciguar los ánimos. 

Con el correr de los años, el entusiasmo por el cine no decayó. En esos tiempos teníamos función  durante toda la semana, dos películas para los martes jueves y sábados y otras dos para miércoles, viernes y domingo. Muchas veces hacía doblete. Pasaban hasta un informativo, Sucesos Argentinos, un poco atrasado ya que casi siempre eran noticias del año anterior y las “colas”, hoy los avances de los films de la semana venidera.  

De la época del secundario recuerdo “Las colegialas se confiesan” que era prohibida para menores de 18 y estuvimos con los amigos estudiando la forma de poder entrar a verla. Al fin lo hicimos, pero fue un fiasco ya que no aporto nada nuevo a lo que ya conocíamos de las femeninas. También de estas épocas son todos los espaguetis- western  como “El dólar marcado” y “Por un puñado de dólares” con Ringo Wood como primer actor, que después me enteré se llamaba Giuliano Gemma. Algunas donde podías ver alguna teta  como al descuido eran las italianas como por ejemplo “Homo eroticus supermacho” con Lando Buzanca que contaba las peripecias de un mucamo que tenía tres 0.

Aparte del cine Colón, teníamos otra sala el Cine San Martín, que nos permitía como en las “grandes ciudades” tener una cartelera mas amplía y la posibilidad de elegir.En estos años muchas veces concurría llevando compañía femenina. A diferencia de algunas parejas  que se iban a las últimas filas para trenzarse en juegos de manos, nos sentábamos invariablemente en las butacas de las filas laterales, a mitad de sala, sobre el pasillo para que nadie se interpusiera delante de la pantalla.

Aclaro que me molestaba y me molesta aun hoy cuando en medio de la función me piden explicaciones sobre la trama o en medio del suspenso te dicen: “Este será el que mato a la chica??. Solo tenían como respuesta un Ggrrrrrrrr ¡¡¡. En el descanso salíamos a comprar chocolates Aero o cruzábamos la calle para tomar un café y fumar un pucho.

Un recuerdo muy especial que conservo,  es de CINERAMA en la ciudad de Córdoba. Para los que no lo conocieron, les cuento que tenía una pantalla de unos quince metros en forma circular. Para poder abarcarla toda con la vista tenías que sentarte a mitad de la sala para atrás  porque sino, te la pasabas girando la cabeza como las lechuzas. La película se proyectaba con tres máquinas al mismo tiempo. Incluso eran filmadas especialmente para este sistema. Era un cine inmenso con butacas acolchadas color naranja, suelo alfombrado. Nada que ver con nuestros salas locales. Aunque vi varias películas en esta sala solo me acuerdo de algunos títulos como “El maravilloso mundo de los hermanos Grimm” , “El mundo está loco, loco, loco”,  “Grand Prix” sobre la Fórmula 1, con un muy buen tema musical,  muchas escenas filmadas desde el auto por lo que parecía que uno lo iba manejando. Creo que fue pionera en su época por estos efectos. Una de las últimas fue “Terremoto”, que sumado a las escenas tenía un innovador sistema de sonido que te  transformaba en una víctima mas del temblor.

Durante mi paso por la facu, allá por la provincia de Santa Fe, también teníamos un cine, el Cine Sombras, donde solíamos  concurrir en patota durante la semana, y algunas veces previo a algún examen  para bajar la presión interna y calmar las ansiedades. De esta época recuerdo cuando una noche lo llevamos al Gringo Podversich (mas o menos así), un entrerriano puro de pedigrí,   a lo que era su primera noche en un cine en su vida. No paraba de hablar y se la paso un mes comentando la experiencia y la película.

En general era omnívoro. Pero uno de los temas preferidos han sido siempre  las de ciencia ficción, aunque de La Guerra de las galaxias” solo vi la primera, pero a “Encuentros cercanos de tercer tipo” creo que 3 o 4 veces. Es difícil enumerar todos los títulos, porque son cientos, tengan en cuenta que el tiempo del que estoy hablando es bastante largo. Elijo  muchas veces por el director o productor, por eso creo que vi todas las de Spielberg, varias de Woody Allen o Clint Eastwood desde que actuó en “Lo bueno, lo malo y lo feo”, Almodóvar, Coppola, Kubrick, etc etc. Las de  James Bond con Sean Connery especialmente etc etc. 

Un párrafo aparte merece el gran Miguel PaulinoTato que por muchísimos años, fue el encargado se decirnos que podíamos  o no ver. Fue el que manejo la tijera de podar desde el 74 a 1983  En Cinema Paradiso esa función la cumplía el cura del pueblo, aunque este solo recortaba los besos. Así tuvimos que esperar varios años para poder ver “La Naranja mecánica” por ejemplo. Lo mismo pasó con  “Ultimo tango en París” donde Marlon Brando daba clases sobre el uso culinario de la manteca (es lo único que me acuerdo de esa película que pudimos ver algunos años después ya que fue prohibida en varios países incluido el nuestro).

Los recuerdos más lejanos que conservo en forma entrecortada como un film viejo  (quizás medio apolillado, por los años) los tengo del cine de mi pueblo natal, La Playosa y que ocurrieron en mi tierna niñez. No recuerdo como se llamaba la sala, pero en esos años pertenecía al Flaco Aimino y a Fazzio. En esos tiempos solía subir las escaleras, hasta el lugar donde el primero de ellos preparaba las cintas para pasarlas ese día. Allí hurgaba  en una caja donde  iban a parar los recortes y yo los  miraba a trasluz tratando de imaginar alguna escena. De esos años tengo grabado en la memoria una película “En la selva no hay estrellas”. Me quedo grabada porque no la entendí y después nunca más oí hablar de ella. Siempre creí que el encargado de pasarla, se habría confundido el orden de los rollos haciendo la trama imposible de entender. Otra que me quedo grabada fue “Ben-Hur” especialmente la escena de la carrera de cuadrigas que es espectacular. 

Lamentablemente todo lo bueno se termina algún día. Eso fue cuando cerraron las salas del pueblo y también esas grandes salas de Córdoba. Creo que la televisión y el video fueron los causantes. Al tiempo, por aquí volvió a reabrir el Colón, pero  hoy solo  traen producciones argentinas para chicos y el sonido es tan malo que se necesitan subtítulos para entenderlas.  En Córdoba de una, se hicieron cuatro, algunas cuando entras te producen claustrofobia, son tan chicas!!. Una buena parte de las funciones se dan para muy poca gente. “Pensé que iba a tener que ver la función sola”  me dijo una mujer mayor una siesta en día de semana cuando entré a la sala y ella era la única espectadora y donde terminamos siendo finalmente cuatro para el truco.

Hoy, debido a que las ocasiones que tengo de ver cine son contadas, estoy un poco más exigente en cuanto a calidad y aprovecho  el tiempo de que dispongo en elegir los mejores filmes. Sigo disfrutando, sentarme en una butaca mullida (sin pururú), piernas estiradas, distenderme  y meterme de cabeza en cada historia que se cuenta para sentirme un rato el protagonista de la película. 

FIN

Les Luthiers en el Orfeo

Por fin, después de una larga ausencia, Les Luthiers decide llegarse hasta Córdoba para presentar su último show Los Premios Mastropiero. El Orfeo a pleno.

Los conocí  hace unos cuantos años cuando los escuche por primera vez con el Winco  que tenían  una amigas. Ahí comencé mi colección que hoy está formada por varios long play, algunos casettes, luego vinieron los videos y le siguieron los CD. Todavía no tengo ni un  DVD.

Creo que todos los que seguimos a este grupo desde hace años sabemos que  su sola presencia ya es garantía de que uno va a pasar un buen rato. Y así sucede desde antes de que aparezcan sobre el escenario;  uno va precalentando todos los músculos de la cara,  esbozando las primeras sonrisas y distendiéndose plácidamente  para evitar una contractura.

El show trae  obras nuevas, salvo  el diálogo disparatado y delirante sobre el merengue y Terpsicores entre Mundstock y Rabinovich que aunque me lo se de memoria siempre me hace reír a carcajadas. Dos pantallas gigantes te permiten ver los gestos de ambos hasta el mínimo detalle.

Creo que de todas sus presentaciones, es en esta donde más utilizan esos  recursos que conocen muy bien que son los juegos de palabras y los  equívocos.Los Premios Mastropiero  que se van entregando a lo largo de la noche, me hizo acordar a los Martín Fierro de la televisión donde el canal organizador se lleva siempre la mayoría de ellos. Entre cada  entrega a las distintas categorías  se van escuchando distintos temas musicales. Uno de los más cómicos y que mas me gusto fue “Ya no te amo Raúl”, una bolera que interpreto Rabinovich. Para defecarse de la risa.

Para terminar y fueeeera de programa, del espectáculo Las Obras de Ayer presentaron “Pepper Clemens Sent The Messenger, Neevertheles The Reverend Left The Herd (Ten Step) y cuya traducción es “Schmerz, el mequetrefe, ese repelente vejete verde”  donde a medida que Mundstock va describiendo la obra  los músicos se ven obligados a ir cambiando de instrumentos. Geniales todos y  Rabinovcih en particular. Para defecarse Y orinarse de la risa.   

Espectáculo altamente recomendado para rejuvenecer algunos años. Caracúlicos abstenerse. 

Para terminar les dejo una recopilación de sus frases mas famosas que encontré navegando.

– El amor eterno dura aproximadamente 3 meses.
-No te metas en el mundo de las drogas… Ya somos muchos y hay poca.
-Todo tiempo pasado, fue anterior.
-Tener la conciencia limpia es síntoma de mala memoria.
-El que nace pobre y feo tiene grandes posibilidades de que al crecer, desarrolle ambas condiciones.
-Los honestos son inadaptados sociales.
-El que quiere celeste, que mezcle azul y blanco.
-Pez que lucha contra la corriente, muere electrocutado.
-La esclavitud no se abolió, se cambio a 8 horas diarias.
-Si la montaña viene hacia ti, Corre!! Es un derrumbe!!!
-Lo importante no es ganar, sino hacer perder al otro.
-No soy un completo inútil… Por lo menos sirvo de mal ejemplo.
-La droga te buelbe vruto.
-Si no eres parte de la solución, eres parte del problema.
-Errar es humano… pero echarle la culpa a otro es mas humano todavía.
-El que nace pa’tamal, nunca ‘ta bien.
-Lo importante no es saber, es tener el teléfono del que sabe.
-Yo no sufro de locura… la disfruto a cada minuto.
-Es bueno dejar el trago, lo malo es no acordarse donde.
-El dinero no hace la felicidad…. La compra hecha!!!
-Una mujer me arrastro a la bebida.Y nunca tuve la cortesíade darle las gracias.
-Si tu novia perjudica tu estudio, deja el estudio y perjudica a tu novia.
-La inteligencia me persigue… pero yo soy mas rápido.
-Huye de las tentaciones… despacio, para que puedan alcanzarte.
-La verdad absoluta no existe; y esto es absolutamente cierto.
-Hay un mundo mejor pero es carísimo!!
-Ningún tonto se queja de serlo. No les debe ir tan mal.
-Estudiar es desconfiar de la inteligencia del compañero de al lado.
-La mujer que no tiene suerte con los hombres, no sabe la suerte que tiene.
-No hay mujer fea, sino belleza rara.
-La pereza es la madre de todos los vicios. Y como madre..hay que respetarla.
-Si un pajarito te dice algo… debes estar loco pues los pájaros no hablan.
-En cada madre hay una suegra en potencia.
-Lo importante es el dinero, la salud va y viene.
-Trabajar nunca mato a nadie… Pero?? Para que arriesgarse???
-No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella.
-Felices los que nada esperan, porque nunca serán defraudados.
-El alcohol mata lentamente… No importa, no tengo prisa.
-La confusión esta clarísima.
-Matate estudiando y serás un cadáver culto.
-Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse.
-Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: “Tire” y “Empuje”.
-Para que tomar y manejar si puedes fumar y volar??
-Dios mío, dame paciencia… pero dámela YAAAA!!
-De cada 10 personas que miran televisión, cinco son la mitad.

Super K

super-k.jpg

Esta todo preparado para el estreno a nivel nacional de esta sensacional superproducción de la industria cinematográfica argentina basada en el best seller “Petróleo y Yo”. El próximo 19 de Julio de 2007 en las mejores salas del país podremos disfrutar del avant premier de esta nueva realización dirigida por Nestor I, el genial director de la recordada “El King Shesheador”. 

  Se da la paradoja que esta superproducción es la única que ya esta recaudando fondos (por parte del entorno) aun antes de estrenarse y de que ya cuenta con una dura crítica por parte de los espectadores antes de verla. 

Argumento

Son los inicios del Siglo XXI. El planeta tierra (o parte de el) trataba de recuperarse de la hecatombe provocada por la epidemia causada por el Retrovirus Delarruitis Cepa Unica  que destruyendo todo a su paso, había acabado con las esperanzas de sus habitantes,  revolcándolos en sus miserias mas aterradoras.

En esas circunstancias, llegados  de los confines  mas australes del universo, con su nave interestelar “Penguin I”, hacen su aparición Los Súper K, que toman el poder dejado vacante, por falta de inteligencia y de otros interesados.

Esta pareja de alienígenas  que pertenecen a una raza superior, llamada de los “pholítikos”,  cuentan con algunas características que los hacen muy especiales.  Aunque exteriormente es difícil  distinguirlos  de una persona común  y corriente han desarrollado una gruesa piel que los hace inmune a las adversidades climáticas,  a todo tipo de expresión de compasión, comprensión y misericordia y a todo lo que normalmente afecta al resto de los mortales sin que se les mueva un músculo de la cara.

Un carácter fuerte los hace muy perseverantes en su accionar. No conocen de desmayos en su afán de lograr sus objetivos aun a costa de un gran sufrimiento…por parte de los otros. Tienen la capacidad de adaptarse mediante el cambio de color o camiseta, en cuestión de segundos,  a cualquier medio adverso, tornando un ambiente irrespirable para ellos, en un paraíso,  sintiéndose como peces en el agua en cualquier situación.

Detrás de un rostro petreo esconden sus oscuras intenciones hasta que ya es tarde para sus desprevenidas victimas. Una vez colonizado el nuevo ambiente, permanecen en el,  hasta que acaban con todos los recursos cercanos, buscando inmediatamente un nuevo lugar donde proseguir con sus  fines.

Otra de sus cualidades es el poderoso instinto de conservación que muestran para el y para con  todos sus descendientes, lo que hace que una vez instalados y acomodados en un determinado ambiente se hace imposible ya,  su erradicación posterior.

Provistos de sus trajes intergalácticos especiales, estos le permiten ir almacenando e ir acumulando los  recursos  alimenticios y de los otros, a su alrededor en forma ininterrumpida para ser utilizados luego en caso de tener que levantar vuelo en forma sorpresiva.

Super K es uno de estos ejemplares que tiene a su vez algunos  poderes que le son propios. Un sistema visual bifocal y bi-direccional que le permiten detectar donde hay recursos frescos hasta una distancia de  mil kilómetros. El tener dos puntos de vista le permiten siempre encontrar el camino más fácil y más rápido para conseguir lo que desean, antes que el resto.

Quizás el arma mas importante que posee es el  “Kandidato-konvertidor ,  que simulando se un simple dedo,  hace transpirar sangre al resto de sus congéneres cuando lo utiliza.Este “dedo” verdaderamente revolucionario, cumple muchas funciones. Apoyado sobre su boca y agregando el sonido “SSSHHHHHH”, hace que inmediatamente cesen todas las voces de protesta a su alrededor.Puesto en forma perpendicular sobre su pabellón auricular, y ejerciendo una pequeña presión sobre el mismo,  le permite hacer oídos sordos a todo requerimiento que le hagan llegar. Tocando con su punta el ojo (sano) da claras señales de decir. ¡Cuidado con dejarme afuera del negocio!

El “dedo” utilizado en forma sistemática,  con pequeños movimientos circulares,  en los lugares mas recónditos del cuerpo humano, es capaz  de llevarnos a lo mas alto y a lo mas bajo,  de hacernos sentir las sensaciones mas horribles o mas placenteras, hacernos reír de alegría o hacernos escapar un lagrimón de gratitud, mientras nos corre un escalofría por la espalda.

Mediante este Kandidato-konvertidor o “KK”,  Super K va a producir una de las mayores transformaciones que marcaran por centurias el destino de la tierra y el futuro de sus habitantes. La princesa Super Kristina es elevada al rango de Primer Kandidato en un abrir y cerrar de los dos ojos de Super K.

Super Kristina , que venia sido vestida permanentemente por los mejores modistos del mundo, se la puede ver ahora  de la noche a la mañana con  un  simple baton floreado y pantuflas al tono que le permite mimetizarse con el resto de los terráqueos.

Muy atrás quedo la costumbre de no dar conferencias de prensa, de no  responder ningún tipo de pregunta ante la requisitoria periodística, y de negarse a las  chanzas con algunos de sus entrevistadores.Por el termino de los meses venideros ella se someterá a las preguntas, interrogatorios, cuestionarios y demás,  de todo entrevistador, periodista, encuestador que se le cruce, ya sea de medios escritos,  radiales, televisivos, y/o cualquier otro que exista o se este por inventar. Y a los que no vengan a ella, ella por propia iniciativa, será la que los detectará y se someterá mansamente a tan bajos instintos.

Contestará sobre cualquier tema que se le plantee mostrando siempre la totalidad de su perfecta dentadura, permaneciendo eternamente sonriente, en clara contraposición a lo que venia ocurriendo hasta ahora.  De aquí en mas se la verá nuevamente presente, en el lugar donde tienen su base de actividades, los especimenes de la raza pholítikos,  el templo sagrado de la Kámara de Senadores de la  Nación. Aquí  previa limpieza de las telarañas acumuladas en su  correspondiente aposento por falta de uso, asentara sus posaderas para discursear según la tradición, de utilizar muchas palabras para no decir nada.

Dejara de viajar por el mundo, pasando de los Champs Elyssee parisinos  y la Gran Manzana  a la Villa 31 y Fuerte Apache sin escalas y sin anestesia. Se la verá recorrer infatigable, despeinada y sin desodorante,  distintos centros de refugiados sobrevivientes, interesándose por sus necesidades. Incluso visitando algunos poblados aborígenes. (no será mucho?), dejando de lado las cómodas limusinas por los mas mundanos medios de transportes.

Quizás  aquí se podrá ver la mas  sublimes de las transformaciones conseguidas con el “Kandidato-konvertidor” o “KK” , el hecho de que  la Princesa Kristina verdaderamente se interese por el resto de los mortales,  papel genialmente interpretado por la protagonista, donde pone en cada escena  todas sus cualidades actorales.

La adrenalina va in krecendo, a medida que se acerca Octubre, la actividad de los Super K se vuelve kaótica y alokada, la kampaña entra en su máxima aktividad  hasta que  ocurre lo inokultable………. 

Este thriller político, ciencia ficción- vivencial autobiográfico será recordado largamente y pasará a formar parte de la historia viva del cine catástrofe. Filmada en los parajes mas indómitos y salvajes del conurbano bonaerense. Escenas de hondo realismo que le llegaran, en definitiva al fondo del korazón y de su bolsillo. Con un final electrizante que ni kristo conoce con exactitud ¡

¡No deje de verla¡¡   

  

Creer o reventar

 

Este fin de semana, fui testigo de un acontecimiento que creo, pocos tienen la oportunidad de ver. El hecho ocurrió más precisamente el día sábado por la noche en la ciudad de Villa María y se extendió hasta la madrugada…. del domingo por supuesto.

En verdad todavía no estoy seguro, si esto ocurrió en realidad o solo fue un sueño, o mi imaginación o una ilusión óptica y auditiva o como quieran llamarlo.

Pero como creo que se trata de algo extraordinario y poco común, decidí hacerlos participes, porque quizás  a alguno de ustedes, les haya pasado o les podría pasar en algún momento de su vida.

Según lo que pude averiguar, para que se de este fenómeno deben concurrir una serie de hechos, a saber:

Alineación de 4 planetas de nuestro sistema solar, no importa cuales.

Preferentemente mes de Abril

Noche de luna llena,  pero con lluvia.

Cada 40 años cronológicos (no importa si uno se siente un pendex de 30)

Que alguno de los participantes posea un pantalón rojo.

Voy a tratar de describir ese momento de la mejor manera posible,

Me encontraba en un gran salón de fiesta, sobriamente  decorado, iluminación poli cromática,  mesas, sillas  etc. etc. (no me voy a poner a describirles minuciosamente lo que es un salón de fiestas), donde  se “tocaba” música de los años 80 acompañada con imágenes de recitales en vivo.

Como si alguien hubiera abierto las puertas del pasado y de las fantasías, el lugar  se va poblando de personajes inverosímiles. En un momento me veo convertido en el gran Carlitos (me refiero a Chaplin, no confundan) seguido por Lulú, una conocida meretriz

( y cara)  venida desde famoso lupanar de  París, que no me perdió pisada en toda la noche.

Veo a mi derecha dos brujas que acaban de aterrizar, con sus vestimentas oscuras y oscuras sonrisas dirigiéndose al encuentro de un grupo donde sobresalían  hermosas hadas madrinas con sus varitas mágicas, vestimentas luminosas y luminosas sonrisas.

A mi izquierda se encontraban Cleopatra  con un soldado egipcio como guardaespaldas conversando animadamente con el César quizás sobre la ausencia de Marco Antonio.

Allá un ángel con sus alas emplumadas y dos cowboy  sin sus caballos comparten por momentos una mesa. 

Gran alboroto se armó cuando hacen su aparición un grupo de pollitos acompañados por una gallina clueca que va dejando un tendal de huevos a su paso. Mas allá un grupo de payasos con sus coloridas vestimentas. Gran tensión en el ambiente se produce cuando hace su entrada un guapo del novecientos, por suerte desarmado, acompañado por una percanta fiel, que le sigue sumisa dos pasos por detrás.  

El ambiente fiestero va in crescendo  con la llegada de bailarinas de remotos orígenes; sobresalen una centroamericana, una árabe, una española que comienzan a danzar al ritmo de la música. Una frustrada bailarina clásica, totalmente fuera de forma, con su hermoso tutu y medias desgarradas por su estrechez, deambula por el lugar  invitando a bailar  a quién se le ponga al frente.

El descontrol va en aumento a medida que aumenta el número de concurrentes, el volumen de la música y el contenido etílico de  los presentes.

Algo que nunca pensé  que iba a  presenciar es el encuentro de Lucifer y el Diablo (sí por partida doble) con algunos representantes eclesiásticos, un franciscano, un cura  hoy incomunicado y donde sobresalía el mismísimo  gran jefe de la iglesia católica. Lo vi con mis propios ojos: abrazarse, compartir la bebida y reírse como si fueran todos grandes amigos. Quizás festejando una futura repartija de las almas presentes.

No puedo dejar de mencionar de manera especial a una monja,  no se de que orden, pero totalmente fuera de orden, que con una vestimenta que fue lavada con agua a muy alta temperatura, dejaba al descubierto parte de su hermosa  anatomía. No paró un minuto de moverse a un ritmo alocado, con la copa (llena siempre) en la mano  y murmurando palabras incoherentes por todo el recinto.

El papa se vio asediado toda la noche por este personaje, por lo que en un momento dado, el mismo decide tirar los hábitos,  y se deviene en Mister Músculo, mostrando sin pudor sus bíceps, tríceps y porque no cuadriceps y lo mas llamativo una trabajada buzarda.  De aquí en más retozan toda la noche por la pista de baile.

Un profesor quien sabe con que oscuras intenciones, le ofrecía bebidas repetidamente a una inocente colegiala ataviada con una minúscula pollerita. Una falsa mujer (léase travesti o mujer con aparato) de pelo rubio y anteojos oscuros buscaba entre los presentes, presuntos clientes y termina haciendo pareja con una mucama que con su plumero le prometía removerle las telarañas.

Drácula, una vampiresa  y Frankestein, todos de Fantasmas Unidos, el sindicato que los agrupa, enfrascados en una discusión sobre cual es el grupo más sabroso (el sanguíneo)

El reino animal también estaba  presente con un cocodrilo al que le faltaban gran parte de los dientes y no podía comer (solo beber) formando pareja despareja con un gran toro holando argentino que arrastraba sus atributos por el suelo.

Un grupo de presos, escapados de quien sabe,  que unidad carcelaria  aprovechando estas horas de libertad y la ausencia de representantes de la ley, bailaban al ritmo de Fiebre del sábado por la noche y temas del grupo The Police.

En un momento dado comienzan a proyectarse una serie de fotografías que van  haciendo un derrotero desde la infancia hasta el presente,  de la vida de……el papa  o mister músculo. En algunas de ellas, a corta edad,  se lo ve haciendo la plancha. Ya más grande y con una familia a cuestas,  se lo ve haciendo la plancha. Y en las últimas fotos, de la actualidad,  (ahora sí) se lo ve…… haciendo la plancha. ¡¡ Increíble !!!

A mediados de la fiesta, estos personajes, mas los que me olvidé de nombrar por falta de memoria, se encuentran sumergidos en un baile alocado al ritmo de Kiss, los Bee Gees,  Village People,  ritmos brasileros, cuarteto cordobés  y los enganchados de Palito Ortega, siempre regado por abundante líquido para bajar la temperatura ambiente. Cada cual tratando de demostrar que sabe bailar, conversar, y beber al mismo tiempo.

Pero todo lo bueno tiene fin.

Al ir transcurriendo las horas el frenesí inicial fue disminuyendo, los ánimos se fueron apaciguando debido al cansancio dado por la edad (de los otros), y quizás,  al exceso de bebida (de los mismos otros).

Ya de madrugada muchos de estos personajes fueron  desapareciendo completamente  y muchos otros se fueron transformando en personas comunes y corrientes. Se fueron  agrupando alrededor de las mesas por aquí y por allá  y en ese momento pude observar en sus ojos como una  mirada perdida ya que  ninguno de ellos  podía  explicarse  lo que les había  ocurrido.

Se acabo, el sol nos dice que llego el final,
por una noche se olvido que cada uno es cada cual.
Vamos bajando la cuesta que, arriba, en mi calle,
se acabo la fiesta…(J.M.Serrat)

PD: Para recomendar el servicio de las mesas¡¡ (especialmente la morocha, ambas, dos)