Caminante. La zaga (Segunda edición)

Hace ya largo tiempo que vengo transitando  “La senda del caminante”  ( vulgarmente “chanchódromo”) que atraviesa gran parte de nuestra ciudad de Sur a Norte o Norte a Sur, que sería lo mismo, con lluvia, con sol o inclusive nevando.  Aunque al caminar casi todo mi cerebro queda en stand by, un parte del mismo, sigue funcionando normalmente (si se le puede llamar de esa manera). Es así que con la observación diaria de los distintos especímenes que pululan por la zona  van surgiendo en forma natural, sosegada, espontanea, laxa, pacífica, relajada, pausada, tranquila (¡ufa!) cualidades o características  que me permitieron hacer la siguiente clasificación, que trata de abarcar la totalidad de los mismos (aclaro que todas mis observaciones hechas corresponden exclusivamente al género Homo eréctil subespecie varillensis andariegus). Sería ideal acompañar esta clasificación con alguna foto de algún ejemplar, pero para no tener problemas de salud, he preferido no hacerlo.

Según Modelo

20150130_202949Caminantes Modelo 80 en adelante: Comprenden aproximadamente un 50% de los observados. Los del género femenino, son los más inquietos y llamativos (baúl  y paragolpes delanteros de generosas dimensiones) y los que motivan a la mayoría del sexo opuesto sacar pecho, esconder la panza y a acelerar el paso tras ellos.

Modelo 60 al 70: representan un 40 % de la muestra  Algunos en buen estado de conservación y otros que pasaron por chapa y pintura. El chasis todavía en condiciones aceptables.

Modelos anteriores al 60: Incluye el 10% restante y son los que se encuentran en condiciones de ingresar al plan canje.

Según sexo

Hombres 30%

Mujeres 40  %

Bombones 30%

Mamitas 10%

Ambivalentes:   No observados

Según su condición:

A ) Caminantes obligados. Raramente solitarios, usualmente se los ve acompañado por otra persona, generalmente su pareja. Se los distingue porque marchan:

               1) por detrás del acompañante, esforzándose por seguirle el paso. Lo hacen con la mirada fija en el piso, hombros caídos arrastrando los pies dando la impresión que son llevados por un collar y correa invisible por la otra persona.20150129_203253

Hace ya largo tiempo que vengo transitando  “La senda del caminante”  ( vulg “chanchódromo”) que atraviesa gran parte de nuestra ciudad de Sur a Norte o Norte a Sur, que sería lo mismo, con lluvia, con sol o inclusive nevando.  Aunque al caminar casi todo mi cerebro queda en stand by, un parte del mismo, sigue funcionando normalmente (si se le puede llamar de esa manera). Es así que con la observación diaria de los distintos especímenes que pululan por la zona  van surgiendo en forma natural, sosegada, espontanea, laxa, pacífica, relajada, pausada, tranquila (¡ufa!) cualidades o características  que me permitieron hacer la siguiente clasificación, que trata de abarcar la totalidad de los mismos (aclaro que todas mis observaciones hechas corresponden exclusivamente al género Homo eréctil subespecie varillensis andariegus). Sería ideal acompañar esta clasificación con alguna foto de algún ejemplar, pero para no tener problemas de salud, he preferido no hacerlo.

Por Modelo

Caminantes Modelo 80 en adelante: Comprenden aproximadamente un 50% de los observados. Los del género femenino, son los más inquietos y llamativos (baúl  y paragolpes delanteros de generosas dimensiones) y los que motivan a la mayoría del sexo opuesto sacar pecho, esconder la panza y a acelerar el paso tras ellos.

Modelo 60 al 70: representan un 40 % de la muestra  Algunos en buen estado de conservación y otros que pasaron por chapa y pintura. El chasis todavía en condiciones aceptables.

DSCN4194bbcModelos anteriores al 60: Incluye el 10% restante y son los que se encuentran en condiciones de ingresar al plan canje.

Por sexo

Hombres 30%

Mujeres 40 %

Bombones 30%

Ambivalentes:   No observados

De acuerdo a su condición:

A ) Caminantes obligados. Raramente solitarios, usualmente se los ve acompañado por otra persona, generalmente su pareja. Se los distingue porque marchan:

               1) por detrás del acompañante, esforzándose por seguirle el paso. Lo hacen con la mirada fija en el piso, hombros caídos arrastrando los pies dando la impresión que son llevados por un collar y correa invisible por la otra persona.

              2) por delante del acompañante, Con las mismas características del anterior pero el acompañante  los va azuzando e increpando para que apuren el paso con una varita en la mano para que no se detengan.

  1. B) Caminantes voluntarios.

               1) Solitarios. Es común que caminen con auriculares puestos escuchando música y disfrutando del paisaje.

               2) En  pareja. En este caso el rasgo distintivo es la  mirada alta y el  paso firme con una perfecta sincronización en la marcha entre ambos ( izquier, derech, izquier, derech). Generalmente caminando a la par.DSCN7661

En algunos casos, marchan delante del acompañante y se los puede confundir con la clase A2, pero en este caso se debe a que tratan de escapar de la cháchara del mismo.

               3) Caminantes en grupos: tres o más que se desplazan ocupando toda la senda y obligando a  los demás a adelantarse por la banquina. Se los observa en charlas animadas donde se intercambia información, haciéndolo por turnos según la distancia a recorrer. A mayor información mayor distancia recorrida. Cuando la buena nueva es muy jugosa, para asimilarla correctamente, el grupo suele detener su marcha en forma abrupta sobre la senda provocando caos y embotellamientos en el tráfico.

Por su periodicidad.

1) Caminante ocasional o lunático. Llamados así porque es el día lunes cuando usualmente se los suele observar. Después de sufrir un ataque de gula durante el fin de semana salen al ruedo para hacer un mea culpa, acallar su conciencia y por lo menos gastar 50 calorías de las 5.500 que consumieron el sábado y domingo.

2) Caminante persistente: Incluye a los que a pesar de hacerlo casi diariamente y del esfuerzo que demuestran nunca lograran los objetivos planeados. Quizás lo alcancen cuando la senda este llegando a alguna localidad vecina.

Según su vestimenta

1) Con ropa deportiva, es decir con la ropa adecuada para la tarea que realizan. Se ven especialmente mujeres, con atuendo, calzado y accesorios al tono.

2) Con ropa de trabajo: aquellos que transitan la senda como paso previo a su llegada al hogar.

20150130_2029493) Con ropa de calle: Son los indecisos que se  niegan a usar los cortos o el jogging principalmente por que no están convencidos  de las bondades de la caminata.

Según la trayectoria:

1) Caminante repetitivo. Son todos aquellos que caminan siempre la misma distancia, no desviándose un ápice del trazado original. En caso de estar la senda ocupada, detiene su marcha y esperan que se despeje.

2) Caminante aleatorio: Son aquellos que como las hojas muertas van para donde sopla el viento. Suelen sorprender al resto de los caminantes al cambiar de dirección sin previo aviso. Sin embargo, en un estudio más a fondo del trayecto que realizan estos individuos se verá que están directamente relacionados con el que llevan a cabo los modelos más nuevos,  que actúan como un polo de atracción. Por eso a esos caminantes también podrían llamárselos  imantados.   DSCN4209aab

Según la actitud:

1) Caminante cazador: se desplazan pausadamente observando detenidamente el andar, características y cualidades de los especímenes del género opuesto. Cuando detectan alguna imperceptible señal, se lanzan al ataque imprimiendo velocidad al andar,  cambiando el curso de su trayecto varias veces si es necesario.

2)  Caminante presa: Generalmente muy vistosos, no pasan desapercibidos nunca. Se detienen, varias veces para acomodar sus atributos y el atuendos.  Emiten feromonas o pequeñas señales que son captadas y analizadas por el género opuesto. Cuando hacen contacto automáticamente aminoran el paso para permitir el acercamiento.

 Con esta clasificación creo haber hecho una descripción completa de la fauna. No es algo estricto ya que cada individuo puede estar comprendido por 2 o más clases, y la inclusión en una u otra categoría puede ir cambiando con el tiempo.

Anuncios

Primeras impresiones

Tal como estaba previsto en el cronograma de actividades elaborado por el gobierno  durante el año en curso, y sin observarse ningún tipo de retraso, el día  31 de Diciembre de 2007 a las  00 horas, 00 minutos, 01 segundo dio comienzo el año 2008 como correspondía. Aunque algunos agoreros contrarios a Cristina,  presagiaban un retraso en la aparición del mismo, esto no se produjo. En  una entrevista televisiva, la presidenta recalcó la buena labor realizada por los funcionarios (incluido técnicos del INDEC)  que posibilito que el pasaje de un año a otro, se llevara a cabo sin contratiempos. Fue un inicio de año signado por la tranquilidad ya que hasta los fanáticos de la pirotecnia anduvieron con menguadas fuerzas para tirar los cuetes.

Lejos quedaron aquellos recordados finales de año donde por cadena nacional aparecía el ministro de economía de turno o el mismo presidente como ocurrió con Vital Surrouille, Erman González, Cavallo o Déla Rua (seguro me olvido de algunos) para darnos el regalo tan merecido que nos habíamos ganado por trabajar todo el año. Los memoriosos, dolorosamente los recordaran Que momentos emocionantes! Ellos sí, sin lugar a duda, lograron despertar en el pueblo todo, sentimientos profundamente guardados. Incluso, los  que ignorábamos que teníamos. ¡Cuantos murieron atragantados con la garrapiñada cuando los escuchaban!     

En realidad lo mas importante se produjo el día anterior, cuando por motivos ya expuestos con anterioridad, el mismo gobierno decidió adelantar la hora en 60 minutos.La primera consecuencia de tal medida, fue la desaparición como por arte de magia, de la expresión “ ..las 10 de la noche”, ya que desde ese momento  y hasta nuevo aviso, a  esa hora siempre será de día. Los especialistas dijeron que este cambio de hora podría producir algunas perturbaciones en la concentración, en la atención de las personas, trastornos en el sueño, aumentarían los accidentes de tránsito y/u otro tipos de accidentes.

Pasaron escasos días y ya pude corroborar  algunos casos. A la vuelta de la manzana, un señor que volvía de trabajar, sorprendió a su señora con las manos en la herramienta del plomero, quien había olvidado cambiar la hora y que se aprestaba a destaparle la cañería. Un olvido imperdonable que terminó con la pérdida de un cliente.

Otro caso motivado también por lo mismo,  fue el del peatón que se detuvo en medio de la calle a cambiar la hora de su celular, no advirtiendo  que raudamente se acercaba hacia el,  un camión Scania Max con acoplado cargado con 50 toneladas de cemento. Están tratando de identificar  al occiso. El celular intacto estaba en horario. 

No todos son  efectos negativos. En efecto,  esta medida de cambiar la hora,  a contado desde las primeras horas valga la redundancia , con el beneplácito de toda la comunidad de Santiago del Estero que les ha posibilitado extender la conocida siesta santiagueña por una hora más.

Hoy se celebra también el día de los Reyes Magos. Aunque uno, hace ya años que dejo de creer en esto (donde se vio un rey negro y rico?), siempre espera un regalito, aunque pequeño, pero regalo al fin. Una amiga, (más abajo les paso la dirección) se quejaba amargamente y me decía que ella nunca recibió  un presente aunque acostumbra poner los zapatos afuera, como es la tradición acompañados de agua y pasto para los camellos desde los 2 años.  Viéndola tan afligida, le propuse que este año cambiara esa costumbre; que sacara el pastito y el agua y que antes de ir a dormir, dejara en su lugar, la bombachita, el corpiño y la llave de la puerta de atrás. Con estas sencillas medidas, existe una alta probabilidad que en la noche reciba algo pa’ que tenga durante el resto del año El último consejo que le dije fue: Si te despertás  y ves que el/los visitantes no están vestido como reyes magos, disimula, disimula, DISIMULAAAA!!! 

En lo personal, y ahora  si hablando en serio, o mejor dicho escribiendo estas líneas seriamente puedo decir que en estos últimos días decidí, después de mucho pensarlo,  retomar la buena senda.  Hace unos meses atrás, por esas cosas del destino,  me vi.  obligado a dejar el camino que desde hacía ya tiempo venía recorriendo. No fue un momento fácil, lo admito. Siempre tuve una manera de transitar por la vida pero circunstancias que no se si comentar hicieron que estos últimos meses cambiara  radicalmente mi forma de afrontar el arduo camino, que es el día a día. Cambié y por unos meses, me deje estar, me abandone a la que me importa. Cambié mis reglas y acepte sin luchar,  lo que nunca antes había aceptado. Deje de lado mis objetivos de siempre, que en definitiva solo pretendían lograr ser una buena persona. Debo reconocer que en los primeros momentos, sin ataduras, disfruté con este nuevo orden. De esa pseudo libertad para hacer lo que se me cantaba, sin tener que rendir cuentas a nadie, más que a mi mismo. Quizás algunos que me conocen bien, se hayan percatado de los cambios, muchos otros, enfrascados en sus propios problemas ni lo habrán notado.  Lo cierto que esta nueva vida que pretendí encarar, terminó por asquearme. No me quejo, gané en experiencias nuevas, puedo sacar de esto muchas conclusiones que me servirán de ahora en más. Por suerte en este tiempo, ninguno de los que me quieren, salió lastimado. Por lo menos eso es lo que creo.

Por eso en estos últimos días, decidí,  volver a salir a caminar. Cuando hace unos meses me lesioné accidentalmente, me vi  imposibilitado de continuar participando en el circuito de la AMDP (*) e hizo imposible seguir disfrutando de la senda peatonal de mi pueblo. Fue un accidente tonto, que me desgarrara el gemelo de mi pierna izquierda. Pero uno solo eh!, aunque son gemelos. En realidad no se cual de los gemelos fue, si el que nació primero o en segundo término. Son idénticos por eso los confundo. Trato de distinguirlos por el carácter, uno es mas bien tranqui,  el otro una polvorita. Pero para hacerme renegar intercambian roles y ahí se pudre todo. Bueno en fin, espero que entiendan. Creo que me fui al agua como dicen ahora.

Eso me inmovilizo por largo tiempo y me transformé en un rengo más. Además de la inactividad a la que me vi forzado, por momentos tuve miedo de adquirir la mala fama que tiene algunos rengos de la zona, que algunos maliciosamente me hicieron notar. Así en este tiempo contemplé con un poco de resignación como iba cambiando mi cuerpo. No entiendo que pasó, pienso a lo mejor,  que fue por el mal uso del cinturón. No hablo del cinturón de seguridad. Quizás la costumbre de usarlo muy ajustado. Lo cierto es que todos los kilos ganados en estos nefastos días en lugar de repartirse equitativamente por toda mi anatomía, se fueron acumulando por decantación,  poco a poco,  por sobre el cinto que sostiene mis pantalones. Así,  hoy luzco una especie de embarazo ectópico nunca visto por estos lares,  que hizo necesario recurrir a ropa mas holgada y me obligo a agregar dos nuevas perforaciones en el cinto, después de  veinticinco años por lo menos, de tener la misma figura atlética  esquelética  que todos conocen. Esto que a muchos les parecerá una nimiedad, se esta convirtiendo en un trauma interno de incierta evolución.

Estos fueron los únicos motivos para retornar a la sana costumbre de caminar unos cuantos kilómetros diarios y tratar de  revertir este decadente proceso de transformación. Luego intentaremos volver a las canchas. Por lo pronto, comencé mis salidas por la senda que tiempo atrás describí con detalles en los post anteriores Caminante y La zaga. Lo hago cuando llega la tardecita, acompañado solo por mi sombra. Mejor dicho por mis dos sombras. No me costó nada. Lo hago con verdadero gusto y placer. Desde la última vez, he captado varios cambios. Por ejemplo los colores. No hay dos días iguales. Por momentos predominan los grises, rojos y negros. En otros,  los amarillos, blancos y verdes logran al entremezclarse una combinación tan placentera a la vista que invita a seguir caminado, caminando y caminando. Hasta los blancos, tan raros en la naturaleza,  aquí aparecen y desaparecen a cada paso.    

¡Y  los aromas! Que deleite mas sublime el captar por momentos esa fragancia primaveral  que huele a rosas y jazmines. Más  allá el viento trae, un perfume que me recuerda al  patio de una casa de campo donde se mezclan limoneros, mandarinos y naranjos en plena floración. Con las últimas luces del día  llega también como el aroma dulzón de la madera que evoca lugares sombríos y húmedos e invitan a un reparador descanso.Lamentablemente todas estas sensaciones que te provocan la fauna femenina que pulula por el lugar se ve  en parte, solo en parte, contrarestada por el paisaje de un parejo color amarillento debida a  la falta de agua,  por la presencia de los desperdicios tirados por doquier que hay que ir sorteando a cada paso y por el olor nauseabundo de las aguas contaminadas que corren por el canal. De todas maneras, el paseo vale la pena!

¡Que tengan un Feliz 2008!    

(*) Asociación  Mochos del Paddle

Caminante

Caminante no hay camino, solo senda peatonal. Caminante son tus huellas y al volver la vista atrás veras  la senda que mañana volverás a transitar” (perdón, perdón, perdón J.M. Serrat y A. Machado por este atrevimiento.)

Hace ya un  tiempo un día cualquiera, me levante y me dije: “Tengo que salir a caminar”  (quizás  por el mismo impulso que sintió  Forrest Gump, aunque el era mas sacrificado y recorrió medio país corriendo)

Hoy al transitar por este camino repetido, me siento acompañado por muchos otros, desconocidos o no,  que sintieron la misma necesidad.

Alguna vez, alguien me pregunto: Para que caminas vos?? Se me ocurren muchas razones, por ejemplo:

Para distraerme.

Para bajar la zapán.

Mejorar la circulación sanguínea.

Para escaparme de casa.

Para bajar el colesterol.

Para estar en forma.

Para que me vuelva a crecer el pelo.

Pero pensándolo bien el principal motivo es POR QUE SE ME DA LA GANA

La verdad es que analizando la situación, se que tengo un físico privilegiado, ni un gramo de grasa de mas. En todo caso algunos de menos.

Pienso en todos aquellos que SI necesitan caminar Quizás al verme, sientan algo así como un malestar interior o les provoque un cargo de conciencia por no tener la fuerza de voluntad suficiente para hacerlo. Entonces me digo: ¡Estoy haciendo algo bueno por todos ellos! ¡Adelante!

La caminatas comenzaron de a poco, en forma solitaria y luego  acompañado por algún familiar. El trayecto era sencillo, un ir y venir, por la misma senda.

Hoy el itinerario que recorro, 4 o 5 veces a la semana tiene una longitud de 6.432,48 mts. que me lleva aproximadamente 1hs y 15′ a una velocidad crucero de 5,15 km/hora (exactamente 4.595 pasos dados con mi pierna izquierda y  ¡¡coincidencia!! la misma cantidad con la derecha.)

Para una mejor descripción del trayecto lo voy a dividir en varias etapas.

Etapa1: Etapa  de transición    Salida desde el hogar hasta llegar a la autopista principal o senda peatonal propiamente dicha.

Esta etapa tiene la particularidad que puede ir cambiando según los deseos del caminante ofreciendo múltiples variantes. Pasamos por distintos calles con construcciones diversas  y especialmente, variedad de veredas que con sus distintos niveles te obligan a prestar una atención permanente a cada paso. Al pasar por el frente de alguna casa uno puede encontrarse con algún perro feroz que nos ladra en forma sorpresiva  a través de una reja, hecho que nos hace subir en unas décimas de segundos las pulsaciones a 200 y nos surja al instante la pregunta: Será segura la reja?? 

Etapa 2  Senda peatonal. Esta puede dividirse en distintas sub-etapas según la zona atravesada.

Etapa 2-1. Se inicia en la Ciudad de los Niños  y  finaliza en
la Ruta 13.

Parte de este recorrido se hace bordeando el Canal Central. En este sector Ud, puede deleitarse con la vista de algunos hermosos y cuidados  jardines de casas de barrios residenciales.

Podría llamarse también ” Zona de pesca 1”. Es común encontrar aquí chicos, solos o acompañados por mayores, dedicados a la actividad de pesca. Esto se da especialmente luego de días de lluvia, donde en el canal uno se puede encontrar con innumerables sorpresas. El agua nos trae, bolsas con residuos domiciliarios, botellas plásticas de variados colores, pañales descartables, cajitas de tetrabrik, plásticos varios , etc. etc. y por supuesto no me olvido de las Mojarritas

Etapa 2-2 Desde la Ruta hasta el Cementerio local.

Como ocurre en todas las rutas del país aquí el tránsito  es caótico. La senda no esta demarcada por lo que los transeúntes no respetan la mano, transitando inclusive en zig-zag sobre la misma. Aquí también es muy común el adelantamiento indebido por ambas  banquinas. En este sector es donde se desarrollan las mayores velocidades. Conviven aquí los modelos de la época del 50-60  que circulan a baja velocidad con los modelos mas modernos, 80 en adelante, muy vistosos,   que desarrollan mayor velocidad y en general son poco propensos a respetar  las reglas mas elementales como por ejemplo el  aviso de sobrepaso, generando sustos y sobresaltos a los demás caminantes.

Al margen de todo esto, este trazado maravilloso,   nos muestra  la inmensidad del campo abierto, la verde vegetación, con sus animales pastando tranquilamente allá a lo lejos.  Incluso y aunque uno no los pueda ver, en días de viento del Este  u Oeste nos llega el agradable aroma de algún criadero de porcinos o de algún tambo de la zona, que  inunda todos nuestros sentidos.(Debe ser este el motivo por lo que la gente decide transitarlo a gran velocidad.)

Es la “Zona de pesca 2”. Aquí además de Mojarritas uno puede cruzarse con algunos Bagres , que inexplicablemente en lugar de encontrarse en el canal, transitan por la senda. 

En este sector no es sorprendente tampoco encontrarse con perros de todos los tamaños y colores, con y sin correa, chicos haciendo carreras de  bicicletas, algunas motos haciendo willy  y  en ocasiones uno  puede tener la suerte de observar un automovilista que usa este sector para probar el coche.Al llegar al cementerio, se procede a realizar el camino inverso.

En estas dos etapas vemos que siguiendo con las directivas del gobierno nacional dadas para el ahorro de energía, las luces “brillan”….. por su ausencia, haciendo las delicias de parejitas enamoradas.

Etapa 2.3  Centro cívico.

Aquí esta la opción de seguir por senda de cemento o acortar camino a campo traviesa para los mas audaces.  En este sector se puede admirar una serie de edificios públicos y otros que hablan de la historia del pueblo. El tránsito peatonal se hace mas pausado, no así el vehicular ya que se trata del centro de la ciudad. Es el sector preferido por los modelos más nuevos y  mejor conservados ya que les permite exhibirse  frente a gran cantidad de admiradores provocativamente y sin inhibiciones.

Etapa 2-3  En construcción. Desde el Centro Cívico hasta
la Avenida Centenario.

Senda de tierra, que se hace intransitable en días de lluvia, salvo con pantaneras. Zona parcialmente habitada, con no muy buena iluminación durante la noche,  que la hace especial para aquellas mujeres que la transitan en forma solitaria y que les gusta sentir la adrenalina correr por sus cuerpos.

Etapa 2-4  Avenida Centenario hasta Rotonda de los Inmigrantes. 

Este sector cuenta con muy buena iluminación, senda en muy buen estado y hermosa vista.  En esta etapa  Ud. puede complementar la caminata con ejercicios  de cintura La presencia de numerosas palmeras al costado de la senda obligan al transeúnte a inclinarse a un lado y otro para tratar de esquivarlas. Muy utilizada por los habitantes de la zona sur de la ciudad.  Zona no apta para la pesca por dos motivos: 1) el canal rara vez trae agua y 2) demasiada iluminación que impide utilizar el anzuelo.

Etapa 3  Etapa de transición desdeCentro Cívico al Hogar Dulce Hogar. Las características de este tramo son similares a las dela Etapa 1

Quiero destacar y recomendar a los potenciales usuarios de este tour, que lo hagan acompañados de un guía experto. Este guía que les ira relatando al paso por cada lugar, distintas anécdotas  y  les brindara por el mismo precio además  un detallado informe de los ocupantes de tal o cual casa y sus historias si las hubiera.

Como la información suministrada por el guía suele ser muy abundante, puede producirse una saturación auditiva por lo que recomendamos llevar para alternar, un buen  equipo de audio con auriculares o un buen par de tapones para disfrutar del silencio. Esto hará más placentera la caminata, inclusive motivándolo a caminar con más energía para terminar el recorrido lo antes posible. (A los interesados en el recorrido puedo recomendarles un guía experto.)

Para finalizar, les digo que tengo el anhelo de poder llegar a disfrutar en corto tiempo junto al resto de los caminantes,  de la ampliación de esta senda, que nos permitirá llevar el espíritu indómito que nos invade, hasta los más recónditos, inexplorados  y poco conocidos lugares  de nuestra ciudad.

All rights reserved.