El Xanaes nos desafió

A las 6 de la mañana partimos rumbo a Marull.  No sabíamos que nos espera otra odisea  previa  al Xanaes,  que era la Ruta 3.  De noche y con una neblina que no me dejaba ver más allá de mi nariz (aclaro que es larga) tuvimos suerte de no caer en uno de los tantos cráteres o salir por la banquina donde falta la demarcación. Creo que como está hoy  el camino, podríamos decir que más que ruta, se trata de un conjunto de baches unidos por trozos de alquitrán, que sería adecuado para el testeo de la suspensión de las 4×4.lugar de partida

Gracias a mi pericia en el volante y a la falta de la caminera llegamos a destino más o menos a horario. Después de una rápida inscripción nos brindaron un desayuno frugal y nos entregaron víveres para degustar en el camino. Preparamos las embarcaciones como nos indicara la profesora Paula, dueña de los kayaks que  nos facilitó sin pagar un peso, ni dólar ni nada (por lo menos todavía no me llegó la factura)  Mi compañera con el verde pepino y yo con el rojo fuego  llamado la Saeta por la velocidad que puede llegar a alcanzar en buenas manos. Números  14 y 15 respectivamente.nuestras naves Aproveche para llevar mi vehículo de 4 ruedas hasta lo que sería nuestro destino, esperando al resto de los participantes.

Aclaro que nadie nos pidió mostrar carnet de conducir, ni de piloto de embarcación. Solo nos pidieron que hiciéramos barquitos de papel para demostrar nuestros conocimientos en navegación, cosa que hicimos sin problemas.

A las 10 de la mañana cuando nuestra ansiedad estaba a full, dieron la señal de partida. Mejor dicho hicieron sonar una  corneta y nos lanzamos al río. Más de 100 embarcaciones, 200 expertos pilotos y nosotros dos.prestos a salir

En los primeros minutos los pasamos tratando de que la embarcación leyera nuestra mente y se dirigiera hacia donde estábamos pensando. Cosa, que se le hacía difícil ya que nuestras  maniobras con el remo  eran algo erráticas. Después de hacerla  navegar en  círculos e ir de contramano y contracorriente, marcha atrás, de costado etc etc., logramos ponernos de acuerdo y transitar ambos hacia el mismo lado, es decir aguas abajo.  Referido a esto, pensé que la embarcación tenía aire acondicionado, ya que sentía fresco por lo bajo. Pero no. Solo era  el agua que se acumulaba en mis asentaderas y que me acompañarían todo el trayecto.

De acuerdo a lo planeado  en nuestra  táctica de cómo encarar el desafío,  a la hora,  ya no teníamos a ningún contrincante a la vista.  Todo iba de maravilla. Es decir, estábamos en último lugar como correspondía y el resto de los participantes se  habían perdido en el horizonte.

Salvo…, salvo dos abnegados servidores públicos, que temiendo nos ahogáramos o nos despistáramos en alguna curva nos seguía a corta distancia con el salvavidas presto. Que martirio habrá sido para ellos, acompañarnos a la espeluznante velocidad de 0,5 nudo/hora cuando el resto la hacía a 10. No hay más que agradecimiento para ellos.

Así la navegación fue trascurriendo entre la placidez y el silencio del río matizado por el canto de algún pájaro.  Lamentablemente no pude hacer fotografías de ellos, ya que cuando soltaba el volante  (o los remos mejor dicho) la embarcación comenzaba a girar en círculos o se empecinaba en ir hacia donde no tenía que ir.

De todas maneras saque fotos y filme con la go-pro ubicada estratégicamente en mi pecho. Si notan algún temblor no es por la correntada sino por el cansancio que se empezaba a acumular.

A eso de las 12,30 nos acercábamos a la desembocadura del rió en la laguna de Ansenuza.

Aquí termina lo fácil !! – le escuche decir muy contento a uno de los que nos custodiaban.

Haciendo como que no escuche enfile la proa hacia el montón de kayakistas multicolor que se veía a la distancia. Fue lindo ver como se iban moviendo al unísono las palas de los remos de todos ellos, cual  aleteo de mariposas  en el aire.  Mientras que los nuestros (solo 2)  se parecía más al de las mariposas cuando pegan en el radiador del auto.

En la laguna nos enfrentamos a las inclemencias del viento en contra,  que levantaba olas gigantescas (de unos 10 cms) que pegaban contra la embarcación y nos mojaban.

Después de remar a toda máquina durante 15 minutos  vi que todavía estaba en el mismo lugar. Decidí bajar del bote y caminar al lado  como vi que hacían otros participantes.

Craso error!!  El barro del fondo me succionaba las champion  y era imposible levantar los pieses del fondo, fue necesario emplear una fuerza titánica para poder dar cada paso. En un momento temí por mi vida al verme  convertido  en una estatua de barro y sal por toda la eternidad en medio de la laguna. Logré volver a la seguridad del habitáculo y resignarme a seguir remando. Mis brazos se insubordinaron y se negaron a cumplir la orden. A lo lejos desde una lancha que no podía llegar hasta nosotros dado la poca profundidad del agua, cansados de esperarnos nos hacían señas para que nos acercáramos. Logre llegar y subir al bote salvador. Al hacerlo pude escuchar  a lo lejos el silbato que hacía sonar mi mujer como Rose en Titanic para que la rescataran también a ella. El capitán no quiso esperar y raudamente partió  rumbo S- SE. En 5 minutos pasé del último al primer puesto cuando el bote me dejó a la altura del nuevo Casino.

Debo decir que esos 5 minutos me devolvieron las fuerzas y logre que mis brazos volvieran a la vida. A estas alturas el viento no se sentía tanto (sotavento 2 nudos) y fue más fácil avanzar. Me fui acercando  lentamente a la costa. El problema era que no tenía muy claro a donde debía llegar. Me quedé a esperar en el medio de la nada hasta que llegaran los primerizos que venían detrás.  Varios observadores  situados sobre la costa me levantaban la mano, fotografiaban, saludaban  y se preguntaban, que corno hacia allí sin moverme. La realidad es que no quería llegar primero, ya que había tenido ayuda externa y no quería herir el amor propio de nadie.

En pocos minutos hicieron su aparición los primeros kayaks que fueron llegando y desembarcando. Grande fue la sorpresa al ver que me había pasado de largo del punto convenido.

Así que  tuve que desandar parte del camino y yo también di por concluido el desafío al pisar tierra (o barro) firme en un lugar cercano. Las agujas del reloj marcaban las 14 horas. (La aguja corta en el dos y la larga en el  doce en mi reloj )

llegando

Seguidamente,  ya sobre la costa pude ver el arrivo del grueso de los participantes que habían realizado el trayecto completo a pura sangre.

llegada de mi mujer

No había rastros de mi compañera hasta que unos minutos después llegaba la lancha de los rescatistas con el 14 y mi mujer a bordo.

 

EPILOGO

Luego del reagrupamiento en suelo firme nos dirigimos al lugar donde recibiríamos un refrigerio, certificados de participación, fotos y regalos. Muy buena la organización y la atención recibida por toda la gente de Marull y Miramar.premios

Muchas gracias por permitirnos participar, aún sin contar con experiencia previa. Ya estamos pensando en la próxima, si la Profe Paula nos vuelve a prestar las naves ¡!!

VIAJE HACIA IQUITOS – CAPÍTULO 6

VIAJE HACIA IQUITOS

A media tarde del día Domingo, estamos llegando a la comunidad de Cabo Pantoja. Hace un calor infernal. Desde la embarcación vemos gran cantidad de gente sobre la costanera y en lo que podría llamarse atracadero de las lanchas. DSCN4579Muchos chicos jugando en las aguas del río, o corriendo. Grandes tomando, escuchando música, charlando. Muy cordiales todos, hasta los chicos nos saludan con educación.

No veíamos la hora de bajar e instalarnos para darnos una buena ducha y descansar. Cosa que no iba a ocurrir. Rápidamente nos enteramos que hace 45 días que el pueblo está sin luz y sin agua. Nos dirigimos al único   hospedaje,  es municipal, el encargado nos asigna una habitación y nos explica que hay un tambor de 200 litros con agua de río, del que se pueden sacar algunos baldes para lavarnos y demás menesteres. PANTOJA2

Dejamos nuestras valijas y nos vamos a migraciones para formalizar la entrada al Perú. Luego aprovechamos para recorres las calles-veredas del pueblo y sacar algunas fotos antes que se nos venga la noche. Cuando llega es todo oscuridad salvo los más acomodados que cuentan con algún grupo electrógeno. No teníamos nada para comer, no vimos quioscos ni nada que se le parezca, preguntamos para conseguir fruta y nos dicen que llegan muy de vez en cuando. Queremos algo de comer!!! Le decimos a una mujer que encontramos. Bueno, lléguense a mi casa dentro de una hora que les preparo algo.  Pollo puede ser??? Le preguntamos con temor. Sí, no hay problemas responde. A la hora señalada nos instalamos en esta humilde mesa y comemos lo pedido junto con arroz  y plátano frito para variar. Lo mejor es un café que nos prepara de postre. Todo el banquete nos cuesta 5 dólares.DSCN4507

A la mañana siguiente, tipo 5, oscuro todavía bajamos hacia el río para tomar la lancha que nos llevaría hacia Iquitos. Por suerte conseguimos una embarcación rápida que nos permite acortar el viaje en un día.El viaje dura 11 horas, tiene baño y es bastante cómoda. A eso de las 5 de la tarde, y con las últimas gotas de combustible, debido a las vueltas dadas en innumerables zig-zag por la poca agua del río llegamos a Santa Clotilde. Es una población similar a las otras pero con más gente. El costo del pasaje incluía alojamiento, por lo que nos asignan una habitación en un hospedaje frente al puerto. Me olvidaba decirles que tampoco había luz. CLOTILDE1Esta se conecta solo de 6 a 10. Tampoco agua caliente, pero esto es lo de menos, por lo menos pudimos ducharnos. No existen los autos, solo motos, bicicletas y piernas. Muchas familias sacan las mesas y sillas a la vereda y comen allí. Otros escuchan música a todo volumen o miran televisión. En todos los aparatos el mismo programa, hay un solo canal. Encontramos una especie de restaurante y comemos lo de siempre, pollo, arroz y plátano. No comen nunca postre ni pan. Tomamos guaraná con gusto a remedio.CLOTILDE

Esa noche demoramos en dormirnos, ya que en las habitaciones vecinas veían la tele y escuchaba música con el volumen a todo lo que dá. Por fin el cansancio hace lo suyo. A las 5 del día siguiente el capítan del barco pasa pieza por pieza pateando las puertas y gritando para hacernos levantar.

Zarpamos al alba. Nos estamos acercando a nuestro destino final. Pero todavía faltaba. Nos dirigimos  hacia Mazán, donde después de un corto trayecto por tierra volveríamos a tomar otro bote. Este atajo por tierra nos ahorra un día de navegación.

Al llegar al pueblo y apenas tocamos tierra, el bote se llena de gente que en tropel  encara a todos los pasajeros. No sabemos que pasa. Tratan de agarrar nuestras valijas y forcejeamos con ellos. Un lugareño nos explica que son los conductores de los mototaxis  que nos estaban aguardando para llevarnos al otro punto de embarque. Cada uno trata de conseguir su cliente. Uno se lleva una de nuestras valijas y mi mujer sale a perseguirlo, mientras yo cargo con todo lo demás. Después de subir por los 1000 escalones de la escalera, llego a la costanera muerto de cansancio con la lengua afuera. Me espera el mototaxi que raudamente parte hacia el nuevo destino. A toda velocidad circulamos por un estrecho camino salpicado de baches. Nos aferramos como podemos y miramos no perder las valijas que están más atrás.MAZAN

Al llegar al nuevo puerto, ocurre lo mismo. Una multitud nos rodea tratando de llevarse nuestras valijas. Esta vez se trata de los dueños de los botes  que están aguardando para este último tramo. Se gritan y pelean entre ellos mientras nos tiran del brazo tratando de hacernos subir al suyo.Una vez completado todos los asientos, lleno hasta la coronilla y con 40 grados de temperatura, partimos hacia Iquitos donde llegaríamos  dos horas más tarde.

FIN CAPITULO 6

PROXIMA ETAPA

CIUDAD DE IQUITOS

Distinto grupo y factor

 Distinto grupo y factor, pero en el fondo todos, la misma sangre. Me refiero a la de esta gran familia que son los Conrero, y que este 24 de Mayo se congregó quizás guiados por un llamado ancestral, allá, en la Colonia Silvio Péllico. El lugar donde se inició precisamente, a principios del siglo 20, cuando Carmen y Domingo (nuestros abuelos) decidieron unirse de por vida.2DO ENCUENTRO LOS CONRERO 049

Y hubo de todo y para todos los gustos. A partir de la media mañana fueron acercándose al establecimiento Don Domingo, con las ansias a flor de piel de volver a verse las caras ( y el resto del cuerpo también) de uno por uno, o de a dos por dos, inclusive de tres por tres, nueve. Con el interrogante de saber, si el paso de los años habría hecho añicos esa última imagen que uno conservaba en la memoria de cada uno de los susodichos. Por suerte todos supieron disimular bien este hecho, ya que comprobé que el pasar de los años, afecta a todos por igual.

Así fueron llegando, algunos a caballo, otros caminando, otros en sulky, e inclusive algunos traídos de las narices. Pasamos los cien decía alguno, refiriendo a la cantidad de asistentes y no a la velocidad de llegada. Parecía el acto de campaña algún político, ya que a medida que uno avanzaba iba saludando, dando la mano, abrazo o beso según correspondiera. Llegué a darle tres besos a la prima mas linda.

Lentamente primero y acelerando con la llegada del mediodía, fueron apareciendo las primeras conservadoras, heladeritas portátiles y un surtido de tapers con gran variedad de tamaños y colores. En este momento comprendí lo que significaba el paso del tiempo y los cambios que este ocasiona. Todos sabemos que no existe reunión, donde no tenga participación primordial, la comida. A diferencia de reuniones de antaño, cuando lo que se ponía sobre la mesa requería quizás varios días de preparación y esmero por parte de las mujeres, hoy ellas, las más jóvenes específicamente, resuelven estos requerimientos, marcando el número de alguno de los muchos deliveris que conocen salvando de esa forma la situación con sencillez y rapidez. En síntesis, en esta oportunidad, la comida pasó a un cómodo tercer o cuarto puesto en la escala de valores.

El primer puesto se lo llevó el hecho del reencuentro, la alegría generalizada, el olvido de algunas viejas disputas (si las hubo) y el sentimiento de saber que uno forma parte de una gran familia. Uno mira a la sartenada de primos/as y tios/as, buscando similitudes en el aspecto físico, ademanes comunes, forma de caminar, de expresarse y verdaderamente las encuentra. Para alguien como yo, que ya ha pasado los treinta, y que tiene el disco duro casi al límite de capacidad el encuentro me ha servido para conocer a todos aquellos que fueron agregándose en los últimos años, varios sobre los cuales solo sabía de su existencia por escuetos mensajes. Estoy hablando de la tercera generación de los Conrero. Como me es difícil memorizar mas nombres, estoy usando (como ya les mencioné) una tarjeta de memoria externa, que es el caso de mi mujer, que es capaz de recordar además de los nombres, la edad, fecha de nacimiento, domicilio, santo correspondiente, señas particulares y asociar y correlacionar todo, con hechos sobresalientes de la época.

De sobremesa, entre mate y mate pudimos disfrutar también de la dulce y joven voz de Isabella que nos interpretó algunos temas en inglés, y que fueron traducidas en simultaneo al piamontés por uno de los hermanos Conrero. Cuando se me ocurrió proponer un concurso de anécdotas divertidas, no pensé que habría tantos con ganas de participar. Como organizador y juez del certamen, creo firmemente que el primer puesto otorgado a Eugenia fue justo. Ella además de recordar varios actos vandálicos perpetrados en su niñez pidió públicamente perdón por lo que les hizo pasar a varias de sus tías/os. Y eso requiere de mucho ovario. Espero que pueda disfrutar del viaje que ganó. Quiero aclarar que Cancún era el destino original, pero por problemas con la Gripe Porcina decidí hacer el cambio por este paquete:

TURISMO AVENTURA – DESCUBRIENDO VILLA EL NAYLON Duración: 3 días/2 noches (si llega)

Al llegar a la Terminal de Ómnibus, personal de la empresa le entregará las llaves del vehículo, Mercedes Benz Descapotable Mod C.T.L.Ch (con todos los chiches), para comenzar el recorrido.

Hospedaje en Hosteria La Bala Perdida. Habitación con baño compartido al fondo a la derecha.

Desayuno, almuerzo y cena. (mejor dicho o desayuno, o almuerzo o cena).

Sitios de interés.

1-Visita a la Seccional 14. Encierro durante dos horas en una de las típicas celdas de la seccional, con reos verdaderos.

2-Caminata por las callecitas internas de la Villa, para descubrir y disfrutar los distintos aromas y sabores del entorno.

3-Visita a la Plaza del Porro, donde podrá conocer el modus operandi de algunos lugareños y adquirir mercancías a precios promocionales. 4-Caminata a la luz de la luna: Donde podrán conocer la interesante fauna felina de hábitos nocturnos.

5-Opcional solo para los amantes de emociones extremas: Esta actividad les permitirá conocer como reaccionan alguna de las especies autóctona frente a un estímulo concreto. Los interesados serán trasladados en horas de la madrugada hasta una esquina típica de la Villa provistos de un megáfono o medio de propalación adecuado. Para lograr una estimulación adecuado y rápida reacción, sugerimos expresar a viva voz alguna de las siguientes frases: Vagos de mierdaaaaa!!!!!!

Muera Perón carajo!!!!

Vamos los millonarios todavía!!!

Tu vieja y tu hermana son putaaaaassss!!!!

Que llevar:

Preferiblemente indumentaria marca Cristian Dior , Armani o superior Calzados Riky Sarkany o superior

Cartera Luis Vuitton

Calzón de lata con candado o cinturón de castidad. (Importante: dejar las llaves en el lugar de alojamiento)

Servicios no comprendidos.

Gastos médicos Seguro del automotor Seguro de sepelio

Siguiendo con el tema de las anécdotas y como por razones ya expuestas no pude participar, quería dejarles este recuerdo que conservo de la casa de los abuelos. Por esos años de mi niñez, no había electricidad, (en ese lugar me refiero) solamente por una pocas horas en la noche la casa se alumbraba con un sistema de corriente continua alimentado por decenas de baterías que se recargaban con el motor del tambo. Quizás por eso las sobremesas de la cena, no eran muy largas. O quizás porque todos sabían que al otro día les esperaba un extenso día de duras tareas. La cuestión que apenas terminada la comida, nos íbamos para el dormitorio de la abuela en busca de nuestra cama. Allí parecía que caminábamos sobre algodones ya que nuestros pasos sonaban tenues, apagados, por efecto del piso de madera que tenía la habitación. Cubiertos hasta las orejas con sabanas almidonadas sin una arruga con pesadas frazadas de lana para mitigar el frío del invierno, en la oscuridad, aguzaba el oído, tratando de identificar los pocos sonidos del entorno campero, el chistido de una lechuza, algún tero sonámbulo. Cada cierto tiempo me sobresaltaba el irregular ronroneo de la heladera a kerosén y el sonido de las campanas del reloj de péndulo de la pared de la cocina que marcaba el paso de las horas. (no recuerdo bien si sonaba cada cuarto o cada media hora)

Al día siguiente a media mañana saltaba de la cama y me esperaba un gran desayuno en compañía de mi abuela, tíos/as, primos y de los peones que hacían un alto en sus tareas para reponer fuerzas. Era común acompañar el gran tazón de mate cocido con fiambres, algún dulce casero, miel, manteca y queso. Con la panza llena y calentita, partía luego en busca de alguna nueva aventura.

Dos cualidades

La violencia fue el tema sobre el que traté de dar mi punto de vista en el último post. Hoy lo retomo, porque quiero recalcar que creo que gran parte de la violencia que estamos viviendo está generada por actitudes y conductas del mismo dúo nefasto que nos gobierna. Algunos hechos que se han ido produciendo con el correr del tiempo me convencen cada día más de esto.

Reina Kristina, sobre la cual no sabemos todavía a ciencia cierta si es o no abogada, no duda en manipular las leyes a su antojo, para que Néstor I pueda acceder al Parlamento. Aunque él está, tal como lo estuvo ella en su momento, impedido de ocupar ese cargo por no tener domicilio en la provincia que quiere representar. Es pingüino, como dice él, pero sin embargo se lo ve hoy utilizando los recursos del estado para hacer su campaña personal en el conurbano bonaerense. Hablo, de los fondos que está repartiendo como si fueran propios a todos aquellos que le juran fidelidad; del uso indebido, de las fuerzas de seguridad para mantenerlo a prudente distancia de los que protestan en su contra; del uso de helicóptero y aviones que lo llevan a cada acto partidario; del dichoso Canal 7 estatal, que mas parece un canal de su familia.

Quisiera, que compartieran con todos nosotros la formula empleada para haber podido acrecentar en pocos años su patrimonio personal en varios millones. Que suerte que han tenido al haber podido adquirir algunos terrenitos baratos en El Calafate para tener su casita. Que casualidad ha ocurrido, que los que tienen que investigarlos por supuesto enriquecimiento ilícitos son familiares suyos!!  Este matrimonio junto con su hijo, utilizando la información y los medios que le da el estado, forman parte de una consultora que brinda asesoramiento para posibles inversiones y negocios para empresas nacionales y extranjeras. ¡¡Me imagino que esto les habrá traído un montón de nuevos amigos!!  Amigos que además de compartir dividendos, estarán tranquilos ya que han impuesto innumerables trabas para que los funcionarios puedan ser investigados por los fiscales correspondientes. Y como broche de oro, se han auto regalado una ley, para poder blanquear lo que vienen embolsando por izquierda.

Hay alguna duda de que estos actos, no contribuyen a un recalentamiento general??

Ayer, partió con rumbo desconocido el ex presidente Alfonsín. Con la llegada de él a la presidencia, pude desempolvar la libreta y votar por primera vez. Ese año ’83 que será imposible de olvidar para muchos, también lo será para mí. Después de terminar el servicio militar y a los pocos días de casarme con la actual, concurrimos ilusionados a emitir nuestro primer voto. ¡¡Nuevos aires que traían nuevas esperanzas!!

Hoy todos los medios, nos hicieron recordamos aquellas épocas difíciles, tras la dictadura. Que distintas las palabras que hoy escuchamos a diario de los pingüinos, que incitan continuamente a la confrontación entre ciudadanos, con los discursos que marcaron esos años, donde él, a pesar de la gravedad de situaciones que tuvo que atravesar solo hablaba de unión, comprensión y solidaridad.

Pero lo que quiero resaltar son dos de las cualidades que considero son las más importantes que ha tenido este hombre: HUMILDAD Y HONESTIDAD. Dos valores que deberían ser comunes a todos nosotros, pero especialmente a aquellos que son elegidos para dirigir el país. Pero desde aquellos años a este presente, ambos parecen estar sepultadas cada vez mas profundo.

Raúl Alfonsín, en forma impensada, nos está dando un recordatorio de lo que debemos exigir y esperar de los que nos gobiernan hoy.

Los peores días

Por estos días a medida que se va dando una interminable cadena de hechos violentos, van apareciendo en los medios, cantidad de personajes opinando sobre la mejor manera de terminar con ellos. Como buenos argentinos que somos, todos creemos tener la solución mágica que debería aplicarse para terminar de una vez y para siempre con aquellos antisociales que roban, violan, y matan sin contemplación. Así es, que cuando la conductora estrella de la televisión, a la que se le sumaron unos cuantos mas, pidió la pena de muerte para los asesinos provoco una gran reacción a favor y en contra  de la misma en gran parte de la sociedad.

En charla con amigos, cuando se habla sobre el tema, suele aparecer otra de las posibles soluciones: Que vuelvan los militares –  dicen muchos-¡ Cuando estaban ellos todos marchaban calladitos la boca!. Yo pienso, ¡que mala memoria tenemos para pedir esto!. Este mes se cumple otro aniversario del golpe militar del 76 que terminó con el gobierno de Isabelita para iniciar, creo que era, el Proceso de Reorganización Nacional. Proceso que terminó justamente más tarde con el procesamiento de muchísimos militares acusados de organizarse para matar a todo aquellos que se opusiesen a sus ideas. No solo desaparecían los “terroristas”, sino que también lo hacían sus  hijos, sus bienes y todas sus pertenencias. Efectivamente, ¡que gran solución sería hoy que volvieran!

Pero como si esto fuera poco, en su locura, al tiempo nos metieron de cabeza en una guerra contra una de las más grandes potencias militares piratas  que terminó con la muerte de cientos de chicos vestidos de soldados en Malvinas mientras ellos jugaban al TEG en Campo de Mayo.

Y esto último me lleva, a otras de las grandes ideas que surgieron en estos días: que vuelva el servicio militar. Para que los jóvenes aprendan, para educarlos, para que conozcan la autoridad y el orden. ¡¡¡ Por favor !!!  Los que dicen esto no deben haber pisado nunca un cuartel y si lo hicieron fue en otro siglo. En los últimos años en que estuvo en vigencia la obligatoriedad de servir a la Patria debió llamárselo  Servilicio Militar. Ya que se trataba simplemente de un estado de servidumbre para con los suboficiales y oficiales de turno. Que pueden enseñarte aquellos, cuyo único vocabulario está formado exclusivamente por dos frases:“cuerpo a tierra” y  “carrera march”. En el ’82 después de recibirme, me tocó hacer vida militar por un año. Ahí comprobé personalmente que los jóvenes  conscriptos aprendían  rápidamente a mentir, fingir, esconderse del cabo de turno, robarse entre ellos para evitar  ser castigados, ratear en la cocina un poco de comida etc. etc. Todas conductas muy positivas para el desarrollo personal.

Las causas de esta  creciente violencia, creo que está en el tipo de sociedad que conformamos. Es como una fabrica de producción continua. De delincuentes, digo. Con desigualdades que son cada vez mas grandes entre los que tiene y los que no. Que pueden esperar los más jóvenes que ven solo un horizonte negro, con posibilidades cada vez más lejanas o inexistentes de lograr progresar. Que ejemplo le estamos dando a ellos, si estamos rodeados de injusticia, impunidad y corrupción.

Debemos buscar la forma de evitar que se produzcan los hechos violentos, y no esperar a que ocurran para luego ampliar las cárceles y los cementerios.

Y  a los que gobiernan hoy y a los de antes también, lo único que se les ocurre es seguir y seguir con la cantinela de la inclusión social,  redistribución de los ingresos, etc  mientras tanto siguen  comprando los votos que necesitan para mantenerse en el poder con subsidios miserables, que  terminan generando la cultura de no trabajar.   

Hoy la mayoría de los ciudadanos comunes son portadores de un estado de sublevación emocional permanente  que puede termina con actos violentos de todo tipo y es generado por el accionar de los que nos gobierna. Como pretender que los ciudadanos crean en la justicia, cuando padecemos a diario dentro del mismo, actos de corrupción que NUNCA  tienen castigo. Como pretender que haya respeto y apego a las leyes  cuando son los mismos gobernantes de turno los que tiraron hace rato la CONSTITUCION por el inodoro y se viven cagando en ella.

 

Caminera

 Durante el mes de Febrero del 2008, la autoridad máxima de la provincia anunciaba el renacimiento de la que hasta ese momento, era la olvidada policía caminera para volver a patrullar las distintas rutas provinciales, con la finalidad de educar a todos aquellos que se animaban a transitar por las mismas y lograr así una disminución de los accidentes.

Al poco tiempo, en nuestra región, vimos aparecer una flota de modernos patrulleros, que ubicados en distintos y cambiantes puestos estratégicos comenzaron con tan ardua tarea encomendada. En esos primeros días, la noticia de la presencia de estos servidores de la ley en cercanías de nuestra ciudad, trajo aparejada una especie de histeria colectiva. Las nuevas disposiciones para poder circular libremente comprendían el cumplimiento de una serie de ítems como eran la portación de tarjeta verde, licencia para conducir, seguro y balizas reglamentarias.

Con el correr de las horas se fueron agregando otras supuestas obligaciones, que se transmitían de boca en boca, rumores que eran alimentados seguramente por los mismos comerciantes que vendían estos artículos y que desataron un pandemonio o necesidad de compra compulsiva imposible de controlar. Así nos enteramos que además de lo nombrado, nos hacía falta llevar:

  • -un matafuego con polvo químico. El de gas carbónico que vos tenías no servía.
  •  -una cuarta o linga para enganchar el auto por si te quedabas a pata, Aquí las discusiones fueron interminables acerca de la medida que la misma debía tener y si debía ser rígida o flexible.
  • -un botiquín de primeros auxilios que incluyera además de las curitas, algodón y el alcohol, un set de agujas de coser, por si había heridos para suturar, un par de guantes descartable para recoger los restos del accidentado desparramados en la banquina, un par de tijeras etc. etc.
  • -una sabana blanca, para cubrir o trasladar al herido del accidente.
  • -una bolsa negra tamaño grande para empaquetarlo, si ya murió.                                                                                                       

 Como ven, la locura se había apoderado de la población a la par que los precios de los distintos elementos iban por el ascensor para beneplácito de los vendedores que llenaban sus bolsillos. Cuando el 99% de los vehículos contaron con todo lo enumerado ( exceptuado los propios patrulleros), a alguno se le ocurrió preguntarle a la misma autoridad policial cual era la justa verdad. Fue tarde, porque la estafa ya estaba consumada.

En la actualidad, las cosas han cambiado sustancialmente. Esa tarea disuasiva, llevada a cabo por los uniformados en los primeros tiempos, ha terminado. Esa sonrisa franca y amable que el noble policía ofrecía al detenerte, para indicarte que no tenías puesto el cinturón de seguridad, se ha transformado en otra, que te causa escozor, cuando ves asomar por debajo del labio unos dientes puntiagudos chorreando unas gotitas de baba, cual Drácula en presencia de una púber niña. Mas rápido que Robocop desenfunda talonario y lapicera, va rodeando el vehiculo inspeccionándolo cuidadosamente con los ojos entrecerrados fabricando una falta, mientras tanto en el interior del habitáculo un sudor frío te corre por la espalda que te llega hasta la raya del culo trasero, esperando el disparo inminente.

Los varillenses tenemos la desgracia suerte, de estar rodeados de puestos de control, y necesitamos sortear, para llegar por ejemplo a la ciudad de Córdoba distante 170 kilómetros, 3 o 4 de ellos por lo que el viaje se transforma en un juego de ruleta rusa, o mejor dicho una especie de orgía desenfrenada, porque al menor descuido te la ponen. Para los automovilistas de pueblos vecinos que llegan a nuestra ciudad y especialmente los de la zona rural que rodea Las Varillas, la situación es idéntica. Así se van sucediendo casos, y situaciones que por ser una población chica, todos se van enterando de lo que le ocurrió a fulano, mengano o perengano. Algunos ejemplos para revenir a futuras víctimas, ya que como de un dolor de garganta, con seguridad nadie se va a escapar.

Por ejemplo, los clásicos Sin cinturón y Luces bajas apagadas ya son historia. Ahora no te puede faltar ni un foquito, aún a mediodía las luces de la patente deben funcionar, al igual que los de la baliza intermitente. Caso contrario entre 100 y 200. Falta de alguna de las placas o la misma tapada con barro otros 150. Pisar la doble línea amarilla que en nuestro caso no existe. Es blanca. Sin anestesia son 400. Pasar sobre el cantero central para acceder a la ruta porque no hay ingreso hecho, son 500 sin chistar. Olvidate de llevar el perro atrás en la camioneta para que retoce en el campo. Solo es posible, si lo haces en una jaula abulonada a la chata. Ni hablar cuando tenés que transportar al campo más de dos peones en una camioneta cabina simple. Tendrás que hacer todos los viajes necesarios en múltiplos de tres. Falta de remito de mercadería transportada es grave. Ya se trate de una puerta vieja que parece nueva, una desmalezadota a pedal, o dos bidones con gasoil o dos docenas de huevos como le aconteció al que volvía de la chacra con la producción diaria de los plumíferos. Calladito tenés que aceptar lo que te toca, no se te ocurra insinuar una queja porque te acusan de desacato y te entintan los dedos en la seccional mas cercana. A veces muestran un atisbo de su lado humano y te pueden llegar a canjear la infracción mas grave por dos faltas menores. Es una especie de descuento que existe para clientes fieles y consuetudinarios.

Algunas otras situaciones plausibles de ser sancionadas que se agregaran a la brevedad se detallan a continuación.

  • – Presencia de alcohol dentro del habitáculo. Ya sea en el envase original o dentro del conductor. Reemplazar urgente la botellita de alcohol del botiquín por agua oxigenada. Se exceptúa el fernet por ser bebida típica cordobesa.
  • – Vidrios cubiertos de calcamonías que impidan una visión normal. Se exceptúa aquellas que hagan referencia a los clubes Talleres, Belgrano e Instituto.
  • – Música a todo volumen que impida un pensamiento racional o siquiera un pensamiento. Se exceptúa la proveniente de bandas cuarteteras de origen cordobés.
  • – Presencia de la suegra en el asiento trasero, sin le certificado zoosanitario correspondiente a especie en vías de extinción. Sujeta a confiscación e incineración.
  • – Presencia de “mujer de la noche” en el asiento delantero en posición comprometida con el conductor sin piloto. Sujeta a confiscación y usufructo del bien.

Prosiguiendo con la campaña de prevención, la semana entrante el gobierno lanzará un nuevo spot publicitario sobre el tema en cuestión, por LV3 y otras radios cordobesas. Para la realización del mismo se contó con la participación desinteresada del cantautor Joan Manuel Serrat que se avino a modificar parte de la letra del tema Cantares de su autoría so pena de multa por estacionamiento indebido en le último recital del Orfeo.

Caminera

Todos pasan  y algunos quedan
ya que lo suyo es pasar
pasar haciendo controles
controles con el radar

Nunca me persiguió la gorra
ni deje que me quitaran
los canas mi carnet
yo odio los tipos sutiles
impávidos  insensibles
cobradores de terror

Me gusta verlos juntarse
a la sombra  esperar
bajo el cielo azul,   pitar
súbitamente  y multarte
Nunca  me persiguió la gorra

Caminera son tus fines
el cobrar y nada mas
caminera, no hay salida
te cobran multa al andar

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la línea que nunca
has de volver a pisar.

Caminera son tus fines
…el cobrar y nada más.

 

Si la música no existiera…(remixado)

“Si la música no existiera la vida habría perdido uno de sus mayores encantos”. Esta era la frase que se leía en un pequeño cuadro colgado sobre la pared en la casa de nuestra vecina  que enseñaba piano. Se podría decir que fue ahí donde descubrí  la existencia en los primeros años adolescentes  de dos cosas importantes en mi vida: la música y  las mujeres. Ambas casi al unísono.

Eran los inicios de los años ´70 y en esa casa, una de las hijas de la profesora solía organizar, lo que llamábamos americanas o asaltos con un grupo de compañeros/as del colegio. En esos tiempos este tipo reuniones, creo que era la única forma de lograr un encuentro cercano entre ambos, con la excusa del baile. Así entre litros de gaseosas,  torta casera y  papitas de copetín  que eran aportados por los participantes se iniciaba el encuentro en las últimas horas de la tarde del sábado o domingo  y que duraba como máximo hasta la medianoche.

Estratégicamente se reemplazaban los focos comunes de la lámpara del living, por unos  de color amarillo, azul o rojo de – 15 watts, para lograr solo la luz indispensable  para no tropezar con los muebles.

La música provenía de un querido y recordado Winco, el antepasado prehistórico de los equipos de sonidos actuales. Lo único que podías regular en el,  era la velocidad de giro (33, 45 o78 rpm) y el volumen, del parlante incorporado. La colección musical estaba conformada, por no mas de 10 o 15 long play y otros tantos discos simples.

Había dos opciones para pasar la música. Una era colocando todos los discos uno sobre otro de manera que fueran cayendo en forma automática uno por uno. La desventaja de esto, era que corrías el riesgo de intercalar entre los lentos,  justo un tema movido que deshacía  el  ambiente intimo que habías logrado. La ventaja era que así, nunca te separabas de tu pareja de baile.

La otra, era que alguien se ocupara de seleccionar los temas, generalmente el mas experimentado, de esta manera se armaba la selección de movidos y lentos de acuerdo a como se iban dando las cosas. Por ejemplo, la aparición  del padre o la madre de las anfitrionas, en la puerta, hacía que automáticamente se encendieran todas las luces y se pasara de Amada amante a Movete chiquita, movete.

En este ambiente,  de colado ya que participaba de los encuentros por ser vecino, yo estaba en el último años de la primaria, primero de la secundaria, comencé a tener las primeras lecciones de baile y trato con el sexo opuesto.

Las bailarinas fueron siempre mayores que yo,  y como medía 1,20 mts, me tocaba bailar salvo raras excepciones, con las más petisas o con las que quedaran momentáneamente en el sombrero. De estos años me queda el recuerdo imborrable de los temas de Roberto Carlos, Dyango,  los italianos del Festival de San Remo como Modugno, Nicola di Bari, Gigliola Chincueti, y los nacionales como Los iracundos, Los Moros, Sandro, Los Linces. Como olvidarme de Sinatra, Aznavour, Los Panchos, Manzanero y tantos otros.

Aquellos, que tengan mi edad (que hay  pocos, todos son seguramente mas jóvenes) recordarán también a Jane Birkin cantando a duo con el marido Yo te amo, yo tampoco. Totalmente compenetrado con  la música, en un ambiente cargado de sensualidad, le susurrabas al oido a Ella, con un aliento que sabía a excesos de Fanta, yetem, yetem (te amo en francés para los que no saben) y respirabas entrecortado y suspirando tal como lo hacía la cantante. Y tu pareja decía: Te agarro otra vez el asma?? haciendo mierda el  hechizo.

Otro de los discos que no podía faltar en la selección era el de Roberto Vicario, que con voz de sótano, recitaba Adiós, nada olvidas?. Con estos temas las paredes de la pequeña habitación transpiraban a la par que vos, bailabas moviéndote dentro de un solo mosaico y por ahí hasta te olvidabas de moverte. Apretados, aún con altas temperaturas, me sorprendí al comprobar que había parte de mi cuerpo que actuaba en forma independiente y se tornaba inmanejable. Con un carraspeo abandonaba la pista de baile diciendo: Me voy a sentar!!, y lo hacías en el lugar mas oscuro hasta que el pantalón se destensara. Creo que fue por  estos años que yo iniciaba la etapa de solista y que se extendería luego por décadas con tanto éxito.

Fue en esa casa, junto al piano, donde aprendí también las lecciones básicas de música que me permitieron  años mas tarde incursionar en la ejecución del órgano. Aunque nunca sobresalí en esta actividad, aún hoy esporádicamente le dedico algunos momentos libres,  un pasatiempo agradable que podríamos caratular como Otra carrera de solista, ya que no hay nadie que soporte escucharme por mucho tiempo. Aclaro por las dudas que se trata de un Yamaha PSR 215.

Quien hubiera pensado, que en la actualidad, por medio de la compu, podemos encontrar rápidamente en la red y piratear todos aquellos viejos temas, que ya no se pueden escuchar en los discos guardados porque se recontra  rayaron de tanto uso.  Discos que solo podíamos conseguir, cuando esporádicamente, tres o cuatro veces al año viajábamos a Córdoba y nos llevaban hasta Vértice Musical  para comprar solo uno de los que nos gustaba,  ya que costaban un Perú.

Otra gran diferencia es que en esa época, la única manera de llevar la música con vos era con alguna pequeña radio a transistores que podía tener o no un audífono.

Hoy sin exagerar mucho, con los mp3 o 4  tenés la colección completa del autor favorito y el video correspondiente.

Por suerte o por desgracia, ha pasado mucha agua bajo el puente desde aquellos años. Diría que varias inundaciones. Hoy puedo decir que me gusta y disfruto escuchar  todo tipo de música, salvo quizás el rock pesado que me cae idem, y la música electrónica (es música??).

Pero me imagino que es imposible para cualquiera, que la música actual pueda provocarte todas esas sensaciones que sentís al escuchar ese tema de tu juventud, aunque lo hagas por millonésima vez  

Hoy  en mi casa es raro encontrar un momento de silencio. Podes optar por cualquier tipo de ritmo, desde la cumbia villera hasta música clásica, según la habitación en que te encuentres. Hay una colección interminable de  CD.  Aunque ya no soporto un alto volumen, por ahí me ataca y pongo el equipo al mango de modo que lo escuche hasta la vecina. Es ahí cuando me piden encarecidamente que me vaya con ESA música a otra parte.