Cruce de Los Andes. Cabalgata de las Walkirias. (Rally de la cordillera) Segunda etapa

Es curiosa la conexión que se fue estableciendo con nuestros caballos. IMG-20150117-WA0010Graciela y Lucho por ejemplo  siempre viajaban en último lugar. Fue inútil que los guías lo azuzaran continuamente. El odiaba que otro caballo se pusiera a sus espaldas y daba patadas continuamente sobresaltando a la conductora.  Era su falta de pericia en el manejo lo  que provocaba este comportamiento en el compañero??    La duda quedo aclarada el último día cuando le dieron a Graciela, el Renegado, caballo que pertenecía a Nico, nuestro guía. Desde ese momento ella paso a estar primera en la fila india, solo por detrás de Mauricio o Eugenio.

La gran personalidad de Griselda- Capuchino  P1060557se hizo presente cuando este, con el afán de llamar la atención se tiraba al piso para rascarse o se metía en el medio del río para chapotear con el agua. Griselda en una charla de sobremesa nos explicó entre otras cosas el significado y las bondades del el sexo tántrico. Tema que atrajo la atención de todos nosotros incluido los baqueanos. ¡¡ Lamentablemente no pudimos hacer la parte práctica!!

Lihue (uno de los más joven de la partida), Nico (el otro más joven) y Adriana se provocaban continuamente P1060559para correr con sus caballos cuando el terreno lo permitía.  Espíritu indómito de los tres,  que partían a todo galope jugando carreritas y perdiendo el contenido de sus alforjas mientras lo hacían. Adriana estuvo tan cubierta durante todo el viaje para protegerse del sol que cuando la vi en la cena de despedida creí que era otra persona. La reconocí por su voz suave. DSC03303Lihue con la desfachatez de todo joven para abordar cualquier tema al igual que Nico. IMG-20150117-WA0004Este, conocedor de la montaña desde más joven y guía reciente, no logramos que nos contestara ningún tipo de pregunta. La respuesta era siempre las misma:  Yyyyyyy………. Siempre atento e inquieto como su caballo.

El mío en cambio nunca pasó de un trote irregular. DSCN6948Después de una experiencia desagradable  mientras lo hacía,  aprendí  que uno debe poner toda la mercadería que tiene  lo  más arriba y lejos posible de la montura, para evitar que el traqueteo de este paso, te aplaste y reviente al golpear contra la misma, tus BIENES MAS PRECIADOS!!  Lo bueno es que el mío o tenía piloto automático o a través de la mente lograba manejarlo mientras transitábamos por cualquier lado, lo que me permitía utilizar las manos para manipular mi máquina de fotos sin necesidad de desmontar. Tengo una 4000 tomas y algunos videos. Según los cálculos de los nuevos amigos hacen una foto cada 2 segundos durante toda la travesía. Un poco exagerado!!!!!

Ramiro y Ezequiel DSC03386 mientras tanto formaban una pareja perfecta. Aclaro,  NO son pareja COMO Ud. piensan, pero podría decirse que son como, el Ying y el Yang,  el Lingam  y el Yoni. DSC03623Se complementan. Son provocadores profesionales que actúan en conjunto. Prueba de ello es lo que padeció Valeria (álias Rosario) durante todo el viaje, como así también en menor medida, Griselda y Adriana. Una cualidad de los dos es que le ponen mucho énfasis a lo que dicen y muchas ganas a lo que hacen. Lo que no entienden, es cuando lo están haciendo mal. En las sobremesas de la noche y bajo los efectos del alcohol intentaban entonar y cantar alguna canción para seducir a las mujeres. Lo único que consiguieron fue hacer inquietar y relinchar a los caballos cercanos.

Valeria y Rayito de Sol un mundo aparte. P1060719Ambos de gran carácter, pero ella en el fondo (muy hondo) tierna como una maestra de guardería.  Quizás la falta de oxígeno por las alturas transitadas afectó en algo su funcionamiento neuronal. No se explica cómo cada 10 minutos preguntaba la hora y a que altura nos encontrábamos, haciendo perder la paciencia de nuestro abnegado guía Rafael. En realidad es solo una nena que quería divertirse, prueba de ello era su insistencia para hacer culipatín cada vez que veíamos nieve, o la guerra fría que inició P1060701cuando estábamos en Las Chorollas.

Con ella vivimos el único momento de angustia que pasamos en todo el viaje, cuando estuvimos a punto de perderla, tragada por las arenas movedizas en la Laguna Baya. Fue salvada por algunos compañeros y como le gustó tanto ese gesto, luego volvió a meterse en el mismo lugar y repetir la experiencia!!

Haciendo un cálculo rápido, y teniendo en cuenta, la velocidad del viento, la altitud y la temperatura diurna calculo que recorrimos en total unos 100 kms.( 6 días x 6 hrs de marcha x 3 km/hs.)

Podría decir que a cada paso nos encontramos con un paisaje distinto y cambiante de acuerdo a la hora del día. En varias ocasiones teníamos como faro el Cerro Campanario y el Cerro Bola. Bajamos por pendientes tales que parecía  imposible que pudiéramos hacerlo. (En realidad lo hicieron los caballos solos).  Transitamos bordeando profundos barrancos y los caballos tuvieron que esforzarse para subir por empinadas cuestas. Atravesamos numerosos cursos de agua y nos maravillamos con el Laguna  del Negro, y la impresionante Laguna Baya. Esta laguna que tendría que llamarse P1060671Esmeralda por el color de sus aguas, se formó hace unos 50-60 años por una gran avalancha de piedras que embalsó el arroyo Bayo.

Siguiendo nuestro camino llegamos al hito fronterizo ( 3.000 mts ) donde hicimos muchas fotosDSC03605 y un poco P1060713  más  allá laguna chilena Carilauna.  P1060734Aquí nos encontramos con vestigios de lo que fue aparentemente una visita de seres extraterrestresP1060733. Quizás la energía, dejada por estos, pueda explicar la tremenda fuerza que experimentamos repentinamente y por largo rato, varios de los jinetes.P1060729

Aunque no vimos un árbol en todo el trayecto, algo que me sorprendió bastante DSCN6880es la gran diversidad de arbustos y plantas, algunas diminutas que por la época del año se encontraban casi todas en floración. Hermoso colorido que contrasta con la piedra y arena.DSCN6808a

Pasamos por la Cascada de Panculegue, de aguas heladas también. Aquí hicimos noche y algunos, los más machos (incluido algunas mujeres), se animaron a bañarse completos bajo el chorro de agua. Como yo soy machomenos, solo me anime a lavarme la cara y las patas. Al costado de la cascada existe una caverna sobre la que hay varias leyendas.DSCN6846

La última noche después de cenar descorcharon una botella de champagne para festejar el final de la travesía (el vino se había acabado hacía rato), como a todos les pareció escaso Eugenio DSCN7034nos preparó una QUEMADILLA, infusión típica de los arrieros solitarios, compuesta por azúcar almibarada  agua y ginebra que compartimos entre todos con una bombilla.

Al día siguiente luego de una última etapa, nos despedimos de nuestros amigos los caballos y les agradecimos el habernos soportado todos estos días. Así un poco doloridos en el corazón y en el cuerpo, con tierra hasta en lo más profundo de nuestros recovecos, con olores raros, sin maquillaje y la ropa mugrienta  emprendimos el regreso a la civilización.DSC03864

Como conclusión y para terminar, o acabar o finalizar, quiero agradecer a todos los compañeros/as incluida mi mujer que se la banco por los días vividos, haciéndome sentir por lo menos diez años más joven junto a ellos, valorando su reciente amistad, y sobre todo valorando la energía eléctrica, el agua corriente, el inodoro y la ducha caliente. Y me olvidaba……., del colchón.

CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES CIERTA

Cruce de Los Andes. Cabalgata de Las Walkirias. (Rally de la Cordillera) Primera etapa

Llegó el día. Llegó la hora. A media mañana pasa a buscarnos por el hotel donde nos alojábamos en Malargue, la combi de la empresa que habíamos contratado para que nos llevara a hacer la cabalgata por la cordillera de Los Andes. Vamos hacia el local de la empresa con todas nuestras valijas, mochilas y bolsos a cuesta, donde recibiríamos las instrucciones al respecto.

Durante el trayecto volvieron a surgir las mismas preguntas que me venía haciendo desde hace días; estoy seguro de lo que voy a hacer??, podré soportar 6 días de cabalgata y salir indemne lo mismo que mi trasero??, como nos íbamos a asear, donde ir al baño?? Podré dormir en la carpa?? y si tengo algún problema de salud, como regreso?? Quienes sería los otros locos con los que compartiríamos la experiencia?? Habrá buena onda?? etc, etc etc.

Al llegar nos reciben  Deby y Marcelo, los organizadores, y conocemos a los otros expedicionarios. En total seremos 8, más los 2 guías, más 2 baqueanos.

DSC03238

Aquí somos obligados a dejar todas nuestras pertenencias. Nos entregan un par de alforjas para colocar sobre el caballo y donde tendrá que entrar absolutamente todo lo que creemos nos será imprescindible  para la travesía. Ordena Deby: pongan 2 camisas, dos pantalones, dos rifles o calzas, 2 pares de media, un par de zapatillas, artículos de aseo personal, un polar, un cortaviento, un gorro, un sombrero, un par de guantes, una campera, la bolsa de dormir y la linterna. Ah! Me olvidaba de la máquina de fotos por supuesto. Y punto.

Tuve que dejar mi osito de peluche, mi almohada, la frazada. Me sentí como Adán cuando perdió la hoja cuando abandoné la billetera, mi reloj y mi celular hasta lo que sería mi regreso.

Después de una comida exprés, partimos hacia el pueblo de Las Loicas donde nos esperaban nuestros compañeros de ruta.  Hubo que pasar  por migraciones y aduanas donde temimos perder a 2 de nuestros compañeros, pero por suerte, una falla en el sistema informático nos dio a todos el vía libre.

Cerca de allí entramos al patio cerrado donde estaban estacionados todos los vehículos que usaríamos, ya listos, pertrechados y acondicionados para salir. Nos presentan a Mauricio y DSC03862Eugenio, quienes junto con un par de mulas, serían los encargados de la logística necesaria para completar el viaje con éxito. Es decir cumplir la tarea de abrir camino, buscar agua, leña y prender el fuego,  en cada lugar de acampe, mantener en buen estado las máquinas etc etc.

Ellos solo con mirarnos nos van asignando las bestias, en base al temperamento de cada uno de los caballos  y el nuestro. De más está decir que la experiencia de cabalgar era prácticamente nula en todos nosotros. De este sorteo al azar quedan formadas las siguientes parejas:

Lucho y Graciela, Capuchino y Griselda, Rayito de sol y Valeria, Pepe y Adriana, Natalia Natalia y Lihue, Satanás y Ezequiel, Chaparrito y Ramiro y Baltasar, Melchor, D’Artagnan, Centella, Yogurtu Nge, Fidelio (caballo con múltiples personalidades) con Tapi Bis.  DSCN5694

Una vez todos montados, cosa que nos llevó cierto tiempo partimos hacia la nada.

Este primer tramo que podríamos llamar de ablande (de nuestro coxis) culmina casi de noche.

Después que logramos descender del caballo y enderezarnos,  nos explican cómo armar las bolsas de dormir usando como colchón las distintas partes de la montura.  Rafael y el joven Nico, (nuestros guías, enfermeros y cocineros) nos sugieren dormir al aire libre, para disfrutar del espectáculo gratis que nos ofrecen las estrellas y la luna en ese aire tan puro.  Cosa que es aceptado por la gran mayoría. A lo largo del viaje solo Griselda y Tapi Bis, pueden ufanarse he haber pernoctado todas las noches fuera de las carpas.DSCN5741

Después de comer un buen asado, se arma la sobremesa y la mateada alrededor del fogón donde cada uno hace una reseña de lo que hace, de lo que le gustaría hacer, mentimos un

poco sobre nuestras vidas y tratamos de explicar porque la decisión de llevar a cabo esta experiencia. Luego  de bajarse una damajuana de vino, algunos son más locuaces que otros.¡¡¡ Yo no tomo!!!. En poco tiempo se establece una sintonía entre todos nosotros que se irá afianzando con el correr de los días.DSCN5736

La rutina diaria, (que no fue rutina,  ya que cada día viví y vivimos todos una experiencia diferente) podría resumirse así:

Me levantaba cuando recién empezaba a aclarar, casi siempre antes que todos los demás, incluidos los baqueanos. Esto lo hacía por la ansiedad de salir a tomar fotografías en los alrededores, para  ver la salida del sol sobre la montaña y sobre todo por efecto del mal funcionamiento de  la próstata. Hay que tirarse toda la ropa disponible arriba ya que la temperatura es bastante baja.  Luego me dirigía hacia los sanitarios, es decir un arroyito de aguas cristalinas de deshielo, y muy fría !!. Mojaba la punta de  los dos dedos índices y me los pasaba por los ojos para terminar de despertar. Eso era todo. Las necesidades básicas se hacían siempre  caminando hasta atrás de una lomada, o de algunos arbustos relojeando por si había alguno mirándote.

Si tenías que agacharte tenías que mirar bien para no asentarte sobre alguna  planta espinosa, el viento frio también contribuía al frunce, y no fue fácil, especialmente para las mujeres.

Los baqueanos buscaban leña o bosta de vaca de ser necesario, prendían el fuego y largaban su mateada. Cada uno con el propio. Los guías luego despertaban a los más remolones y servían  el desayuno.

Los caballos pasaban toda la noche comiendo en las inmediaciones y luego de traerlos y ensillarlos desarmábamos el campamento y partíamos hacia nuevo destino. Cuando empieza a pDSCN6877egarte el sol sobre la cabeza hay que sacarse todo el abrigo porque hace muchísimo calor. Terminé el viaje con el sombrero de ala ancha encarnado.  Cuando soplaba el viento era conveniente cubrirse la cara con un pañuelo para protegerse de la arena y la tierra que volaba y levantaban los caballos al transitar.

Al mediodía hacíamos una parada para el almuerzo, que siempre consistió en  algo frío y rápido. Todo a pleno sol, ya que en todo el trayecto la planta más alta  que vimos no superaba los  50 cms. Era difícil dormir la siesta así. Algunas veces me tiré a descansar a la sombra de mi caballo, cerca de sus patas,  rogando siempre que no se espantara y no me pisara. Lo bueno era que siempre teníamos agua bien fresca a mano  para tomar. Se podía llenar la botella en cualquiera de los arroyitos que íbamos cruzando sin miedo a intoxicarnos.

Siguiendo siempre a nuestros baqueanos que marcaban el camino, cabalgábamos unas horas más hasta llegar a algún lugar elegido por ellos, para hacer noche. Teníamos una merienda y mientras esperábamos la noche y la cena aprovechábamos para estirar las piernas, desarrugar el tuje, recorrer los alrededores  y comentar lo vivido en la jornada. La cena estaba a cargo de Rafael que no repitió ningún plato en todo el viaje Lamenta

DSCN6876blemente se vio frustrada la ocasión de un asado de guanaco, ya que la persecución de un ejemplar sobre una ladera llevada a cabo por los baqueanos fracaso por suerte estrepitosamente.

Se hicieron desde charlas filosóficas  hasta un concurso de adivinanzas, que después supimos que estaba arreglado de antemano. Los premios terminaron todos en las mismas manos.

También algunas noches pudimos observar luces relampagueantes detrás de los cerros, que algunos atribuyeron a viajeros del espacio, pero que en definitiva eran relámpagos de alguna tormenta que pasaba.

Se produjeron eso sí, algunos hechos curiosos, como ser la desaparición del cuchillo del guía, o encontrar las botas llenas de grandes piedras o algún par de espuelas que cambiaban de lugar.

Mañana próxima etapa