El Xanaes nos desafió

A las 6 de la mañana partimos rumbo a Marull.  No sabíamos que nos espera otra odisea  previa  al Xanaes,  que era la Ruta 3.  De noche y con una neblina que no me dejaba ver más allá de mi nariz (aclaro que es larga) tuvimos suerte de no caer en uno de los tantos cráteres o salir por la banquina donde falta la demarcación. Creo que como está hoy  el camino, podríamos decir que más que ruta, se trata de un conjunto de baches unidos por trozos de alquitrán, que sería adecuado para el testeo de la suspensión de las 4×4.lugar de partida

Gracias a mi pericia en el volante y a la falta de la caminera llegamos a destino más o menos a horario. Después de una rápida inscripción nos brindaron un desayuno frugal y nos entregaron víveres para degustar en el camino. Preparamos las embarcaciones como nos indicara la profesora Paula, dueña de los kayaks que  nos facilitó sin pagar un peso, ni dólar ni nada (por lo menos todavía no me llegó la factura)  Mi compañera con el verde pepino y yo con el rojo fuego  llamado la Saeta por la velocidad que puede llegar a alcanzar en buenas manos. Números  14 y 15 respectivamente.nuestras naves Aproveche para llevar mi vehículo de 4 ruedas hasta lo que sería nuestro destino, esperando al resto de los participantes.

Aclaro que nadie nos pidió mostrar carnet de conducir, ni de piloto de embarcación. Solo nos pidieron que hiciéramos barquitos de papel para demostrar nuestros conocimientos en navegación, cosa que hicimos sin problemas.

A las 10 de la mañana cuando nuestra ansiedad estaba a full, dieron la señal de partida. Mejor dicho hicieron sonar una  corneta y nos lanzamos al río. Más de 100 embarcaciones, 200 expertos pilotos y nosotros dos.prestos a salir

En los primeros minutos los pasamos tratando de que la embarcación leyera nuestra mente y se dirigiera hacia donde estábamos pensando. Cosa, que se le hacía difícil ya que nuestras  maniobras con el remo  eran algo erráticas. Después de hacerla  navegar en  círculos e ir de contramano y contracorriente, marcha atrás, de costado etc etc., logramos ponernos de acuerdo y transitar ambos hacia el mismo lado, es decir aguas abajo.  Referido a esto, pensé que la embarcación tenía aire acondicionado, ya que sentía fresco por lo bajo. Pero no. Solo era  el agua que se acumulaba en mis asentaderas y que me acompañarían todo el trayecto.

De acuerdo a lo planeado  en nuestra  táctica de cómo encarar el desafío,  a la hora,  ya no teníamos a ningún contrincante a la vista.  Todo iba de maravilla. Es decir, estábamos en último lugar como correspondía y el resto de los participantes se  habían perdido en el horizonte.

Salvo…, salvo dos abnegados servidores públicos, que temiendo nos ahogáramos o nos despistáramos en alguna curva nos seguía a corta distancia con el salvavidas presto. Que martirio habrá sido para ellos, acompañarnos a la espeluznante velocidad de 0,5 nudo/hora cuando el resto la hacía a 10. No hay más que agradecimiento para ellos.

Así la navegación fue trascurriendo entre la placidez y el silencio del río matizado por el canto de algún pájaro.  Lamentablemente no pude hacer fotografías de ellos, ya que cuando soltaba el volante  (o los remos mejor dicho) la embarcación comenzaba a girar en círculos o se empecinaba en ir hacia donde no tenía que ir.

De todas maneras saque fotos y filme con la go-pro ubicada estratégicamente en mi pecho. Si notan algún temblor no es por la correntada sino por el cansancio que se empezaba a acumular.

A eso de las 12,30 nos acercábamos a la desembocadura del rió en la laguna de Ansenuza.

Aquí termina lo fácil !! – le escuche decir muy contento a uno de los que nos custodiaban.

Haciendo como que no escuche enfile la proa hacia el montón de kayakistas multicolor que se veía a la distancia. Fue lindo ver como se iban moviendo al unísono las palas de los remos de todos ellos, cual  aleteo de mariposas  en el aire.  Mientras que los nuestros (solo 2)  se parecía más al de las mariposas cuando pegan en el radiador del auto.

En la laguna nos enfrentamos a las inclemencias del viento en contra,  que levantaba olas gigantescas (de unos 10 cms) que pegaban contra la embarcación y nos mojaban.

Después de remar a toda máquina durante 15 minutos  vi que todavía estaba en el mismo lugar. Decidí bajar del bote y caminar al lado  como vi que hacían otros participantes.

Craso error!!  El barro del fondo me succionaba las champion  y era imposible levantar los pieses del fondo, fue necesario emplear una fuerza titánica para poder dar cada paso. En un momento temí por mi vida al verme  convertido  en una estatua de barro y sal por toda la eternidad en medio de la laguna. Logré volver a la seguridad del habitáculo y resignarme a seguir remando. Mis brazos se insubordinaron y se negaron a cumplir la orden. A lo lejos desde una lancha que no podía llegar hasta nosotros dado la poca profundidad del agua, cansados de esperarnos nos hacían señas para que nos acercáramos. Logre llegar y subir al bote salvador. Al hacerlo pude escuchar  a lo lejos el silbato que hacía sonar mi mujer como Rose en Titanic para que la rescataran también a ella. El capitán no quiso esperar y raudamente partió  rumbo S- SE. En 5 minutos pasé del último al primer puesto cuando el bote me dejó a la altura del nuevo Casino.

Debo decir que esos 5 minutos me devolvieron las fuerzas y logre que mis brazos volvieran a la vida. A estas alturas el viento no se sentía tanto (sotavento 2 nudos) y fue más fácil avanzar. Me fui acercando  lentamente a la costa. El problema era que no tenía muy claro a donde debía llegar. Me quedé a esperar en el medio de la nada hasta que llegaran los primerizos que venían detrás.  Varios observadores  situados sobre la costa me levantaban la mano, fotografiaban, saludaban  y se preguntaban, que corno hacia allí sin moverme. La realidad es que no quería llegar primero, ya que había tenido ayuda externa y no quería herir el amor propio de nadie.

En pocos minutos hicieron su aparición los primeros kayaks que fueron llegando y desembarcando. Grande fue la sorpresa al ver que me había pasado de largo del punto convenido.

Así que  tuve que desandar parte del camino y yo también di por concluido el desafío al pisar tierra (o barro) firme en un lugar cercano. Las agujas del reloj marcaban las 14 horas. (La aguja corta en el dos y la larga en el  doce en mi reloj )

llegando

Seguidamente,  ya sobre la costa pude ver el arrivo del grueso de los participantes que habían realizado el trayecto completo a pura sangre.

llegada de mi mujer

No había rastros de mi compañera hasta que unos minutos después llegaba la lancha de los rescatistas con el 14 y mi mujer a bordo.

 

EPILOGO

Luego del reagrupamiento en suelo firme nos dirigimos al lugar donde recibiríamos un refrigerio, certificados de participación, fotos y regalos. Muy buena la organización y la atención recibida por toda la gente de Marull y Miramar.premios

Muchas gracias por permitirnos participar, aún sin contar con experiencia previa. Ya estamos pensando en la próxima, si la Profe Paula nos vuelve a prestar las naves ¡!!

RUTA 158 – Un ViAJe dE lOCuRA

rutasprovcordoba2En pocos días más sale a la venta la segunda versión de aquel recordado juego Ruta 13, El camino prometido, que  tuviera tanto éxito años atrás. Para todos aquellos amantes de las emociones fuertes donde se requiere contar con una gran inteligencia, sangre fría  y sobre todo suerte, mucha suerte para llegar a la meta.

En esta versión,  el juego consiste en realizar una travesía por la Ruta Virtual Nº 158 (que ya no existe)  uniendo una series de localidades del este cordobés.  El viaje imaginario puede hacerse en forma individual o acompañado, y pueden intervenir infinitos participantes, que lo hace más  divertido  cuando ellos  pugnan por llegar primeros.

Aunque el trazado es siempre el mismo, el juego cuenta con varios niveles que se diferencian por su dificultad. Recomendamos por supuesto a los novatos comenzar con el Nivel 1 para luego sí, pasar al Nivel 2 y Nivel 3 sucesivamente.

Requisitos para jugar:

Plataforma mínima recomendada. Pentium 1660MHZ. 120 MB RAM disponibles. Placa de video 90 bits. Sistema operativo Windows 2020. 60 MB libres en el disco rígido.

O en su defecto, obviando lo anterior, contar con vehículo en buen estado (o no) y Carnet de conductor expedido por la Municipalidad de Trucholandia (o no) y Póliza de seguro vigente (o no)

 Nivel 1

El juego se inicia en la ciudad de Villa María y gana aquel conductor que logra llegar a la ciudad de San Francisco en el menor tiempo posible y con el vehículo y conductor en las mejores condiciones. (traducido todo esto en la cantidad de puntos obtenidos)

Al ir transitando la ruta el conductor se encontrara por ejemplo con algunas de las siguientes dificultades:

A) 1500 baches, pozos  o cráteres distribuidos en forma estratégica a lo largo de toda la ruta. Los mismos van cambiando de posición con el transcurso del tiempo, por lo que la memorización de su ubicación no tiene sentido.

Sortear los mismos implica la sumatoria de 100 a 1000 puntos por cada uno de acuerdo al tamaño y profundidad.

Por el contrario el caer en uno de ellos trae como consecuencia una gama de penalidades  que van desde la quita de pocos puntos hasta la obligación de comenzar nuevamente (con otro vehículo)

Por ejemplo:

Pozo Tipo 1: 15 cm. profundidad. Rotura de goma. Quita 200 puntos.

Pozo Tipo 5: 30 cm. profundidad. Rotura de llanta, goma y cambio de dentadura. Quita 1000 puntos.

Pozo Tipo 10: 30 cm. profundidad y 6 mts. de diámetro. Rotura de gomas, llantas, amortiguadores, caída del paragolpe y de los riñones.  Vuelve al inicio

B) Vehículos transitando en el mismo sentido: Aquí el puntaje ira aumentando al aumentar la cantidad de vehículos sobrepasados en una sola maniobra.

Por el contrario por ej. si queda encerrado entre dos camiones sufrirá un recargo de 15 minutos y la quita de 500 puntos.

C) Vehículos transitando en sentido contrario alternando sobre una u otro mano. Aquí salen a relucir aquellos conductores con verdadera sangre fría.

Cruce con otro vehículo sin novedad. Suma 500 puntos por vehículo

Cruce  rasante, perdiendo el espejito lateral. Quita de 500 puntos

Cruce rasante, perdiendo el codo que asomaba en la ventanilla. Recargo de 30 minutos para concurrir al médico. Gana 30 puntos….. de sutura.

D) Forma de Viajar:

Escuchando música en la radio: Viaja relajado y gana 100 puntos

Escuchando la entrevista  a un político: Afirma que en 15 días comienzan las obras de la ruta nueva y usted le cree. El punto es usted. Vuelve al punto de partida

Escuchando a su mujer: Toma 1 Lexotanil y pierde 500 puntos

E) A lo largo del recorrido se encontrará con varios casilleros marcados como PC (policía caminera y/o ………..)

PC =: Pisó raya amarilla, descuento 500 puntos

PC ºº: Se olvidó de prender luces, descuento 200 puntos

PC \\: Se olvidó del cinturón de seguridad, descuento 100 puntos

PC@: Se tragó una señal de Pare, descuento 1000 puntos

PC NTD: (no tengo documentos) Volver al inicio previo pintada de dedos en la comisaría

Nivel 2

Este nivel tiene como novedad adicional que el recorrido se hace en un día de lluvia.  Como todos los pozos se encuentran llenos de agua al igual que le resto de la ruta, los puntajes obtenidos se duplican.

El tránsito se hace intenso y variado, donde el jugador  puede encontrarse  con algunas sorpresas como por ejemplo:

a) Vehículo tipo rastrojero que se sube a la ruta sin previo aviso.

-Sortearlo sin dañar la pintura, suma 1000 puntos

-Frenada brusca sobre la carpeta asfáltica. Castigo con 15 minutos, pierde 2 turnos, para reacomodar las gomas de la acompañante.

b) Cosechadora más tres carritos y chimango con movimiento ondulatorio.

-Afinar la puntería y pasar, suma 1000 puntos

-Morder la banquina y hacer un trompo, retardo 30 minutos para normalizar el ritmo cardíaco y cambio de ropa interior.

c) Camión con acoplado modelo 30, perdiendo la carga sobre el asfalto.

-Sortear sin problemas, suma 500 puntos

-Derrapar sobre los granos derramados y terminar en la zanja de agua, retardo de 30 minutos aguardando la grúa que lo saque del barro.

 Nivel 3

Solo para los expertos. Consiste en hacer el recorrido durante la noche o en días de intensa neblina.

Aquí encontramos como dificultad adicional:

1) vehículos que no cuentan con alguna o ninguna de las luces reglamentarias. El sortearlos sin dificultad implica la suma de puntos que es inversamente proporcional a la cantidad de luces que le funcionan correctamente.

2) Aparición de animales (de 4 patas)  desde la maleza de 2 metros de alto que se encuentra en la banquina.

Esquivar sin consecuencias, suma puntos de acuerdo al tamaño del animal.

Colisionar contra

  1. a) perro. Rotura de óptica. Pierde 200 puntos
  2. b) cerdo. Rotura de paragolpes. Retardo de 15 minutos para atar con alambre. Pierde 500 puntos.
  3. c) vaca. Rotura de capot y parabrisas. Retardo de 15 minutos para limpiar los excrementos (los suyos) Pierde 1000 puntos
  4. d) caballo. Rotura del conductor. Vuelve al punto de partida y reinicia el trayecto (si continúa vivo)

 Nivel 3 Plus

Realización del trayecto el día que se inician o finalizan las vacaciones, o el regreso al hogar después de un fin de semana largo. Aquí se encontrara con la posibilidad de intercambiar “saludos o gestos” con el resto de los conductores.  Los puntos obtenidos dependen del ingenio demostrado en cada encuentro.

Estas son solo algunas de las situaciones, con que el jugador se encontrará al ir desarrollándose el juego.  Usted podrá sentir la adrenalina correr por todo el cuerpo, un sudor frio que le erizará los pelos de la nuca hasta el final de la espalda, un calor que se extenderá desde el pecho o los pechos  hacia arriba y abajo (por que no?), un temblor incontrolable que se expande por sus extremidades (todas), un nudo o dos en el estómago y un cierre de esfínteres imposibles de revertir hasta su llegada a la tan ansiada meta.

Dichas sensaciones pueden presentarse todas juntos o de a una por vez.

 El software fue desarrollado por la empresa Delachotacordobesymentiroso.com.ar  y se lo podrá adquirir exclusivamente en los mejores talleres mecánicos de su localidad.

Caminante. La zaga (Segunda edición)

Hace ya largo tiempo que vengo transitando  “La senda del caminante”  ( vulgarmente “chanchódromo”) que atraviesa gran parte de nuestra ciudad de Sur a Norte o Norte a Sur, que sería lo mismo, con lluvia, con sol o inclusive nevando.  Aunque al caminar casi todo mi cerebro queda en stand by, un parte del mismo, sigue funcionando normalmente (si se le puede llamar de esa manera). Es así que con la observación diaria de los distintos especímenes que pululan por la zona  van surgiendo en forma natural, sosegada, espontanea, laxa, pacífica, relajada, pausada, tranquila (¡ufa!) cualidades o características  que me permitieron hacer la siguiente clasificación, que trata de abarcar la totalidad de los mismos (aclaro que todas mis observaciones hechas corresponden exclusivamente al género Homo eréctil subespecie varillensis andariegus). Sería ideal acompañar esta clasificación con alguna foto de algún ejemplar, pero para no tener problemas de salud, he preferido no hacerlo.

Según Modelo

20150130_202949Caminantes Modelo 80 en adelante: Comprenden aproximadamente un 50% de los observados. Los del género femenino, son los más inquietos y llamativos (baúl  y paragolpes delanteros de generosas dimensiones) y los que motivan a la mayoría del sexo opuesto sacar pecho, esconder la panza y a acelerar el paso tras ellos.

Modelo 60 al 70: representan un 40 % de la muestra  Algunos en buen estado de conservación y otros que pasaron por chapa y pintura. El chasis todavía en condiciones aceptables.

Modelos anteriores al 60: Incluye el 10% restante y son los que se encuentran en condiciones de ingresar al plan canje.

Según sexo

Hombres 30%

Mujeres 40  %

Bombones 30%

Mamitas 10%

Ambivalentes:   No observados

Según su condición:

A ) Caminantes obligados. Raramente solitarios, usualmente se los ve acompañado por otra persona, generalmente su pareja. Se los distingue porque marchan:

               1) por detrás del acompañante, esforzándose por seguirle el paso. Lo hacen con la mirada fija en el piso, hombros caídos arrastrando los pies dando la impresión que son llevados por un collar y correa invisible por la otra persona.20150129_203253

Hace ya largo tiempo que vengo transitando  “La senda del caminante”  ( vulg “chanchódromo”) que atraviesa gran parte de nuestra ciudad de Sur a Norte o Norte a Sur, que sería lo mismo, con lluvia, con sol o inclusive nevando.  Aunque al caminar casi todo mi cerebro queda en stand by, un parte del mismo, sigue funcionando normalmente (si se le puede llamar de esa manera). Es así que con la observación diaria de los distintos especímenes que pululan por la zona  van surgiendo en forma natural, sosegada, espontanea, laxa, pacífica, relajada, pausada, tranquila (¡ufa!) cualidades o características  que me permitieron hacer la siguiente clasificación, que trata de abarcar la totalidad de los mismos (aclaro que todas mis observaciones hechas corresponden exclusivamente al género Homo eréctil subespecie varillensis andariegus). Sería ideal acompañar esta clasificación con alguna foto de algún ejemplar, pero para no tener problemas de salud, he preferido no hacerlo.

Por Modelo

Caminantes Modelo 80 en adelante: Comprenden aproximadamente un 50% de los observados. Los del género femenino, son los más inquietos y llamativos (baúl  y paragolpes delanteros de generosas dimensiones) y los que motivan a la mayoría del sexo opuesto sacar pecho, esconder la panza y a acelerar el paso tras ellos.

Modelo 60 al 70: representan un 40 % de la muestra  Algunos en buen estado de conservación y otros que pasaron por chapa y pintura. El chasis todavía en condiciones aceptables.

DSCN4194bbcModelos anteriores al 60: Incluye el 10% restante y son los que se encuentran en condiciones de ingresar al plan canje.

Por sexo

Hombres 30%

Mujeres 40 %

Bombones 30%

Ambivalentes:   No observados

De acuerdo a su condición:

A ) Caminantes obligados. Raramente solitarios, usualmente se los ve acompañado por otra persona, generalmente su pareja. Se los distingue porque marchan:

               1) por detrás del acompañante, esforzándose por seguirle el paso. Lo hacen con la mirada fija en el piso, hombros caídos arrastrando los pies dando la impresión que son llevados por un collar y correa invisible por la otra persona.

              2) por delante del acompañante, Con las mismas características del anterior pero el acompañante  los va azuzando e increpando para que apuren el paso con una varita en la mano para que no se detengan.

  1. B) Caminantes voluntarios.

               1) Solitarios. Es común que caminen con auriculares puestos escuchando música y disfrutando del paisaje.

               2) En  pareja. En este caso el rasgo distintivo es la  mirada alta y el  paso firme con una perfecta sincronización en la marcha entre ambos ( izquier, derech, izquier, derech). Generalmente caminando a la par.DSCN7661

En algunos casos, marchan delante del acompañante y se los puede confundir con la clase A2, pero en este caso se debe a que tratan de escapar de la cháchara del mismo.

               3) Caminantes en grupos: tres o más que se desplazan ocupando toda la senda y obligando a  los demás a adelantarse por la banquina. Se los observa en charlas animadas donde se intercambia información, haciéndolo por turnos según la distancia a recorrer. A mayor información mayor distancia recorrida. Cuando la buena nueva es muy jugosa, para asimilarla correctamente, el grupo suele detener su marcha en forma abrupta sobre la senda provocando caos y embotellamientos en el tráfico.

Por su periodicidad.

1) Caminante ocasional o lunático. Llamados así porque es el día lunes cuando usualmente se los suele observar. Después de sufrir un ataque de gula durante el fin de semana salen al ruedo para hacer un mea culpa, acallar su conciencia y por lo menos gastar 50 calorías de las 5.500 que consumieron el sábado y domingo.

2) Caminante persistente: Incluye a los que a pesar de hacerlo casi diariamente y del esfuerzo que demuestran nunca lograran los objetivos planeados. Quizás lo alcancen cuando la senda este llegando a alguna localidad vecina.

Según su vestimenta

1) Con ropa deportiva, es decir con la ropa adecuada para la tarea que realizan. Se ven especialmente mujeres, con atuendo, calzado y accesorios al tono.

2) Con ropa de trabajo: aquellos que transitan la senda como paso previo a su llegada al hogar.

20150130_2029493) Con ropa de calle: Son los indecisos que se  niegan a usar los cortos o el jogging principalmente por que no están convencidos  de las bondades de la caminata.

Según la trayectoria:

1) Caminante repetitivo. Son todos aquellos que caminan siempre la misma distancia, no desviándose un ápice del trazado original. En caso de estar la senda ocupada, detiene su marcha y esperan que se despeje.

2) Caminante aleatorio: Son aquellos que como las hojas muertas van para donde sopla el viento. Suelen sorprender al resto de los caminantes al cambiar de dirección sin previo aviso. Sin embargo, en un estudio más a fondo del trayecto que realizan estos individuos se verá que están directamente relacionados con el que llevan a cabo los modelos más nuevos,  que actúan como un polo de atracción. Por eso a esos caminantes también podrían llamárselos  imantados.   DSCN4209aab

Según la actitud:

1) Caminante cazador: se desplazan pausadamente observando detenidamente el andar, características y cualidades de los especímenes del género opuesto. Cuando detectan alguna imperceptible señal, se lanzan al ataque imprimiendo velocidad al andar,  cambiando el curso de su trayecto varias veces si es necesario.

2)  Caminante presa: Generalmente muy vistosos, no pasan desapercibidos nunca. Se detienen, varias veces para acomodar sus atributos y el atuendos.  Emiten feromonas o pequeñas señales que son captadas y analizadas por el género opuesto. Cuando hacen contacto automáticamente aminoran el paso para permitir el acercamiento.

 Con esta clasificación creo haber hecho una descripción completa de la fauna. No es algo estricto ya que cada individuo puede estar comprendido por 2 o más clases, y la inclusión en una u otra categoría puede ir cambiando con el tiempo.