Los peores días

Por estos días a medida que se va dando una interminable cadena de hechos violentos, van apareciendo en los medios, cantidad de personajes opinando sobre la mejor manera de terminar con ellos. Como buenos argentinos que somos, todos creemos tener la solución mágica que debería aplicarse para terminar de una vez y para siempre con aquellos antisociales que roban, violan, y matan sin contemplación. Así es, que cuando la conductora estrella de la televisión, a la que se le sumaron unos cuantos mas, pidió la pena de muerte para los asesinos provoco una gran reacción a favor y en contra  de la misma en gran parte de la sociedad.

En charla con amigos, cuando se habla sobre el tema, suele aparecer otra de las posibles soluciones: Que vuelvan los militares –  dicen muchos-¡ Cuando estaban ellos todos marchaban calladitos la boca!. Yo pienso, ¡que mala memoria tenemos para pedir esto!. Este mes se cumple otro aniversario del golpe militar del 76 que terminó con el gobierno de Isabelita para iniciar, creo que era, el Proceso de Reorganización Nacional. Proceso que terminó justamente más tarde con el procesamiento de muchísimos militares acusados de organizarse para matar a todo aquellos que se opusiesen a sus ideas. No solo desaparecían los “terroristas”, sino que también lo hacían sus  hijos, sus bienes y todas sus pertenencias. Efectivamente, ¡que gran solución sería hoy que volvieran!

Pero como si esto fuera poco, en su locura, al tiempo nos metieron de cabeza en una guerra contra una de las más grandes potencias militares piratas  que terminó con la muerte de cientos de chicos vestidos de soldados en Malvinas mientras ellos jugaban al TEG en Campo de Mayo.

Y esto último me lleva, a otras de las grandes ideas que surgieron en estos días: que vuelva el servicio militar. Para que los jóvenes aprendan, para educarlos, para que conozcan la autoridad y el orden. ¡¡¡ Por favor !!!  Los que dicen esto no deben haber pisado nunca un cuartel y si lo hicieron fue en otro siglo. En los últimos años en que estuvo en vigencia la obligatoriedad de servir a la Patria debió llamárselo  Servilicio Militar. Ya que se trataba simplemente de un estado de servidumbre para con los suboficiales y oficiales de turno. Que pueden enseñarte aquellos, cuyo único vocabulario está formado exclusivamente por dos frases:“cuerpo a tierra” y  “carrera march”. En el ’82 después de recibirme, me tocó hacer vida militar por un año. Ahí comprobé personalmente que los jóvenes  conscriptos aprendían  rápidamente a mentir, fingir, esconderse del cabo de turno, robarse entre ellos para evitar  ser castigados, ratear en la cocina un poco de comida etc. etc. Todas conductas muy positivas para el desarrollo personal.

Las causas de esta  creciente violencia, creo que está en el tipo de sociedad que conformamos. Es como una fabrica de producción continua. De delincuentes, digo. Con desigualdades que son cada vez mas grandes entre los que tiene y los que no. Que pueden esperar los más jóvenes que ven solo un horizonte negro, con posibilidades cada vez más lejanas o inexistentes de lograr progresar. Que ejemplo le estamos dando a ellos, si estamos rodeados de injusticia, impunidad y corrupción.

Debemos buscar la forma de evitar que se produzcan los hechos violentos, y no esperar a que ocurran para luego ampliar las cárceles y los cementerios.

Y  a los que gobiernan hoy y a los de antes también, lo único que se les ocurre es seguir y seguir con la cantinela de la inclusión social,  redistribución de los ingresos, etc  mientras tanto siguen  comprando los votos que necesitan para mantenerse en el poder con subsidios miserables, que  terminan generando la cultura de no trabajar.   

Hoy la mayoría de los ciudadanos comunes son portadores de un estado de sublevación emocional permanente  que puede termina con actos violentos de todo tipo y es generado por el accionar de los que nos gobierna. Como pretender que los ciudadanos crean en la justicia, cuando padecemos a diario dentro del mismo, actos de corrupción que NUNCA  tienen castigo. Como pretender que haya respeto y apego a las leyes  cuando son los mismos gobernantes de turno los que tiraron hace rato la CONSTITUCION por el inodoro y se viven cagando en ella.

 

Anuncios

4 comentarios en “Los peores días

  1. La respusta es tan fácil, que se torna en lo más difícil. Es hora de que empecemos a cumplir las leyes. Sin no damos el ejemplo, los que estan viniendo tampoco lo harán. Gracias por pasar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s